Strongylides en Achatina (Lissachatina) fulica (Mollusca, Achatinidae) en La Habana

image_pdfimage_print

El artículo “Strongylides en Achatina (Lissachatina) fulica (Mollusca, Achatinidae) en La Habana“, publicado en el más reciente número de la Revista Cubana de Investigaciones Biomédicas (Vol. 38, No. 4), reporta la aparición de larvas de tercer estadio de strongilidios que causan la meningoencefalitis eosinofílica, encontradas en el caracol gigante africano. Lo más novedoso del trabajo es que contiene un video que muestra las larvas encontradas en los municipios San Miguel del Padrón y Regla.

Achatina (Lissachatina) fulica se introdujo en Cuba en 2014 con fines religiosos africanos y hoy en día, principalmente por actividad humana, está muy extendida en todo el país. Además de una molestia general para las personas, es una plaga y también un problema de salud pública, ya que es uno de los huéspedes intermedios naturales de Angiostrongylus cantonensis, agente etiológico de la meningoencefalitis.

Como La Habana está experimentando la fase explosiva de la invasión, el Laboratorio de Líquido Cefalorraquídeo de la FCM. “Miguel Enríquez” (LABCEL) ha estado recibiendo muestras de estos moluscos para su identificación y búsqueda de larvas de Angiostrongylus cantonensis. Mientras se examinaban muestras de A. fulica, se obtuvieron diferentes larvas, como strongylides encontrados en el interior de la cavidad paliar de A. fulica.

Este es el primer informe, realizado en los municipios San Miguel del Padrón y Regla, sobre el desarrollo de larvas en A. Fulica, el cual evidencia la importancia para la salud de este molusco dada su participación en la transmisión potencial de la meningoencefalitis eosinofílica. La propagación de A. fulica se señala en la literatura como una de las principales causas de la meningoencefalitis causada por A. cantonensis, por lo que los autores enfatizan en la necesidad de vigilancia sanitaria de caracoles y ratas en áreas vulnerables para la introducción de A. cantonensis, como zonas portuarias.

FUENTE: Revista Cubana de Investigaciones Biomédicas

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Top