Neurofibroma gigante del Ciàtico en una paciente con enfermedad de von Recklinghausen 1. Historias de vida.

Fuente: BMC en Burkina Faso.

La Neurofibromatosis diseminada o Enfermedad de von Recklinghausen, es una genodermatosis autosómica dominante producida por una mutación en el cromosoma 17. Como otros tumores de los nervios periféricos, son pocos frecuentes y su crecimiento anómalo es raro, sobre todo porque generalmente estos pacientes son atendidos oportunamente y tratados quirúrgicamente.

Este caso fue remitido del interior norte del país
subsahariano, a la consulta del ¨doctor cubano¨ en la capital de Burkina Faso,
donde una vez evaluado y realizados los complementarios necesarios, se programó
la operación de la paciente de 36 años de edad, de los cuales llevaba más de 20
¨cargando¨ con una masa tumoral de más de 60x30cm de longitud y unos 25 Kg de
peso, adherido a la región posterior de su muslo y pierna derecha, que en los últimos
tiempos le imposibilitaba caminar sin apoyo artificial. Por la rareza del caso,
a no pocas personas le llamo la atención aquella paciente que tras largo tiempo
buscó solución a su problema y parecía encontrarlo esta vez en la mano diestra
de un cirujano cubano, venido de miles de km de distancia para compartir con
amor y profesionalidad, toda la solidaridad que caracteriza a los colaboradores
de la BMC en este hermano país africano.

Solo pasaron 3 días y ya era una realidad; tras dos horas y media de delicada intervención quirúrgica, por la naturaleza propia del gigante tumor con origen en el nervio ciático homónimo, cuya menor imprecisión podía dejar inhabilitada toda la pierna. La unidad quirúrgica se llenó de curiosos e interesados, todos los presentes seguían los comentarios y el transcurso de la operación a través de algunas fotos o videos que alguien tomaba con su móvil y pasaba por la red a los que seguían el ¨acontecimiento¨ desde fuera, que sin terminar ya constituía un éxito por la magnitud de la intervención y lo poco frecuente del caso. Al fin salió del salón de operaciones, primero la masa gigante de 25 kg, de la cual un fragmento fue enviado para estudio histopatológico y unos minutos después, sonriente y agradecida, la paciente Paulina, una joven de 36 años , que aún no se lo cree y tampoco sabe cómo agradecer al Dr Frómeta, el ¨médico cubano¨, especialista en Cirugía General, quien no solo le extirpó la pesada carga de su cuerpo, sino también de su alma triste, que le limitaba andar por su intrincado ¨vilalle¨, escondida de la gente y sus tabúes.

Una semana después, precisamente el Día de la
Medicina Latinoamericana, fue egresada Paulina, quien no encontró forma de
mostrar su gratitud, caminando como todos y luciendo esta vez una elegante
¨licra elástica¨, obsequiada por su médico, que usaba por primera vez y que le pareció
un sueño… La fiesta fue doble, el alta de la agradecida paciente y la celebración
del Día de la Medicina Latinoamericana.

El Dr. Frómeta Díaz, especialista en Cirugía General y en su segunda misión solidaria en el continente africano, también siente orgullo de poner en alto el nombre de su Cuba, con su amor y entrega a la profesión y a sus pacientes, a los que siempre reitera, que ¨en la pequeña islita del Caribe, siempre existirá un pedazo de corazón para los más necesitados de la tierra¨. Por un mundo mejor para todos.

Así son nuestros médicos, allí donde los
necesitan, altruistas, donde no van otros, o donde no lo imaginan, pero donde
se les admira y respeta,  donde se les
ama y se le llora cuando parten, con sus mochilas cargadas de gratitud, ternura
y experiencias.

Felicidades doctores cubanos por Cuba y por el
mundo.