Dos pensamientos unidos por amor a África

image_pdfimage_print

Fuente: Departamento de Docencia de la UCCM.

Para conmemorar el Día de África cabe recordar a Fidel Castro Ruz y Nelson Rolihlahla Mandela, quienes contribuyeron a la victoria de los pueblos africanos y su desarrollo con hechos y no con palabras.

En ambos no primó el egoísmo ni el interés mercantil, sino su preocupación por lograr la unidad entre las naciones africanas con Cuba y otras regiones, así como la convicción de que un mundo mejor es posible.

“El personal médico que marcha a cualquier punto para salvar vidas, aún a riesgo de perder la suya, es el mayor ejemplo de solidaridad que puede ofrecer el ser humano, sobre todo cuando no está movido por interés material alguno. Sus familiares más allegados también aportan a tal misión una parte de lo más querido y admirado por ellos. Un país curtido por largos años de heroica lucha puede comprender bien lo que aquí se expresa”. Afirmó Fidel

Y prosigue cuando la guerra en Angola “…no nos llevaremos absolutamente nada, porque no somos imperialistas, ¡somos revolucionarios, somos internacionalistas!”; el imperio no pudo alcanzar sus propósitos de desmembrar Angola y escamotear su independencia”. Luego, explicaría sobre la formación de médicos a decenas de miles de jóvenes de otros países, “en cualquier apartada aldea de África, un médico cubano puede recibir a un joven de la propia aldea o del municipio, con enseñanza equivalente a doce grados escolares, e impartirle los conocimientos de su profesión utilizando videos y computadoras que reciban energía de un pequeño panel solar, sin que el joven tenga que salir de su región natal, ni contaminarse con los hábitos de consumismo de las grandes ciudades.”

“Ya nadie podrá sabotear la cooperación de Cuba con otros países del Tercer Mundo.  Hechos y no palabras.  Acción rápida y no esperar para las calendas griegas cuando hay seres humanos de países pobres que están muriendo todos los días a todas horas.  A la formación de médicos con espíritu de sacrificio, solidario y abnegado, nuestro pequeño país presta igualmente un especial apoyo.  Avanzar es posible, derrotar calamidades y aliviar la tragedia humana que abate a tantos cientos de millones de personas, no son metas inalcanzables.”

“En una aldea de África —como ya hemos dicho y diremos cuantas veces sea necesario—, un médico internacionalista cubano puede formar a la vez a varios excelentes médicos junto a él, en el mayor laboratorio del mundo, que es la comunidad, y combatir en ella los padecimientos concretos de cada región específica de África. Los libros que ese médico lleve consigo servirán como un fondo común de conocimientos.”

Respecto a Timor Leste diría Fidel, “…los médicos cubanos abandonaron a sus pacientes, que eran todos los habitantes de la pequeña nación. Allí quedó el personal que los sustituyó. Esos sí son médicos y graduados cubanos, de los cuales hay miles, que el imperio hace indecibles esfuerzos por sobornar, alcanzando exiguos resultados. […] Ningún otro país del hemisferio occidental o del mundo posee semejante riqueza. Hoy formamos a cientos de jóvenes timorenses en nuestras facultades de Medicina. Los médicos que acaban de regresar muestran un ejemplo de lo que puede la conciencia.”

“Todo lo que se haga por la humanidad, es lo que puede dar sentido a la vida de un revolucionario. Es lo único que nos permite poder sentirnos miembros de la familia humana”, señaló Fidel.

De la relación especial entre Cuba y Sudáfrica, Nelson Mandela dijo (26 de julio de 1991): “Los internacionalistas cubanos hicieron una contribución a la independencia, la libertad y la justicia de África, que no tiene paralelo por los principios y el desinterés que la caracterizan. ¿Qué otro país puede mostrar una historia de mayor desinterés que la que ha exhibido Cuba en sus relaciones con África? En la historia de África no existe otro caso de un pueblo, que se haya alzado en defensa de uno de nosotros, como Cuba”.

Y en la Conferencia de Solidaridad Cubana-Sudafricana de 1995 Mandela refirió que “los cubanos vinieron a nuestra región como doctores, maestros, soldados, expertos agrícolas, pero nunca como colonizadores. Compartieron las mismas trincheras en la lucha contra el colonialismo, subdesarrollo y el apartheid… Jamás olvidaremos este incomparable ejemplo de desinteresado internacionalismo”. “…Nosotros en África estamos acostumbrados a ser víctimas de los países que quieren apoderarse de nuestro territorio o subvertir nuestra soberanía. En toda la historia de África es la única vez que un pueblo extranjero se ha levantado para defender a uno de nuestros países.”

Aun cuando no se reflejan en este pequeño texto todas sus ideas, acciones y estrategias por el bienestar de los pueblos, si se constata la relación de respeto y consideración de estos líderes por África.

Bibliografía

Acto por el aniversario 30 de la Misión Militar cubana en Angola y el aniversario 49 del desembarco del Granma, 2 de diciembre de 2005.

Carta y nota del Comandante en Jefe a la Mesa Redonda, del 12 y 13 de diciembre del 2007 y su respuesta en la Mesa Redonda Informativa del 25 de abril del 2001 a las declaraciones realizadas por el Primer Ministro de Canadá, Jean Chrétien, durante la III Cumbre de las Américas La historia dirá quién tiene la razón, 12 de diciembre de 2007

Discurso en la inauguración de la Escuela Internacional de Educación Física y Deportes.

Discurso pronunciado al Clausurar la Sexta Conferencia Cumbre de los países no alineados, en el Palacio de las Convenciones, 9 de septiembre de 1979

El submarino inglés, 21 de mayo del 2007

La hormiga y el elefante, 18 de junio de 2008

Reflexión: “Los cristianos sin Biblia”, 2 de marzo de 2008

Sed de sangre (I), 15 de marzo de 2008

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •