Escuelas de Ciego de Ávila con su equipo médico bien cerca

image_pdfimage_print

Tomado de: ACN

El médico y la enferma de la familia se acercará más, desde este septiembre, a cientos de alumnos y profesores de 19 escuelas de Ciego de Ávila, decisión aprobada por la Dirección Nacional de Atención Primaria del Ministerio de Salud, como parte de las acciones de Promoción que se organizan en el Sistema de Educación en Cuba.
 Según explica a Invasor la doctora Madeleine Solís Valdés, funcionaria de Atención Primaria en la Dirección Provincial de Salud, el programa, a implementar en esas  instituciones educativas en el presente curso escolar, incluirá a seis escuelas del municipio cabecera, tres de Baraguá y Venezuela, dos en Primero de Enero, Chambas y Ciro Redondo, y una en Bolivia.
 Por su ubicación geográfica y la alta cantidad de estudiantes, en la Universidad Máximo Gómez Báez, de Ciego de Ávila, comenzará a funcionar un Punto de guardia médica, con un galeno desde las ocho de la mañana hasta las cinco de la tarde, hora en que será relevado hasta el siguiente día, sobre la base de una rotación de guardia, añadió.
 Los doctores que iniciarán actividad en los  centros docentes avileños son, en todos los casos, médicos especialistas con experiencia en la profesión, agrega el medio de prensa.
 Esta iniciativa tiene como respaldo la incorporación a esa red de 119 profesionales al Programa de Medicina Familiar, lo que fortalece la atención primaria de salud en Ciego de Ávila, provincia que cuenta con 412 Equipos Básicos de Salud.
Lograr cultura sanitaria —desde el triunfo de la Revolución— precisa elevar los conocimientos, desarrollar hábitos y habilidades que se correspondan con el estilo de vida sana; crear las condiciones objetivas y subjetivas necesarias para que los alumnos aprendan a ordenar su conducta y lograr una existencia más larga, activa y productiva.
 Durante décadas, educandos de las escuelas avileñas —que hoy suman 379— reciben asistencias estomatológicas, de promoción y prevención de salud, vacunaciones y otras atenciones priorizadas y convenidas entre los sectores de la Salud y Educación de cada localidad. 
 El trabajo del médico y la enfermera de la familia se inició en tierras avileñas hace 35 años en el Policlínico Belkis Sotomayor, con unos cinco consultorios, pero la idea del líder de la Revolución Fidel Castro creció, lo que demuestra la importancia que concede el país a la promoción, prevención, diagnóstico, tratamiento oportuno y rehabilitación de su pueblo.
 Con la puesta en marcha del programa, el sistema de salud cubano cobró mayor sentido en el orden práctico y, en lo adelante, resultó incuestionable el salto de satisfacción en miles de beneficiados.
 Un total de 304 profesionales de la Medicina, Enfermería, Estomatología y Tecnología de la Salud recibieron en julio último sus títulos en el territorio avileño, en la trigésimo novena graduación de esas especialidades, la que estuvo dedicada, además, al décimo aniversario de dicha casa de altos estudios, orgullo para los miles de educandos que han pasado por sus aulas.

Autor: José Alemán Mesa

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •