Vinculan trastornos del sueño con enfermedades neurodegenerativas

      Comentarios desactivados en Vinculan trastornos del sueño con enfermedades neurodegenerativas
image_pdfimage_print

Fuente: Revista Bohemia

postura para dormir

Los problemas del sueño pueden aparecer años antes de que la demencia muestre sus primeros síntomas, lo que los convierte en una señal de alerta que contribuye al deterioro cognitivo.

Los trastornos del sueño tienen una relación bidireccional con las enfermedades neurodegenerativas, como el alzhéimer y el párkinson, ya que son síntoma de estas y a la vez están involucrados en su desarrollo, con lo que su tratamiento podría ayudar a retrasar el inicio de la demencia o ralentizar el deterioro de los pacientes ya diagnosticados.

Así lo aseguró la doctora Sandra Giménez Badia, neurofisióloga clínica del Hospital de la Santa Creu y Sant Pau de Barcelona, durante el vigésimo séptimo congreso de la Sociedad Española de Sueño (SES) que se ha celebrado en Vitoria.

Los científicos han constatado numerosas evidencias que señalan que podría existir una relación entre estos trastornos y dichas enfermedades, ya que los problemas del sueño pueden aparecer años antes de que la demencia muestre sus primeros síntomas, lo que los convierte en una señal de alerta que contribuye al deterioro cognitivo.

A su vez, las personas con demencia presentan una mayor prevalencia de los trastornos del sueño, que se agravan a medida que avanza la enfermedad y constituyen un factor importante de morbimortalidad que afecta no solo a la calidad de vida de los pacientes, sino también a la de los cuidadores.

“Hasta un 70 % de los pacientes con demencia presentan alteraciones del sueño, con dificultades para conciliar y mantener el sueño, con más despertares nocturnos y un despertar más temprano por la mañana; también presentan más alteraciones respiratorias, como el síndrome de apneas, y más trastornos de movimientos durante el sueño”, afirmó.

La presencia de alteraciones del sueño, además, empeora el pronóstico de las enfermedades neurodegenerativas, y, según Giménez, aunque “dormir mejor no va a curar la enfermedad, las investigaciones actuales se centran en evaluar si la corrección de los trastornos de sueño podría retrasar su inicio” o ralentizar el avance de la demencia.

Además, la experta citó las últimas investigaciones en las que se sostiene que hasta el 15 % del riesgo de desarrollo de enfermedad de alzheimer puede ser debido a alteraciones del sueño. “Es decir, que no solo las alteraciones del sueño aparecen una vez que hay alzheimer, sino que estas podrían estar involucradas en el desarrollo de la enfermedad”.

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •