[:es]El adolescente y las flores de bach[:]

image_pdfimage_print
[:es][:es]
Tomado de: SaludTerapia ||
El Dr. Edward Bach, estableció que su obra basada en los 38 principios florales que estudiaba, buscaba un equilibrio del individuo partiendo del reconocimiento de los conflictos internos a los que ese individuo estaba siendo sometido.
adolescentes
En resumen, esta terapia floral buscaba solventar de forma natural los conflictos internos propios de la evolución del ser humano a lo largo de su trayectoria vital. La etapa en la que empezamos a mirar cara a cara a esos conflictos en la adolescencia.

En este artículo partimos de la premisa que es el propio paciente el que debe actuar y equilibrar esos conflictos y que lo único que harán las Flores de Bach será abrir un posible camino que facilite la solución y equilibrio de ese conflicto.

Deberemos trabajar con un niño que ha dejado de ser niño para mostrar signos de rebeldía ante el hecho de abandonar esa niñez y enfrentarse a una nueva etapa, pero controlado todavía por padres, profesores, sociedad, etc. Nos encontramos ante un individuo que empieza a desarrollar sus propias ideas y que no consiente la imposición de las ideas o valores de los demás aunque sean para su propio beneficio.

Falta de responsabilidad

Si nos encontramos ante un adolescente que no se responsabiliza de sus asuntos, de sus pertenencias, de su salud o de su higiene, podemos ayudarle con los beneficios que aporta la flor Willow (Sauce).

Según el Dr. Edward Bach en su obra “Los 38 Remedios” Willow está dirigida:

“Para quienes han sufrido una adversidad o una desgracia y les resulta difícil aceptarla sin quejas o resentimientos, pues juzgan la vida por el éxito que aporta. Les parece que no se merecen un revés tan grande, que es injusto, y se vuelven amargados. Suelen perder interés y mostrarse menos activos en las cosas de la vida que antes les gustaban.”

¿Qué liberamos con Willow?

Willow libera al adolescente del resentimiento que ejerce sobre las figuras de autoridad ya que se siente sometido por ellas. Elimina esa autocompasión propia de la adolescencia en la que el individuo se coloca como víctima de todas las personas que le rodean. La toma de Willow nos permite disolver la amargura que provoca el resentimiento y devolver el humor de la infancia.

El adolescente suele pensar o verbalizar una serie de letanías recurrentes que Willow puede neutralizar. Estas letanías son del tipo: “¿por qué todo me pasa a mi?, todo el mundo está en mi contra, etc.”. Es decir el adolescente se sitúa en la negatividad lo que aumenta su rencor e ira que focaliza en la suerte, salud, felicidad o amor. Este resentimiento alimentara al mal humor y la irritabilidad.

Willow traerá al adolescente de vuelta a la positividad perdonando el rencor y la negatividad. Le permitirá disfrutar de la vida y manejara su futuro olvidando su papel de víctima.

Willow o Sauce, es un árbol muy fácil de reconocer ya que en invierno adquiere un color casi dorado. Le favorece el clima húmedo y sin excesiva altitud. Da lugar a dos tipos distintos de flores unas masculinas y otras femeninas que se desarrollan en árboles distintos.

Estado de Willow Willow en virtud es una emoción o cualidad relacionada con la responsabilidad. En defecto Willow es una emoción que vuelca su rencor hacia el resto del mundo exterior a través de pensamientos y actitudes negativas y destructivas.

Si no atajamos en la adolescencia, una posible cronificación de estas emociones de Willow en negativo, podemos llegar a encontrarnos con un adolescente que no es capaz de analizar las situaciones que le generan ira o negatividad y que su vida se desarrollara de forma más cómoda en el papel de víctima gruñona.

Un adolescente Willow está constantemente exigiendo a los demás pero no quiere dar nada que le suponga un verdadero esfuerzo o compromiso. Esto provoca que los adultos que le rodean cada vez se relacionen menos con el provocando un muro de fría distancia que lo aísla de aquellos que antes le proporcionaban amor y seguridad.

Síntomas Willow

  • El adolescente siente que se le trata de forma injusta lo que provoca rencor y amargura sobre la vida.
  • El no es responsable de lo que ocurre la culpa es de los demás o del destino.
  • Exige a los demás pero no está dispuesto a entregar o dar.
  • Necesita constantemente que le ayuden.
  • Es pesimista.
  • Envidia la vida y la suerte de los demás
  • Muestra ira y rencor pero no tiene situaciones en las que explote. Se mantiene controlado.

El cambio en Willow

  • Se responsabiliza de sus acciones.
  • Deja de actuar como víctima y comienza a dirigir su futuro.

Cómo ayudar a Willow

  • Practicar la meditación guiada.
  • Involucrar al adolescente en responsabilidades que exijan el cuidado de otros, animales, hermanos pequeños,…
  • Realizar actividades grupales.
  • Enseñarle a realizar una reprogramación positiva a través de frases de crecimiento y sanación.

Con esto conseguiremos que el adolescente se involucre y responsabilice de esta etapa que le toca vivir y acepte su papel en el mundo.

user-profile

Autor: Centro de Terapias Aitalán

[:][:]
Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Top