Salva una vida con experiencia, voluntad y entrega

Se trata del Lic. en Enfermería Disnaide Andrell Enrique, quien labora en el Hospital Provincial Clínico Quirúrgico Materno Infantil y Docente, “Gustavo Aldereguía Lima” de Cienfuegos. Salva una vida con experiencia, voluntad y entrega.

Cumplió misiones médicas en Guatemala y Sierra Leona, con magníficos resultados. Regresa al África en junio de 2021; se diploma en anestesia, labor que hacía en su centro laboral al salir para la República de Gambia .

Su primera semana en esta nación fue de familiarización y de clases sobre geografía, costumbres, religión, política, situación de Salud y epidemiológica del país.

Lo ubican en la región de Farafenni, y comienza sus labores de forma inmediata. La primera experiencia fue adaptarse a las costumbres del país, casi netamente musulmán.

Allí, conoció equipamientos, protocolos y la forma en que nuestros colegas gambianos trabajan, con escasos recursos técnicos y materiales, pero con mucha voluntad.

Vincula la labor del salón de operaciones con actividades en Cuerpo de Guardia, en procederes de enfermería en emergencias. En su poco tiempo en Gambia, este joven anestesista ya ha tenido que poner mucha voluntad y entrega en su labor de salvar vidas.

Héroes de la salud cubanos en un día normal de trabajo

Al Lic. Disneaide, lo llama la Dra. Minerva Reina Pérez, Especialista en Pediatría, para que la apoyara en la canalización de una vena periférica a una lactante de 3 meses.

Una niña que llegó al servicio con un diagnóstico de meningoencefalitis bacteriana. Convulsionando en estado de shock, y era prácticamente imposible realizar el proceder.

Disnaide, cubano valiente y firme, decide con el apoyo de la doctora, intentar con la vía intraosea (que ya la había realizado en Sierra Leona), muy efectiva para este tipo de pacientes.

Mas surge otra dificultad, en Sierra Leona se hacían con perforadores neumáticos y cánulas específicas de última generación, y no había en ese momento.

Entonces, Disnaide tomó un trocar convencional, y lo hizo con sus propias manos; introdujo el trocar, y comenzó a salir la sangre intraosea. Las esperanzas volvieron.

Rápidamente, la doctora trató las convulsiones, repuso la volemia y dio antibiótico en terapia. Fueron días que parecieron semanas de espera, hasta que la bebé comenzó a reponerse y mejorar de forma notable.

El día del alta, todos lloraron de alegría. Fue un momento muy especial. Estos profesionales de la Salud no cesan de sorprendernos, pues se crecen ante las dificultades y carencias.

Palabras del Lic.Disnaide

Esta es la tercera misión, y comenta:

“Llevo solo 3 meses en esta nación del occidente africano, y esta hermosa y a la vez difícil experiencia ya me ha marcado, y a la vez me ha estimulado a seguir brindando con amor, responsabilidad y conciencia altruista, mis servicios y conocimientos a estos hermanos gambianos que tanto aprecian y agradecen nuestros esfuerzos”.

“Mientras más conozco el mundo más me enorgullece los logros de nuestra revolución y del ejército pacífico de profesionales de la salud cubanos, al cual pertenezco”, agrega.

Querida Gambia, tierra noble africana, aquí están los valientes de la mayor de las Antillas, para luchar junto a los colegas gambianos, para mejorar los índices de salud y la calidad de vida de la población.

Todos están conscientes de que un mundo mejor es posible para todos. Estimado Disnaide, ¡contamos con usted!.