image_pdfimage_print
Tomado de: Revista Mujeres ||
Sydney.-  Investigadores de la  Monash University de Melbourne descubrieron que la eficacia de los antidepresivos puede estar vinculada al efecto para acrecentar la sensibilidad a la luz y por ello quienes los toman deberían exponerse lo más posible al sol.
Luz Solar

El estudio, publicado en Psychopharmacology y realizado sobre una pequeña muestra, descubrió además que por el contrario,  la luz artificial, en especial la luz azul emitida por la pantalla de los celulares inteligentes, puede disminuir la eficacia del fármaco.

En la publicación se ofrecen las primeras evidencias de una teoría singular: muchos casos de depresión se verifican cuando los ojos de la persona son menos sensibles a la luz.

Para la investigación fue suministrada una sola dosis de citalopram a 12 personas que no sufrían de depresión. Su sensibilidad a la luz, medida registrando los cambios de  melatonina cuando miraban una lámpara, aumentaba el 50% después de tomar la píldora.

La sensibilidad a la luz es vital para la buena salud porque el cerebro usa los niveles de luz para regular el reloj interno del cuerpo, escribió Sean Cain, docente de psicología del ateneo y responsable de la investigación.

“Si el cerebro piensa que todo es más oscuro de lo que en realidad es, indica que es de noche, lo hace somnoliente y letárgico. Estos son también los síntomas comunes de la depresión”, agregó.

Los antidepresivos por otra parte permiten a la persona sentirse mejor, mejorando hasta un nivel normal la sensibilidad a la luz. Esto a su vez permite al reloj del cuerpo sincronizar correctamente con la hora del día.

El estudio demostró además que la luz del sol tiene un potente efecto sobre el humor. Potenciando la sensibilidad, la luz del sol puede ser más potente aún.

La investigación parece proveer también una respuesta a otro interrogante sobre los antidepresivos: por qué parecen tener una mayor eficacia sobre quienes se levantan temprano respecto a los noctámbulos.

Según los expertos, quien trabaja en el turno noche, mira la televisión hasta tarde o usa el ‘smartphone’ en la cama, se expone a una luz brillante en medio de la noche, lo que puede interferir en el reloj corporal, engañando al cerebro con la sensación de que es de día.

user-profile

Autor: Revista Mujeres

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Comentarios

comentarios