Oftalmología cubana, siempre presente en la colaboración médica internacional

image_pdfimage_print

Tomado de: ACN

La Habana, 14 jul (ACN) Al triunfo de la Revolución Cuba tenía 118 oftalmólogos y en 1962, luego del éxodo masivo alentado por el gobierno de Estados Unidos solo quedaron 38, de ellos dos cumplieron la primera misión internacionalista en Argelia en 1963.
   Nunca hemos dado lo que nos sobra, sino compartimos lo que tenemos, refiere con orgullo el Doctor en Ciencias Marcelino Río Torres, director general del Instituto Cubano Oftalmológico Ramón Pando Ferrer, en entrevista exclusiva para la Agencia Cubana de Noticias.
   Actualmente Cuba posee casi mil 900 oftalmólogos y solo en el “Pando Ferrer” hay la misma cantidad de especialistas que al triunfo de la Revolución, acotó el doctor Río Torres, quien recientemente recibió la Orden Carlos J. Finlay, máxima distinción que confiere el Consejo de Estado de la República de Cuba a profesionales con relevantes resultados en la investigación científica.
   De referencia para la especialidad en el país, en ese instituto también radica la Facultad Cubana de Oftalmología del mismo nombre donde se han formado más de mil especialistas.
   Los profesionales cubanos han adiestrado al personal en otras naciones y actualmente en el “Pando Ferrer” hay casi 90 residentes de varios países, y el prestigio alcanzado es muy grande en cuanto a la formación en la nación antillana, recalcó el entrevistado.

ENTREVISTA AL DOCTOR EN CIENCIAS MARCELINO RÍOS 

   El centro tiene 37 posiciones quirúrgicas y 13 servicios oftalmológicos, entre ellos de catarata, retina y glaucoma, por citar
algunos, expresó el Profesor e Investigador Titular, quien con gran sentido de pertenencia y jactancia narra a esta reportera que le ha dedicado más de medio siglo al “Pando Ferrer”.
   Fui alumno ayudante desde 1965 y a partir de 1992 director del Instituto y fundador de la Misión Milagro, programa oftalmológico
creado por los gobiernos de Cuba y Venezuela el 10 de julio de 2004, considerado sin precedentes en la historia de la colaboración
oftalmológica en el mundo.
   Hasta la fecha han sido beneficiadas por este noble y humano proyecto casi cuatro millones de personas de 28 países y actualmente está establecido en 10 naciones con 40 posiciones quirúrgicas.
   El promedio de edad de los oftalmólogos del “Pando Ferrer” es de 37 años y el 97 por ciento de los trabajadores de allí son mujeres, refirió el experto.
   Seguimos formando más oftalmólogos y los que tenemos más edad nos mantenemos aquí en la lucha, aseveró el galeno, quien remarcó que a pesar de las pretensiones de Estados Unidos “nosotros vamos a seguir siendo una potencia médica mundial”.

Autor: Iris Armas Padrino

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Top