Pensar como país

Pensar como país, es
fundamentalmente, trabajar unidos por un mismo propósito, para que nuestro país
avance en el proceso revolucionario que llevamos a cabo, con el optimismo y la
convicción de que  cada vez obtendremos
mayores logros, a pesar del bloqueo que nos imponen los imperialistas.

,Pensar como país,  es actuar con solidaridad y humanidad en cada momento y lugar donde nos encontremos, que no es más que ayudar a los que nos rodean y a otros que lo necesiten, es decir, sentir la necesidad del otro, como la nuestra. 

Es ser responsables en nuestras actuaciones, conscientes de que con nuestro aporte, el país avanzará cada día más. Si cada cubano hace lo que le toca, en su trabajo, en el pedacito que le toca, seremos más eficientes.

Es ahorrar los recursos que
el Estado pone a nuestra disposición  y
actuar con austeridad. Usar solo los necesarios e imprescindibles en cada lugar
y momento. Debemos tener como principio que no podemos despilfarrar ningún
recurso, por el solo  hecho de que
disponemos de este. En la medida en que seamos capaces de ahorrarlos, otros más
necesitados, podrán disponer de estos.

Actuar como país es seguir
siendo fiel a los principios por los cuales se logró esta Revolución,
basados  en el  pensamiento martiano y fidelista, que nos
guiaron y seguirán guiando hacia un fututo mejor.

Es ser incondicionales a la Dirección del país para dar continuidad al proceso que construimos.

Sigamos estos preceptos y así
lograremos un avance más ostensible y duradero de nuestro sistema socialista,
¨con todos y para el bien de todos¨, como dijera nuestro Apóstol.