Quizás sea la practicada en Asia la de mayor popularidad. Las terapias de acupuntura, los ejercicios terapéuticos como el Tai chi, el Wu shu y el Yoga, así como las dietas macrobióticas, han trascendido espacio y tiempo, y hoy son practicadas en todo el mundo.

Sin embargo, y ante el vertiginoso desarrollo de la Ciencia, la medicina natural es vista mayormente como una alternativa, entiéndase, como una segunda opción de curación, cuando la vida ha demostrado su eficacia en el tratamiento de las más diversas dolencias.

En un intento por equiparar la MNT con el resto de las especialidades médicas, en el año 1978 emitió la llamada Declaración de Alma Atá, en la que realizó un importante llamado para incorporar las medicinas alternativas y terapias tradicionales, con eficacia científicamente demostrada, a los Sistemas Nacionales de Salud.

En aquel entonces, en Cuba ya algunos especialistas aplicaban y socializaban este tipo de proceder médico, que fue ganando terreno con la creación de la Sección de Acupuntura de la Sociedad Cubana de Anestesiología, las Clínicas del Dolor, la Sociedad Cubana de Hipnosis, el Grupo de Homeopatía Juan Antiga, y la celebración aquí del XVIII Congreso Mundial de Medicina Natural.

Pero fue a partir del año 1991, cuando el Ministerio de Salud Pública puso en práctica un plan directriz para extender masivamente y en corto plazo la medicina verde en el Sistema Nacional de Salud; que la MNT comenzó a sumar pacientes y practicantes.

Hoy por hoy, no hay un solo cubano que, ante un episodio de catarro, no haya recurrido a un jarabe de orégano, o de miel con propóleos, y no únicamente como automedicación, sino por orientación facultativa. Y es que las diferentes modalidades de Medicina Natural Tradicional practicadas en Cuba forman parte del Programa Nacional de Medicamentos y desde hace dos años es reconocida como especialidad médica, integradora y holística de los problemas de salud.

Compartiendo nuestra experiencia con el mundo

Fue ese precisamente el objetivo del I Simposio Internacional de Medicina Natural Tradicional, que sesionó en la provincia de Camagüey a finales del mes de octubre. A decir de uno de sus organizadores, el MsC. Lázaro Infante Quilez, “más que lo magistral de las conferencias, el evento sobresalió por la posibilidad que nos dio de socializar nuestros conocimientos e investigaciones con quienes apuestan por la Medicina Natural Tradicional, pero no han encontrado un respaldo sectorial ni gubernamental para su amplio desarrollo”.

Hasta esta ciudad llegaron especialistas, practicantes y estudiantes de México, España y de las provincias cubanas de Holguín, Pinar del Río y La Habana, para intercambiar experiencias en la aplicación de esta rama de la Medicina en todas las modalidades existentes en Camagüey, entre ellas, la Ozonoterapia, los Ejercicios Tradicionales y la Orientación y la Psicología Naturista.

Y es que la muestra, es una de las provincias abanderadas en la evolución de la MNT, pues desde 1999 junto a Holguín, se adentró en la formación de especialistas en esta disciplina, no solo mediante el estudio como especialidad médica, sino también mediante diplomados y otros cursos de posgrado.

“En Cuba, en todas las consultas de especialistas, se aplica la MNT, e incluso, esta existe como consulta especializada por sí sola. Aquí en Camagüey –comenta Infante Quilez- la tenemos en los tres principales hospitales de la provincia: el Militar, el Provincial Manuel Ascunce Domenech y el Amalia Simoni.

“Además, todos los médicos que trabajan en la Atención Primaria de Salud, tienen conocimientos sobre la MNT y recurren a ella, por ejemplo, a la hora de medicar a un paciente con una infección respiratoria”.

Los participantes opinan

Esa importancia que concede Cuba a la Medicina Natural, y el uso extendido y profesional que hace de esta, fue el motivo por el que muchos respondieron a la convocatoria del I Simposio Internacional de Medicina Natural Tradicional celebrado en Camagüey; entre ellos, los mexicanos Jorge Alejandro Gordillo Avendaño y Víctor Hugo Bocanegra Alegría. Uno, profesor de la Escuela de Estudios Superiores en Medicinas Alternativas y Complementarias; y el otro, especialista del Centro de Capacitación para asesores herbolarios.

Con ellos, conversó Cadena Agramonte, en busca de sus opiniones sobre este espacio para el diálogo y el intercambio de experiencias.

“Para nosotros es muy importante venir a Cuba –dice Gordillo Avendaño- pues en estos momentos en México se están dando los primeros pasos para incluir a la Medicina Natural Tradicional en el cuadro básico de Salud; algo en lo que este país tiene muy buenos resultados.

“Ha sido tan enriquecedor este Simposio, que regresaremos a Cuba para próximos encuentros y talleres sobre el tema”.

Por su parte, Víctor Hugo Bocanegra, quien asegura haber quedado sorprendido con la visión integral que de la medicina se tiene en Cuba, “muy diferente a como es en México”, “participar en este Simposio aquí en Camagüey -por demás una ciudad encantadora- junto a un grupo de estudiantes de nuestro Centro (Centro de Capacitación para asesores herbolarios), ha sido fundamental para hacerles ver a ellos la importancia de la materia que les enseñamos para la salud; y que no se trata de una práctica meramente alternativa; sino tan válida como la medicina oficialista”.

En el diálogo, ambos especialistas insistieron en resaltar la alta estima que sienten por los médicos cubanos, y calificaron de admirable el desarrollo de la Medicina Natural Tradicional en nuestro país, el que, aseguraron, es un referente para el mundo.