Historia de Vida

image_pdfimage_print

Mi nombre es  Raimilsy Reinoso Ponce,   nací en la provincia de Pinar del Río, actualmente tengo35 años de ellos,  6 de experiencia profesional, tal vez  se consideren pocos,  pero suficientes para tener experiencias de trabajo  que me marcaran  para siempre.

Cumplí misión médica en la hermana República de Venezuela en el período 2014-2017, en el estado Miranda, Municipio Sucre, parroquia Caucaguita, donde me desempeñé como médico de comunidad con una la jornada laboral de lunes a viernes,  8 horas diarias, incluyendo los sábados que realizábamos trabajos comunitarios. En este lugar tan lejano, no había estado ningún médico anteriormente.

Nuestra brigada incluía médicos, rehabilitados, especialistas en laboratorio clínico, estomatólogos, farmacéuticos  y   siempre con la mejor y mayor disposición, bajo el sol o bajo la  lluvia,  la totalidad de la población, estaban más que agradecidos con nuestro trabajo, orgullosos de ser atendidos por la salud pública cubana.

En Venezuela hay muchos incapacitados físicos ya sean por accidentes de tránsito, armas de fuego y otros episodios, pero  nunca habían recibido  rehabilitación y gracias a nuestro trabajo, los sacábamos del hogar e iban a rehabilitarse en nuestros CDI , de allí salían  después de su tratamiento, rehabilitados.

En las guardias médicas nos llegaban mujeres en periodo de alumbramiento y sin tener las condiciones necesarias las atendíamos y ayudábamos a traer a sus bebés a este mundo.  Muchas preferían ser atendidas por médicos cubanos  a pesar de tener posibilidades de ir a otros centros de salud y en estos casos referían que el calor humano y la atención profesional sentían  más confianza con nosotros.

Llegada la hora de  mi retorno a Cuba, pasé  momentos muy difíciles, al ver cómo lloraba mi población, mirar el rostro de María Fernanda, una pequeña que me acogió como su madre, la señora Yanet Leonilde, Jesus, el viejo Ciro. Siento la necesidad de mencionar algunos, pero quedan muchos más entre mis pacientes cercanos, no en la distancia física, sino en mi corazón.

Ya en el 2017 trabajé como médico de comunidad en Brasil, donde también tuve experiencias muy sensibles, pero esa historia será en otra ocasión.

Raimilsy Reinoso Ponce

Compartir
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Shares
Top