[:es]Y el mar batió de verdad En Bate Bate, las olas comienzan a vo­mitar piedras del fondo del mar hacia la carretera cercana, ubicada a escasos 20 o 30 metros del borde costero[:]

image_pdfimage_print
[:es]
f0069485

GUANTÁNAMO. —El área costera conocida como Bate Bate, no tiene por gusto ese nombre. Al decir de algunos moradores cercanos al lugar, y conocedores de la geografía guantanamera, ese calificativo está relacionado con el movimiento de las olas, que cuando se ponen furiosas comienzan a vo­mitar piedras del fondo del mar hacia la carretera cercana, ubicada a escasos 20 o 30 metros del borde costero.

Siempre que hay fenómenos climatológicos de envergadura que provoquen bruscos movimientos de las olas, se repite la tragedia, y con ella la interrupción del paso hacia Baracoa y otros municipios. Mas, al decir de la mayoría, esta vez se le fue la mano.

Quien no haya visto lo apreciado por nosotros durante la travesía hacia los lugares más averiados por Matthew, diría que resulta imposible que la fuerza de los vientos estén en condiciones de mover rocas y piedras de tal dimensión, cuyo peso resulta muy difícil de calcular.

Y como una imagen vale más que cien palabras, aquí le mostramos una foto del fenómeno causado por el huracán Matthew, que imposibilitó el tránsito hacia San Antonio del Sur, Imías, Baracoa y Maisí, retrasando las labores recuperativas.

[:]
Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Top