En los niños está la esperanza y el futuro de la Patria

image_pdfimage_print

Fuente: Cubadebate, Vanguardia, Mesa Redonda (sitios digitales).

Los trabajadores de la Unidad Central de Colaboración (UCCM) y los cooperantes cubanos en el exterior celebran el Día Internacional de la Infancia, como mejor lo saber hacer: asistir y preservar con calidad la vida de estos infantes en Cuba y otras naciones, pues son ellos la población más vulnerable.

Así, este día se hace un llamado a solucionar las necesidades de los más pequeños; también se rememora la labor de las personas que cada día trabajan para que los niños tengan un futuro mejor, como aquellas que con amor en la Isla los esperan en los Círculos Infantiles, Escuelas, Hospitales, casas u hogares de niños sin amparo filial, entre otras instituciones.

Sin embargo, en el mundo más de 600 millones de niños viven en la pobreza y muchos mueren cada día por causas evitables, más de 250 millones de infantes, desde cinco hasta 14 años, trabajan extensas y agotadoras jornadas laborales, otros 130 millones no reciben siquiera educación elemental, recuerda el texto del mensaje; en cambio, en Cuba  los niños tienen derecho a la salud, la educación y la protección, independientemente del lugar en el que hayan nacido.

Es preciso afirmar entonces que, en los sueños y la alegría de los niños cubanos está presente la obra de Martí y Fidel, quienes observaron en su inocencia y afectos el futuro de la Patria, de ahí la necesidad de cultivar su intelecto, escuchar sus intereses y potenciar su impronta.

José Martí en su época dijo: “para los niños trabajamos, porque los niños son los que saben querer, porque los niños son la esperanza del mundo”; “los niños saben más de lo que parece, y si les dijeran que escribiesen lo que saben, muy buenas cosas que escribirían”; “pero nunca es un niño más bello que cuando trae en sus manecitas de hombre fuerte una flor para su amiga, o cuando lleva del brazo a su hermana, para que nadie se la ofenda: el niño crece entonces, y parece un gigante: el niño nace para caballero, y la niña nace para madre”. (https://bit.ly/3doq0zI) ( https://bit.ly/303bfyx )

“¡Y nosotros queremos que todos los niños sean felices!  Para que los niños sean felices se ha luchado, para que los niños sean felices han tenido que dar su vida muchos patriotas, desde Martí, Maceo y todos los que han muerto”. (1962)

De igual manera Fidel Castro Ruz expresó en 1960: “Y en eso es en lo que más debemos pensar: en los niños de hoy, que son el pueblo de mañana.  Hay que cuidarlos y velar por ellos como los pilares con que se funda una obra verdaderamente hermosa y verdaderamente útil”. Y en 2001 señaló, “me siento orgulloso de nuestra juventud y, niñez. A este pueblo nadie lo puede llevar  por un camino que no sea el de la Revolución”. “No lo aceptaría. La garantía de la continuidad de la Revolución está en que ella es una obra de todo el pueblo”. (https://bit.ly/3gE8g5v)

Por su lado, el presidente cubano en su cuenta oficial en twitter también hizo referencia a esta efemérides:

Este día fue instituido por la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) en 1956 ─consagrado a la fraternidad y a la comprensión entre los infantes del mundo entero─, en el que se acordó que cada país debería promover actividades que involucrasen de manera directa a los más pequeños de cada casa.

Y aun cuando los cooperantes cubanos en el exterior salvan la vida de muchos niños frente a la COVID-19, es triste saber de infantes que todavía mueren o sufren por enfermedades prevenibles; mientras otros, padecen las consecuencias de la pandemia.

Por esto, los niños cubanos se sienten dichosos, aprovechan las oportunidades que brinda la Revolución, y se esfuerzan cada vez más para en un futuro no muy lejano salvar a otros pequeños y a la humanidad toda, como bien lo hacen los colaboradores cubanos.

A todos los niños de Cuba y el mundo llegue el mensaje de aliento, cariño y esperanza, a nombre de los trabajadores de la UCCM y colaboradores. ¡Felicidades en su día! Gracias por existir y darnos tantas alegrías.

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •