image_pdfimage_print

[:es][:es]

Venimos de ceniza y sal moldeando disímiles rostros que acojan la frágil esencia del alma. Caminamos, nos emocionamos; saltamos, aprendemos; corremos, mentimos; caemos, amamos una y otra vez en esta espiral imaginaria llamada vida humana. Somos vasija insaciable de sentimientos y experiencia. Mientras pasamos por el tiempo se desmorona esa carcasa física y nuestra capacidad etérea se vuelve inmensa.
Pareja Enamorada

Aun después de siglos acaparando emociones y sentires, confundimos, dividimos y negamos dos palabras que si no son una, es imposible la existencia de ninguna: Amor y amistad. Quien diga amar a una persona que no conozca intensamente, no supera los umbrales del placer y la rutina, solo conoce la pasión. Aquel que conserve en su corazón a otro ser en nombre de una fraternidad adquirida, perdone sus errores, conozca profundamente sus defectos y aún así mantenga intacto el sentimiento, es amor verdadero.

Entonces mi bien, ya sabes que mi estirpe mortal me hará pecar insosteniblemente, quebrar tu paciencia hasta el desgaste —pues pienso diferente—, y cuando digas tierra, volaré hasta quemar mi espalda alada en el calor del viril astro. Pero nunca seré capaz de dañar tus pupilas con palabras traicioneras, guardaré siempre tu pecho de las balas de mis pensamientos con mi corazón desnudo. Debes saber que —mamá, papá, mi fi el amigo, amante de mis segundos, hijo—, todos somos lo mismo ante los ojos del amor.

No me desgarres entonces con palabras de desdén, ni encierres en construcciones sociales. Dedícame cada mañana la canción que mejor te salga, sálvame de la ignorancia dejándome fallar. Piensa que no habrá momento superior que cada día para decirte cuanto te amo.

user-profile

Autor:  Miguel Moret

[:][:]

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Comentarios

comentarios