[:es]La Feria que soñó Fidel [:]

image_pdfimage_print
[:es]

feria del libro

Este jueves comienza en La Habana la XXVI Feria Internacional del Libro, la más abarcadora fiesta de la cultura en Cuba.

La Feria del Libro que comienza este jueves en la fortaleza de San Carlos de la Cabaña no se parece a las primeras ediciones de esa cita, en la década de los ochenta del pasado siglo. Aquel era un encuentro mucho más limitado, con marcado interés profesional, sin grandes expectativas del público.

Pero Fidel Castro cambió la historia.

El Comandante en Jefe soñó una Feria multitudinaria, que deviniera una gran fiesta de la lectura y la cultura toda. Su sueño no cabía en el recinto expositivo Pabexpo, la sede habitual de aquellos momentos, así que hubo que pensar en grande: una gran fortaleza llena de libros.

Tenía hasta una hermosa dimensión simbólica: donde antes hubo cañones, soldados y prisiones… ahora habría libros a la disposición de todos.

La histórica fortaleza de San Carlos de la Cabaña era el lugar ideal. Y allí, con el nuevo siglo, se asentó la Feria.

Esa primera edición fue un extraordinario fenómeno de público. La gente respondió con entusiasmo. La gran librería se hizo pequeña, las colas no se acortaban en todo el día.

Era inspirador ver a miles de personas saliendo de La Cabaña cargados de libros y revistas. En los muros los niños se sentaban a hojear los libros de cuentos. Las presentaciones de títulos contaban con gran audiencia. En el patio, los poetas leían sus poemas…

De un golpe, la Feria comenzó a ser la más importante y popular cita cultural en un país donde abundan los festivales y otros encuentros.

Pero a Fidel todavía le parecía poco.

Pensó que toda esa maravilla no podía quedarse solo en La Habana, lanzó una propuesta que no a pocos les pareció una temeridad: hacer un gran Feria itinerante, que llegara a las más importantes ciudades del país, de Oriente a Occidente.

[:]
Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Top