image_pdfimage_print
Pasar algo de frío durante las noches de mediados de diciembre ofrece la recompensa de poder observar uno de los mayores espectáculos celestes del año. Aunque no sea tan popular como las Perseidas (o lágrimas de San Lorenzo) de agosto, la lluvia de estrellas Gemínidas no tiene nada que envidiarle tanto en cantidad como en espectacularidad de los meteoros. El máximo de actividad de esta lluvia se espera para la noche de hoy 13 y la madrugada del 14 de diciembre.
Cielo Estrellado .

Las Gemínidas se conocen desde hace casi 200 años, pero a lo largo del tiempo esta lluvia de meteoros se ha ido volviendo cada vez más activa, invierno tras invierno. Esto es debido a la gravedad del gigante Júpiter, que ha ido atrayendo hacia la Tierra la corriente de polvo responsable de este fenómeno. Además, el hecho particular de esta lluvia es su origen. Mientras que la mayoría de las lluvias de estrellas suelen ser producidas por los escombros dejados por los cometas al acercarse al Sol, en el caso de las Gemínidas se cree que los fragmentos provienen del asteroide 3200 Faetón.

Este misterioso asteroide, con comportamiento de cometa, pudo observarse entre 2009 y 2012 con la sonda STEREO de la NASA mientras se acercaba a su perihelio, y fue entonces cuando se identificó su relación con la lluvia de estrellas Gemínidas. Se da la casualidad de que este 16 de diciembre de este 2017, casi coincidiendo con el máximo de las Gemínidas, el propio asteroide Faetón estará pasando muy cerca de la Tierra. A unos 10 millones de kilómetros, este astro conocido como el “cometa rocoso” podrá observarse incluso con pequeños telescopios, recorriendo el cielo a una velocidad de hasta 15º por día.

Si las predicciones se cumplen, la lluvia de estrellas Gemínidas podría permitir ver hasta unas 120 estrellas fugaces por hora, especialmente durante la madrugada del 13 al 14 de diciembre. Este año la lluvia podrá verse en su máximo esplendor durante toda la noche, ya que la Luna menguante no aparecerá hasta casi las 5 de la madrugada, así que no entorpecerá la visión de un cielo oscuro.

¿Por qué se llaman Gemínidas?

El nombre de la lluvia se debe a que el radiante, el punto de donde parecen emerger los meteoros, se encuentra en la constelación de los Gemelos. Es fácil identificar esta zona del cielo por la cantidad de estrellas brillantes, entre ellas las de la constelación de Orión, reconocible por las tres estrellas en línea que forman su cinturón. Sin embargo, los meteoros pueden aparecer por cualquier zona del cielo. Para poder disfrutar de este fenómeno tan sólo necesitamos un cielo oscuro, alejado de la contaminación lumínica de las ciudades, y un buen abrigo.

 

user-profile

Autor: Tomado de La Vanguardia.

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Comentarios

comentarios