El Che se multiplica en los integrantes de Cubacoopera

image_pdfimage_print

Desde las Brigadas Médicas Cubanas (BMC) en el exterior llega un rayo de luz, con esperanza, solidaridad y humanidad, para rendir homenaje a Ernesto Che Guevara. Y así el Guerrillero Heroico se multiplica en los integrantes de Cubacoopera ante la COVID-19 por el Mundo.

Una muestra de admiración y respeto de los integrantes del “ejército de batas balncas”, quienes salvan vidas por amor, solidaridad y humanidad.

Mensajes

La BMC de Timor Leste dice: El Comandante Ernesto Che Guevara es un paradigma en momentos tan difíciles para salir adelante. Su virtud de entrega a la lucha contra la injusticia y opresores incita a vencer cualquier obstáculo.

En Venezuela los colaboradores afirman: Estos son héroes que honran la memoria del Che cuando salvan vidas contra la COVID-19 en la zona roja del Centro de Diagnóstico Integral (CDI) Ranche Grande, estado Zulia.

Nuestros valientes: Dr. Yoandris Feria Moreno y la Lic. Yudisleysis Hernández Cañate.

Héroes que no tienen capa ni espada, no poseen súper poderes; pero tienen el corazón y el alma pura y comprometida para salvar vidas, al enfrentar la pandemia en la zona roja.

Valientes del Centro de Diagnóstico Integral (CDI) José Gregorio Hernández, Valera II, estado Trujillo.
Desde Jamaica aclaman: “El mejor homenaje, el diario cumplimiento del deber”

Los cooperantes de Trinidad y Tobago señalan: “Aquí se queda la clara, la entrañable transparencia de tú querida presencia COMANDANTE CHE GUEVARA”.

Gloria eterna al Cmdte Ché Guevara!!!

Y en Argelia los profesionales de cubacocoopera entregan este emotivo regalo: “Y a ti, Che, quiero pedirte la bravura, la intrepidez feroz de tus hazañas. Dóname la confianza interminable, la seguridad infinita y el amor inagotable por la libertad. Déjame creer que todavía vagas por los polvorientos caminos de Latinoamérica en una destartalada motocicleta y que tu luz se multiplica en las miles de velas que te invocan. Así deseo recordarte, Che, en combate o cargando sacos a la espalda, donde no importó el asma o las heridas, cuando te impusiste eternizar la estrella que ilumina y mata. Pero, sobre todo, entrégame tu convicción de hombre mítico y la perseverancia inextinguible de tu especie como para nunca dudar… de que seremos, como tú, algún día”.

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Top