Polémico debate sobre circuncisión masculina en Islandia

image_pdfimage_print
[:es]
Tomado de: Prensa Latina ||
Hasta seis años de cárcel es la pena debatida hoy en Islandia para quienes practiquen la circuncisión masculina por razones que no sean exclusivamente médicas.
El parlamento discute por estos días el controvertido proyecto de ley presentado a principios de mes por Silja Dögg Gunnarsdóttir, diputada del derechista Partido Progresista, el cual podría convertir al país en el primero de Europa que declara ilegal esa práctica.
Imagen de un bebé masculino 
‘Estamos hablando de los derechos de los niños, no de la libertad de creencia. Todos tienen el derecho de creer en lo que quieren, pero los derechos de los niños están por encima del derecho a creer’, aseveró la congresista.
Según destacan en un comunicado los impulsores del nuevo estatuto, la circuncisión viola los derechos de los jóvenes y es incompatible con la convención de las Naciones Unidas sobre los derechos de los niños.
Asimismo, aseguran que ‘implica intervenciones permanentes en el cuerpo de un niño y puede provocar dolor severo’.
De igual modo, el documento compara ese proceso con la mutilación genital femenina, prohibida en la mayoría de los países europeos y declarada ilegal en Islandia en 2005.
Por tal motivo, se plantea que mientras los padres tienen el derecho de educar a sus hijos en la religión elegida, ‘no se pueden violar los derechos del niño’.
La propuesta causa una fuerte polémica en las comunidades judías y musulmanas de la región, quienes temen que la medida se convierta en un pretexto para el antisemitismo y la islamofobia.
La circuncisión ‘es de hecho parte de nuestra fe. Es algo que concierne a nuestra religión y creo que esto es una especie de violación a la libertad religiosa’, expresó a la cadena británica BBC Ahmad Seddeeq, imán del Centro Cultural Islámico de Islandia.
De igual modo, el diario The Observer subrayó que este miedo también está vinculado con otras tensiones relacionadas con la vestimenta religiosa y la matanza ritual de animales.
La tradición conocida como brit milah no constituye un elemento negociable en la identidad judía y ‘es respetado por todos los países liberales y democráticos’, señaló la publicación.
Los defensores de la nueva ley aseguran que, por lo general, el procedimiento se hace sin anestesia, ‘en casas sin esterilizar, y con la ausencia de médicos’.
‘Existe un elevado riesgo de infección que puede conducir a la muerte’, agregó el texto.
No obstante, un vocero del grupo judío Milah UK declaró al periódico británico The Guardian que el procedimiento solo lo lleva a cabo una persona especialmente calificada para ello conocida con el nombre de mohelim.
El portavoz explicó, además, que la práctica no es comparable a la circuncisión femenina, pues la eliminación parcial o total de los órganos genitales femeninos provocan dolor o dificultades durante el acto sexual y también causan complicaciones médicas.
La estadísticas demuestran que en Islandia, un país con poco más de 300 mil habitantes, residen alrededor de 250 ciudadanos judíos y cerca de mil 500 musulmanes.
Otras voces europeas también condenan el proyecto presentado por el Partido Progresista. El cardenal Reinhard Marx, presidente de la Iglesia católica en la Unión Europea (UE), lo calificó de un ataque dañino a la libertad religiosa.
‘Declarar la circuncisión como un crimen es una medida muy grave que plantea una profunda incertidumbre en la región’, agregó.
En este contexto, la arzobispo de Reykiavik, Agnes M. Sigurðardóttir, advirtió que los judíos y musulmanes podrían sentirse personas ‘poco gratas’ en Islandia.
‘El peligro que surge es que si esta propuesta se convierte en ley, el judaísmo y el Islam se volverán religiones criminalizadas’, precisó la primera obispo mujer de la Iglesia luterana oficial del territorio.
‘Debemos evitar toda forma de extremismo’, añadió.
El proyecto legislativo islandés sobre la circuncisión pasará a la etapa de comité si supera la primera lectura y puede convertirse en ley en los próximos meses.
Mientras, ciencia, religión y derecho continúan el debate sobre los daños y beneficios del procedimiento y su repercusión para las distintas culturas que convergen en el continente europeo.
user-profile

Autor: Rachel Pereda Punales

 [:]

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Top