[:es]Síndrome de Rapunzel[:]

image_pdfimage_print
[:es]
índice

Esta patología toma su nombre de un cuento de hadas de la colección de los Hermanos Grimm, nombre usado para referirse a los escritores alemanes Jacob Grimm y Wilhelm Grimm, célebres por sus cuentos para niños, entre otra literatura: el Diccionario alemán, Leyendas alemanas, Gramática alemana, Mitología alemana, Cuentos de la infancia y del hogar, lo que les valió para ser reconocidos como fundadores de la filología de su país.

Resulta que el cuento relata cómo una princesa encerrada por una bruja en una alta torre, un día es rescatada por el valiente príncipe trepando el edificio y sostenido de la larguísima cabellera de la joven soberana.

De esta manera, la metáfora de la leyenda ha sido usada para nombrar un desorden llamado síndrome de Rapunzel: anómala obcecación consistente en comerse el propio pelo. Científicamente hablando, la enfermedad se conoce como tricofagia, aparece descrita en la literatura por primera vez en el año 1889, pero no fue hasta 1987 que la psicología reconoció dicha conducta como un trastorno. Afecta a una pequeña parte de la población, por lo que se estima lo padecen entre 0.6 y 1.6 por ciento de los habitantes a nivel mundial.

Los médicos explican que la tricofagia se relaciona con la tricotilomanía o hábito irresistible de arrancarse sistemáticamente el cabello o el vello de distintas zonas corporales. Es trastorno de la conducta que con práctica compulsiva, puede redundar en calvicie completa.

De los casos registrados de tricotilomanía, el 30 por ciento deriva en tricofagia, es decir, que una tercera parte de las personas que tienen la conducta compulsiva de arrancarse el pelo luego se lo comen. Al decir de especialistas, por lo general, la obsesión de la tricotilomanía viene acompañada de algún trastorno psiquiátrico como depresión o ansiedad. Muchos galenos la asocian a niños sometidos a abusos sexuales, maltrato psicológico o retardo mental.

El síndrome de Rapunzel cursa con dolor-tensión abdominal, pérdida del apetito, náuseas, vómitos, pérdida de peso, sangrado o perforación intestinal, síntomas que pueden ser llamado de alerta. La tricofagia, puede acarrear la formación de un tricobezoar o bola de pelo, con obstrucción en las paredes del intestino, porque el tracto gastrointestinal humano no tiene capacidad para digerir cabello, entonces permanece o se acumula en el estómago junto con los restos de comida y fluidos corporales y en un período prolongado forman la bola-pelota de pelo. En la mayor parte de los casos con un simple escaneo o ultrasonido abdominal se detectan los globos de pelo en el aparato digestivo.

También arrastra otras secuelas severas para la salud como: gingivitis o inflamación de las encías, diarrea y mala absorción de nutrientes. Para solucionar el problema, el paciente tiene que ser intervenido quirúrgicamente con el fin de extraer los tricobezoares. Dependiendo del tamaño, el cirujano realizará una laparoscopía, endoscopía y en casos severos se hace una cirugía abierta.

La enfermedad, que por cierto, de cuento de hadas no tiene nada, se reporta con asiduidad en mujeres jóvenes. Fue descrita por primera vez por el cirujano Vaughan ED Jr. y sus colaboradores en 1968.

 

 

[:]
Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Top