Nuestros médicos están exhaustos

image_pdfimage_print

Sabías que la patrona de los dentistas es Santa Apolonia? Que perdió los dientes cuando la torturaron para que abandonara su fe, y que se arrojó a la hoguera prometiendo interceder ante dios para aliviar a todos los que sufrieran dolores de muela. De esta anécdota se enteró una amiga mía que participo en una actividad por el día del estomatólogo en un policlínico y yo la comparto con ustedes. Nuestros médicos están exhaustos.

En la celebración de los dentistas estaban todos los trabajadores del policlínico. Luego de un minuto de silencio para recordar a los muertos en la lucha contra la COVID, pues el centro perdió a muy buenos compañeros en esta batalla, comenzó la actividad cultural.

Me vi de pronto frente a un grupo de personas de mirada triste. Aún con los nasobucos puestos se podía apreciar el dolor y el cansancio.

Nuestros médicos están exhaustos después de tantos meses de luchar con la enfermedad y la muerte.

Nuestros médicos están exhaustos después de tantos meses de luchar con la enfermedad y la muerte. Pensé que de ninguna manera iba a conseguir que sonrieran, y me equivoqué.

Comencé cantando “Dale Candela”, y cuando llegué al estribillo, de repente, impulsados por algún raro resorte emocional, todos empezaron a corear y a dar palmadas. El resto de la canción la cantamos juntos. Luego canté “Pórtate bien”, y cuando llegué a “La tía Cuca” ya aquello era una fiesta y todos se divertían.

Apareció una botella de ron, y de pronto un doctor, que se veía muy serio, me quitó la guitarra y empezamos a cantar “El cubanito”, una guaracha muy antigua y picaresca con cuartetas de puro relajo.

Me fui de la actividad convencido de que, con semejantes trabajadores de la Salud, la muerte no tiene futuro.

Y mientras iba de regreso a mi casa me sorprendí cantando aquello de: “Cubanito, cubanito, cubanito de verdad, cubanito soy señores, aunque usted lo tome a mal”… (Cubadebate. cu

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Top