Médicos cubanos en la intacta ruta boliviana del Che (+Fotos)

image_pdfimage_print

Texto y fotos: Adalys Pilar Mireles

Vallegrande, Bolivia, 3 oct (Prensa Latina) Con tantas expectativas, acontecimientos por hilvanar, imágenes recreadas por el tiempo, llegamos a Vallegrande un pueblito asombrosamente tranquilo recorrido a diario por forasteros y sitio de peregrinación cada octubre.
En un parque o esquina del poblado un anciano cuenta a retazos relatos de la travesía de Ernesto Che Guevara por esas tierras y los últimos días de la guerrilla que guió por la asimétrica geografía boliviana, de pampas, selvas y nevados.

Los más jóvenes repiten fragmentos de los infortunados sucesos por los que esa sureña localidad perteneciente al departamento de Santa Cruz entró y seguirá en la historia.

Allí dentro del hospital Señor de Malta permanece la morgue y la lavandería donde depositaron y exhibieron el cadáver del Che luego de su ajusticiamiento en La Higuera el 9 de octubre de 1967.

Es un honor trabajar en este paraje ligado al guerrillero, comentó a Prensa Latina Osmani Morales, jefe de la brigada médica cubana que labora de manera permanente en el centro hospitalario.

Vallegrande es un asentamiento eminentemente campesino, de gente humilde y muy agradecida, he atendido a pacientes que vienen por primera vez a una consulta, que no habían tenido anteriormente ningún contacto con profesionales de la salud y se asombran de que los reciba un doctor extranjero, afirmó el ginecoobstetra, Manolo López.

Nuestro grupo -añadió- compuesto por especialistas en distintos perfiles garantiza la vitalidad del hospital.

Muy cerca de la clínica, el sitio donde permanecieron ocultos durante 30 años los restos de Guevara y de varios de los compañeros que lo acompañaron, escenario al que llegamos formando parte de un equipo de Prensa Latina Televisión.

La fosa ubicada en las inmediaciones de una antigua pista de aterrizaje está rodeada ahora por una suerte de mausoleo en cuyas paredes es posible admirar fotos de todas las épocas de la vida del argentino-cubano.

Además de nuestra labor como galenos preservamos los espacios históricos ligados a él, hasta aquí viene gente de toda Bolivia, de países vecinos como Perú, Argentina, Brasil, para rendirle honores, aseguró Morales.

Entonces -dijo- preguntan cómo vivió Vallegrande las horas finales del icónico revolucionario, sobre la desaparición posterior de su cuerpo y los esfuerzos para encontrarlo a lo largo de tres décadas.

Conocida también por su ruidoso carnaval y los típicos licores de fruta macerada, la ciudad de Jesús y Montes Claros de los Caballeros del Vallegrande fue fundada hace más de 400 años.

Con menos de 15 mil habitantes parece multiplicarse cada octubre cuando visitantes de distintas partes del país y del mundo peregrinan por la intacta ruta del Che para desempolvar cada episodio de la leyenda.

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Top