El país de la eterna primavera, Guatemala, ¿estos niños cuándo van a la escuela?

image_pdfimage_print

Mi nombre es Marta Alberti  Lage, hace unos años, 2012, estuve en la Brigada Médica de Guatemala, trabajando como antropóloga,  en el Departamento de Salud Mental del Ministerio de Salud Pública.

Tuve la dicha de conocer el pueblo guatemalteco, que pudiera ser similar en algunos aspectos geográficos, sociales… a cualquiera de los pueblos centroamericanos, pero la crónica que pretendo hacer no se refiere a estos aspectos generales, sino que hoy que  comienza el curso escolar en Cuba, y las calles se visten de niños en rojo, amarillo mostaza, azul, carmelita, en fin de niños y jóvenes que comienzan las clases, yo me acordé de Julito, el niño limpiabotas  que veía en  la institución donde trabajaba en la Ciudad de Guatemala.

Julito, por aquel entonces un niño de 10 años, limpiaba zapatos y automóviles, tenía dos hermanos mayores que también trabajaban allí, uno en limpieza y el otro haciendo lo mismo que él.  Pero hoy lo recordé, porque este pequeño un día me explicó que él trabajaba en la mañana  para ayudar a su mamá y por la tarde iba a la escuela, pero también me dijo que no sabía hasta cuándo podría asistir, porque cada vez necesitaba más dinerito para la familia.

Lastimosamente perdí la foto que nos hicimos  y conservaba con cariño, hablábamos con frecuencia  porque era un muchacho, (hoy me lo imagino joven) muy educado, respetuoso, medido en el trato con todas las personas  y durante dos años, viéndolo casi diariamente, solo una vez, lo vi jugando a la pelota con su hermano, el resto del tiempo era trabajando, o buscando a quien ayudar por unos pocos quetzales.

Debe haber terminado la primaria, pero ¿cómo podrá hacer la secundaria, el Pre, una carrera universitaria? Mis compañeros del Programa de Salud Mental trataron de ayudarlo, pero se hizo muy difícil; recuerdo entonces, que no es ayudar solamente uno, son cientos.

Volcán de agua

De las cosas que recuerdo  de Guatemala, donde me sentí tan bien con mis compañeros de trabajo guatemaltecos,  en días como hoy, que comienzan las clases, está mi amigo Julito, sus hermanos y la madre que no conocí.

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •