¡Qué monstruos! Han asesinado la inteligencia

image_pdfimage_print

Fuente: Brigada Medica Cubana en Guinea Bissau

Frank, de un país. Convertido prematuramente en hombre más de acción que de palabras, se empeñó en nuclear a lo mejor de los estudiantes. Una vez graduado de maestro y a falta de organizaciones despojadas de vicios tradicionales, con solo 18 años sueña crear la que responda a sus planes conspirativos, cuando en la madrugada del 26 de julio de 1953 lo despierta el tiroteo desde el cuartel Moncada.
Como refirió el General de Ejército Raúl Castro Ruz: «Después de aquella acción y la matanza que le siguió, Frank agrupó a lo mejor de la juventud santiaguera… Él quiso continuar la lucha en cuyo inicio no había participado, y cuando se crearon las condiciones con la mayor naturalidad (…) puso a sus combatientes y se puso él mismo bajo las órdenes de Fidel…».
Al escalar la noticia de su asesinato un día como hoy, los picos de la Sierra, unos trazos de tinta rasgaban el papel enviado a Celia: « ¡Qué monstruos! No saben la inteligencia, el carácter, la integridad que han asesinado. No sospecha siquiera el pueblo de Cuba quién era Frank País, lo que había en él de grande y prometedor».

Autor: Mary De La Peña. Embajada de Cuba en Guinea Bissau

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Top