Enfermería, noble profesión de entraga y sacrificio

image_pdfimage_print

La enfermería es una noble profesión que requiere vocación, sacrificio y entrega.

La situación que enfrentamos hoy a nivel global con la COVID-19 ha demostrado, una vez más, que su labor resulta imprescindible para salvar vidas. En este contexto, los enfermeros demuestran su compasión, valentía y profesionalismo para enfrentar situaciones difíciles.

Es así como sobresale la colaboradora Naima Vizcay Castro, licenciada en enfermería con 18 años de experiencia, procedente de La Habana que es incorporada a la Brigada Médica Cubana en Haití en abril del 2018, para acudir al llamado de pueblos hermanos que necesitan atención médica.

Desde su llegada siempre ha estado en la primera fila ante cualquier situación que implique una lucha por la vida, ya sea el nacimiento de un bebé, el cuidado de enfermos o heridos, el estado terminal de alguna persona; incluso, en tareas de prevención sanitaria.

Teniendo como experiencia una misión internacionalista anterior en la hermana República de Venezuela (2005-2009). En Haití brindó su labor en los departamentos de Norte y L’Artibonite.

Fue entonces cuando se reafirmó su amor por su profesión, cuando de forma voluntaria decidió abordar un amplio reto de abanicos sanitarios al incorporarse a la Brigada Henry Reeve frente al coronavirus en Haití.

Demostrando en el área roja que no hay calor, cansancio, ni sed suficiente, si de salvar vidas se trata.

Haciendo honor a las palabras de nuestro Ministro de Salud Pública José Ángel Portal Miranda cuando dijo: “El personal de enfermería realiza una enorme contribución a la salud y al bienestar”.

Fuente: Brigada Médica Cubana en Haití.

Artículos relacionados:

Los médicos cubanos, ángeles frente a la COVID-19

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Top