image_pdfimage_print

[:es]

Tomado de: Periódico Granma ||

Los nuevos vehículos con que beneficiaron a Guantánamo rendirán más frutos con la rehabilitación de viales recién iniciada

El afloramiento de escalones de piedra en el vial Palmar-La Tagua hace muy difícil su transitabilidad. Foto: Del autor Carretera
El afloramiento de escalones de piedra en el vial Palmar-La Tagua hace muy difícil su transitabilidad. La carretera Jamal-La Tinta-Cantillo, reparada totalmente en el 2015, vuelve a requerir rehabilitación.
GUANTÁNAMO.–Un informe sobre el estado de la red vial del territorio asegura que de los 3 505 kilómetros de caminos serranos, el 80 % está en regular o mal estado y que, incluso, existen algunos con el paso interrumpido, lo que impide el enlace entre comunidades del Plan Turquino.

Prácticamente ninguno de los ocho municipios de montaña de la provincia escapa a la difícil situación, si bien existen algunos como Baracoa, Maisí, Yateras, El Salvador y Manuel Tames en que las afectaciones son más significativas.
La categoría de regular merece aclararse, es más bien un tecnicismo, pues se refiere a aquellas vías que posibilitan la travesía, sin dejar de ser azarosas y propensas a quedar cortadas en cualquier momento.

El fenómeno es resultado de la acumulación progresiva de daños, pues viene, en algunos caminos, desde las lluvias provocadas por el huracán Sandy, en el 2012, y en la mayoría de ellos desde hace más de un año, por efecto de las asociadas a Matthew y más recientemente a Irma.

El hecho de que esta provincia sea la más montañosa del país (alrededor del 85 %) provoca perjuicios a sus viales como a ninguna otra, por efecto directo de las precipitaciones o la crecida de ríos, arroyos y cañadas.

Esas correntías destruyen el relleno de los terraplenes, crean surcos y oquedades en la vía, derrumban paredes de tierra y roca y forman verdaderos pantanos en tramos bajos, muchas veces infranqueables hasta para los vehículos todoterreno.

A los daños acumulados ha contribuido también la escasez de equipamiento en la provincia para acometer en tiempo la reparación de las vías, el alto grado de rotura de estos y las limitaciones con el financiamiento y el petróleo.

En nuestra opinión ha influido, además, el bajo porcentaje de pavimentación de las carreteras guantanameras (lo que las hace más vulnerables a las lluvias y por tanto menos duraderas), el hecho de tener que dedicar los escasos medios a tareas urgentes de los propios viales, que nada tienen que ver con su reparación total, así como las afectaciones del más reciente periodo lluvioso. Se conoce que el acondicionamiento de los viales es imposible con la presencia de precipitaciones.

Los persistentes aguaceros, extendidos a los meses de diciembre y enero últimos, han impedido, por ejemplo, concluir la rehabilitación del tramo Jamal-Mosquitero-La Tinta y el que conduce a Veguita Amarilla, ambos en ejecución por trabajadores de la Empresa Agroforestal y Coco Baracoa, colectivo que tenía previsto terminar esta semana el camino Yara-Majayara, según señaló a Granma Daniel Santos, jefe de Transporte.

Se suma a las mencionadas dificultades la escasez de áridos en la provincia, lo que limita la elaboración de asfalto y hormigón, dos recursos básicos empleados en el mejoramiento de las vías, sobre todo las de interés nacional.

Lo cierto es que, mientras por un lado la transportación de pasajeros fue favorecida en el 2017 con la incorporación de nuevos ómnibus y semiómnibus (lo cual permitió recuperar viejas rutas, abrir algunas nuevas e incrementar el número de viajes), por el otro el elevado deterioro de los caminos limitó tan necesaria prestación.

No es casual que a pesar de los avances en medios, el tema del transporte se mantuvo como uno de los que mayor cantidad de planteamientos originó en las serranías en el último proceso de rendición de cuenta del delegado a sus electores.

UNAS 90 RUTAS PRINCIPALES AFECTADAS

De acuerdo con una información suministrada por el área de inversiones del Consejo de la Administración Provincial, solo de las vías principales algo más de 320 kilómetros, en unas 90 rutas, presentan condiciones muy difíciles de circulación.

Entre dichos trayectos se relacionan algunos de interés nacional como Jamal-La Tinta-Cantillo, desvío Neblina-Cayo Güin, diferentes tramos de la Vía Mulata y Baracoa-Moa.

Alto deterioro exhiben también los caminos agrícolas, de Azcuba y de Servicios Comunales. De este último y amplio patronato  resaltan Los Jamales-La Tinta, La Cuchilla-Vertientes, Boca de Jauco-La Tinta y Veril-Santa Martha (Maisí); Veguita Amarrilla-Arroyón, Barigua-Mandinga, Naranjal del Toa-Quiviján y el acceso al Centro de Comunicaciones de Los Guineos (Baracoa); además Alto de Cotilla-El Vagá (Imías); Puriales-La Zona (San Antonio del Sur); La Clarita-Monte Verde, Monte Verde-La Meseta y Felicidad-El Porvenir (Yateras), junto a varios tramos de la carretera que comunica a Guantánamo con ese municipio.

Asimismo, del propio patrocinio, Manuel Tames-Ciro Frías, Manuel Tames-Caridad de los Indios, Palmar-La Tagua, La Somanta-Santa Catalina, Honduras-El Cigual (Manuel Tames); mientras en El Salvador resaltan, entre otros,  Limonar-El Aguacate, Alto de La Guásima-Lechero, Egipto-La Comunal, La Guanábana-La Lima y los enlaces de Bayate con San Fernando, Bombí, La Cidra y El Dajao. Prácticamente todos los viales de este municipio exhiben un estado lamentable, y es imposible el tránsito por algunos de ellos.

La apertura en estos días de varios frentes de trabajo crea una esperanza en el sentido de revertir en lo posible la lenta recuperación de los viales serranos en Guantánamo.

Este importante momento lo protagonizan fuerzas del Ministerio de la Construcción en la provincia (encabezadas por el contingente Emilio Daudinot), la unidad empresarial de base (UEB) Viales de Montaña Guantánamo, perteneciente a la Empresa Constructora Militar Número Uno, y la ya mencionada Empresa Agroforestal y Coco Baracoa, que prácticamente estrena su nuevo equipamiento enviado por el país.

El primero de esos colectivos concluyó la rehabilitación de la loma de Maya, labora en el pequeño vial de La Vieja (ambos en Maisí) y en el camino San Anselmo-Tiguabos-El Caró (El Salvador), municipio donde prevé esta semana recuperar el paso interrumpido entre Limonar y La Escondida.

También trabaja en algunos trechos de la carretera Guantánamo-Yateras y se apresta a actuar en un tramo de cinco kilómetros ubicado en la comunidad de Santo Domingo, en la vía Guantánamo-Sagua, precisó Aldo Moreta Serret, jefe del Emilio Daudinot.

La UEB Viales de Montaña actúa en la Vía Mulata, puntualmente en el tramo Los Tubos-La Tagua, y se alistaba para ejecutar la reparación del tramo Cantillo-La Tinta, en la vieja carretera Baracoa-Maisí.

Por su parte, la Agroforestal y Coco Baracoa finalizaban el trayecto Yara-Majayara para reincorporarse al que une a Jamal-Mosquitero-La Tinta.

Solo para reparación y mantenimiento de las vías de interés nacional el país asignó a Guantánamo, este año, algo más de 17 millones de pesos, monto que deberá complementarse con lo que los consejos de la administración provincial y municipales confieran para la rehabilitación del resto de los patronatos.

user-profile

Autor:

 [:]

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Comentarios

comentarios