La otra cara de no contar con una medicina preventiva

image_pdfimage_print
Paciente Swazi con una catarata ocular derecha, Eswatini 2019.
Catarata ocular derecha, Eswatini 2019

La Dra Mabel Quintana Sosa, Especialista deIer Grado de Medicina Interna y de Ier Grado de Medicina General Integral, hoy cooperante de la BMC en Eswatini nos comenta cuanto duele la anuencia de una medicina preventiva y nos lo ejemplifica.

La catarata es la opacidad total o parcial del cristalino que provoca que los haces de luz se dispersen,  provocando la ceguera, la misma puede aparecer después de los 40 años, en sus estadios iniciales,  el déficit visual puede corregirse con lentes pero más tarde al no resolver o agravarse la pérdida de visión, sólo  puede ser reversible  mediante tratamiento quirúrgico oportuno.

 La catarata senil  es una enfermedad oftalmológica frecuente en el adulto mayor y en Cuba se trata de forma rápida,  eficaz y con resultados admirables con la total recuperación de la visión al sustituir el cristalino por un lente intraocular que suple la función del cristalino humano; para que la cirugía sea efectiva debe realizarse antes de que la catarata este hipermadura; lo cual es determinado por los especialistas de oftalmología que valoran a dichos pacientes con un examen oftalmológico  profundo (incluyendo el uso de la lámpara de hendidura ),  al ser remitidos a su consulta  por los Médicos Generales Integrales .

Cuba tiene misiones médicas oftalmológicas  en muchos países del mundo, donde realizan este tipo de pesquisa para cirugía oportuna y eficaz con excelentes resultados, no siendo así en este pequeño país del cono sur africano, donde es una afección frecuente y sin solución en estos momentos. 

A la consulta del Health center de Siteki llega un paciente masculino de 72 años de edad refiriendo que poco a poco ha dejado de ver del ojo derecho y que hace más de 1 mes no ve nada de ese ojo.

Al examinarlo observamos una opacidad total del cristalino, y comprobamos mediante el examen de la visión la ausencia total de la misma; impresionándonos que no tiene solución quirúrgica (por el tiempo de evolución de la misma y las características al examen).

Sólo podemos explicar al paciente la situación a la que se enfrenta,  lo remitimos al Departamento óptico del Hospital Municipal donde labora una enfermera verticalizada en esta especialidad médica,  pero con conocimiento de causa de que no es posible solucionar su problema. 

Lamentablemente nos encontramos muchas veces con estas situaciones en que no tenemos solución a los problemas de salud por varias razones: los pacientes no cuentan con los recursos económicos necesarios para pagar la cirugía en las clínicas privadas o para viajar a Sudáfrica a recibir el tratamiento adecuado y otras veces como el caso que nos ocupa,  los pacientes llegan a nuestras manos tardíamente cuando ya el problema es insoluble. 

La pesquisa de enfermedades prevenibles y de otras que son tratables, cuando se diagnostican a tiempo, debe ser una premisa en nuestro diario quehacer como médicos generales integrales; aún cuando en este país la prevención no es un pilar fundamental en la medicina que se  ejerce.

A todo médico cubano,  acostumbrado a una medicina fundamentalmente  dedicada a la  promoción y prevención, nos cuesta mucho adaptarnos a la limitada medicina curativa de estos países africanos. 

Eswatini, cuenta con un sistema de salud principalmente curativo, carece de una medicina preventiva,   por ello a nosotros  Médicos Generales Integrales, nos queda sólo luchar por convertirlo en un país un poco más saludable con nuestro aporte diario en la atención primaria de salud, realizando labores de promoción de salud y de prevención de enfermedades,  desde cada puesto de trabajo. 

Compartir
  • 5
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    5
    Shares
Top