Las aspirinas podrían hacer más que solo disminuir el dolor de cabeza

En la medicina moderna, las aspirinas son prácticamente un lugar
común. En la actualidad, su uso está tan subestimado que no se presta
mucha atención al mismo. De hecho, debido a los pocos efectos adversos
que se cree que puede tener para la salud, son pocas las ocasiones que
la ciencia ha dedicado a estudiarla a profundidad.

Pero, ¿y si fuera al revés? Es posible que durante años hayamos
tenido una herramienta para combatir los efectos de la polución en
nuestro organismo y la hayamos ignorado olímpicamente. Después de todo,
esta ha sido encasillada simplemente como un medicamento de fácil
adquisición que sirve para quitar la jaqueca.

Para los investigadores de la Escuela de Salud Pública de la
Universidad de Columbia esta se trató de una incógnita que merecía una
respuesta. Por ello, se dedicaron a realizar una investigación que les
permitiera determinar si estas tenían efectos adicionales,  ya hasta
ahora desconocidos en nuestro cuerpo.

Analizaron todos los factores que podían influir en los individuos estudiados

Para poder realizar un estudio como este, el equipo de investigación
tomó los testimonios de más de 3 000 individuos. Entre la información
que estos tuvieron que facilitar no solo se encontró la regularidad de
su uso de aspirinas, sino la cantidad de exposición que tuvieron a la
polución y detalles determinantes de la salud de su sistema
respiratorio, como el hecho de ser o no fumadores.

Asimismo, estos luego fueron sometidos a una prueba con la que podía
determinarse la salud actual de sus pulmones. Cabe destacar que la edad
promedio de estos miles de participantes fue de unos 73 años, por lo que
fue posible analizar la incidencia de los efectos de la aspirina en el
sistema respiratorio tanto a corto como a largo plazo.

Las aspirinas podrían hacer más que solo disminuir el dolor de cabeza

Los resultados de la investigación revelaron que las aspirinas
podrían tener un rol fundamental en la disminución de los problemas
originados por el aire contaminado por la polución. En la mayoría de los
casos, los individuos que reportaron haber usado aspirinas regularmente
durante su vida, gozaban de pulmones más sanos que aquellos que no.

Los investigadores aclararon que la mayoría de los sujetos de prueba
del estudio utilizaban aspirinas. Por lo que, solo se pudieron detectar
los beneficios de esta variante en el organismo. Sin embargo, ninguno
descarta que otros tipos de fármacos antiinflamatorios no esteroideos
también puedan a llegar a tener efectos similares en el organismo. De
hecho, recalcan que también se han realizado estudios en los que otros
componentes como la vitamina B12 ha demostrado tener beneficios muy
similares a los de la aspirina en la salud del organismo.

¿Estamos protegidos contra la polución entonces?

No. Esta es una respuesta rotunda. El consumo de aspirinas claramente
ayudó a disminuir los efectos negativos de esta a corto plazo. Sin
embargo, ello no implica que la persona se encontrara completamente
protegida o que no corriera riesgo de sufrir alguna enfermedad a causa
de una alta exposición a la misma.

Por ello, de ser posible, lo mejor es reducir al mínimo la cantidad
de interacciones que se tengan con el aire contaminado. Esta es la única
y definitiva manera de mantener a nuestro cuerpo y pulmones
verdaderamente sanos.