Una carta dedicada al Apóstol

image_pdfimage_print

La Habana, 18 de mayo 2020 

“Año 62 de la Revolución”

Apóstol:

A solo un día de tu deceso físico, permíteme escribirte como si conversara con mi mejor amigo, sin utilizar vocabulario oficial, sino coloquial.

Cuando caíste en combate, yo no formaba parte de este planeta, pero al engendrarme mis padres, crecer y vivir hasta hoy, he tenido la dicha de conocerte a través de esa obra inmensa que legaste.

Me pregunto a diario, ¿cómo pudiste abarcar cada esfera de la vida, en tan breve tiempo de existencia?

Y hoy estás presente en cada idea, obra, inspiración y objetivo de los que continúan tu camino.

Con tu muerte, de cara al sol como soñaste, se propagó la llama de tu pensamiento, hasta ganarte diferentes denominaciones: autor intelectual, Héroe Nacional, maestro, Apóstol, entre otros, yo te recuerdo simplemente como “Martí”.

Quiero decirte, que no he visitado el lugar sagrado donde están depositados tus restos, pero puedo asegurar, que allí no faltan las flores y la bandera que querías, como expresaste en tus Versos Sencillos.

Gracias por existir,

                                         YO.

Mausoleo en Dos Ríos.
Mausoleo a José Martí en el Cementerio Santa Efigenia.

Autor: Ysmari Elvira Rodríguez Hernández, Especialista B en Gestión Documental de la Subdirección Económica UCCM.

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •