Vilma florece en las conquistas y resultados de las mujeres de la Salud

image_pdfimage_print

Los trabajadores de la Unidad Central de Cooperación Médica (UCCM) y los miembros de las misiones médicas en el exterior rinden tributo a la héroína Vilma Espín Guillois, cuya entrega sin límites contribuyó al reconocimiento de las féminas cubanas. Precisamente, en el 92 Aniversario de su Natalicio, el mejor homenaje está en las conquistas o anhelos de las mujeres cubanas, como todo lo alcanzado por las colaboradoras de este sector, y así Vilma florece al salvar una vida o asistir a un paciente.

Nació en Santiago de Cuba el 7 de abril de 1930. Sus padres José Espín y Margarita Guillois se distinguían por la solidez de sus valores éticos que orientaron la formación de sus seis hijos: Liliana, Vilma, Nilsa, Iván, Sonia y José Alejandro.

Ambos educaron a sus hijos con la influencia de sus propios ejemplos de austeridad; sensibilidad humana y comprensión, sin ningún tipo de barrera por el origen social, racial o religioso.

Les inculcaron el amor al estudio y a la lectura; a la superación cultural y a la afición por los deportes y la vida en contacto con la naturaleza.

Cursó sus estudios primarios en la Academia Pérez Peña y los secundarios en el Sagrado Corazón, escuelas de su ciudad natal graduándose de Bachiller en Ciencias, en 1948.

Su ingreso a la recién creada Universidad de Oriente marcó el inicio de una etapa decisiva en el afianzamiento y desarrollo de sus ideas políticas, que la distinguieron entre la más avanzada juventud combatiente de su época.

Se destacó en la Coral Universitaria dirigida por el italiano Juan Viccini. También pertenecía al grupo de danza, ya que desde pequeña, estudió ballet, se destacaba además en el deporte; era la capitana del equipo de voleibol de la Universidad de Oriente.

Participación en las luchas estudiantiles de la FEUO

Integra la Federación Estudiantil Universitaria Oriental (FEUO). Participaba en todas las manifestaciones de la Universidad por las calles de Santiago, portando, siempre delante, la bandera o el banderín que distinguía a su escuela de ingeniería.

Vilma Espín recibió influencias durante su vida de profesores exiliados españoles, llegados a Cuba después de la Guerra Civil, ellos eran entre otros: José Luis Galbe (quien había sido embajador de Cuba en Roma); Francisco Prat Puig (profesor de apreciación Artística) y López Renduele.

En conmemoración del fusilamiento de los Ocho Estudiantes de Medicina, celebrada en los salones del Gobierno Provincial, Vilma Espín cantó con la Coral, donde se aprovechó para apoyar y desagraviar al expresidente de la República de Venezuela Rómulo Betancourt, que había sido depuesto por un Golpe de Estado.

También junto a otros estudiantes universitarios levanta su voz en apoyo al movimiento independentista puertorriqueño y su líder Pedro Albizu Campos.

El 17 de marzo de 1952, la FEUO hacía patente la posición del estudiantado universitario oriental con respecto al Golpe de Estado, tomando la firme decisión de no reintegrarse a clases hasta tanto no fueran restauradas las garantías constitucionales, cerrando sus puertas durante cuarenta y cinco días.

Vilma Espín participa en el movimiento político “La Invasión Constitucional de Oriente a Mantua,” en demanda del restablecimiento de la Constitución de 1940, distribuye proclamas por toda la ciudad de Santiago de Cuba, citando al pueblo a que acuda a la Universidad el día 8 de junio de 1952 al mitin de reafirmación patriótica y celebrar el Cincuentenario de la Independencia.

Artículo relacionado: El Dr. Pulido recibe Premio 2021 de la Universidad “Walter Sisulo”

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Top