Donde la vida de un niño vale más que un imperio

image_pdfimage_print

Fuente: Brigada Medica Cubana en Burkina Fasso

No es secreto todo lo que ha hecho y hace la Revolución cubana a favor de la atención, educación y preparación de los niños, donde radica el futuro de la patria. La historia de la Revolución está ligada a la protección y cuidado de los menores de la sociedad cubana, a pesar de bloqueos y dificultades económicas, nunca se ha dejado a la deriva la atención a las jóvenes generaciones que marcan el porvenir de la nación.

Todo el esfuerzo está puesto en lo más noble y tierno de la sociedad y se fortalecen la protección de sus legítimos derechos y protección. Es un valor adquirido por la sociedad y toda su estructura institucional a favor de la protección y preparación de las nuevas generaciones, como estrategia dirigida al futuro de la sociedad cubana y su desarrollo integral

Sobre ese principio están formados nuestros profesionales de la salud, los cuales llevan en sus corazones el valor de un niño en cualquier sociedad o región del mundo donde brindan sus servicios solidarios.

La odontóloga Gretel y su amuleto …

Autor: Beatriz Vaillant Rodríguez ACN 29 May.

La Dra. Gretel Moraguez Perelló guarda con celo su amuleto burkinés, obsequio de una familia agradecida con la odontóloga cubana que salvó a su hijo.

Desde hace tres años y medio integra la Brigada Médica Cubana (BMC) en Burkina Faso y se desempeña como estomatóloga en Uagadugú, capital de esa nación de África Occidental.

En diálogo con la Agencia Cubana de Noticias, la odontóloga considera su primera experiencia internacionalista como una escuela personal y profesional, además de la posibilidad para reafirmar los principios de solidaridad y humanismo en los cuales se basa la medicina y Revolución cubanas.

Madre de dos jóvenes, una estomatóloga y un futuro enfermero, mucho tiene para contar esta santiaguera sobre la atención a los burkineses, pero la historia con el niño de cuatro años del interior del país, la marcó profundamente.

Vía WhatsApp narra la llegada a su consulta de una madre con su pequeño que llevaba seis meses con rinitis crónicas e infecciones nasales repetitivas, cuyo grado de fetidez le impedía alimentarse y era víctima de la marginación entre los miembros de su aldea y su propia familia.

Los padres de la criatura asistieron a varios centros de salud y tradicionales en busca de la cura, sin resultado alguno, hasta que se enteraron de la existencia de la especialista cubana, en la capital.

Moragues Perelló acota que se trataba de una familia con muy pocos recursos y el niño se mostraba bastante desconfiado, apenas permitía el examen, quizás por las manipulaciones anteriores, al parecer, muy traumáticas para su corta edad.

Tales circunstancias, unidas a lo incomprensible del dialecto, complejizaron la evaluación clínica en un primer momento, aunque luego del trato amoroso, como si fuera mi hijo Gustavito, no hizo falta interlocutores y pude revisarlo, agrega.

Según explica ese primer examen no fue muy profundo, sin embargo, debido a los signos encontrados, la anatomía buco-dental y la edad del menor no le pareció que se tratara de un diente ectópico humano y sí de un cuerpo extraño e inmediatamente indicó radiografía simple facial.

En efecto, el supuesto incisivo correspondiente a uno de mayor edad que la del paciente, se encontraba en una posición distinta a los de naturaleza humana, y ello corroboró su impresión diagnóstica y la efectividad del método clínico, aprendido y muy utilizado por el personal de salud de la Isla, sostiene Moragues Perelló.

De conjunto con el cirujano de la BMC exploró la zona afectada y lograron extraer el objeto extraño: un diente animal, presumiblemente de cocodrilo.

Movidos por la alegría, los familiares realizaron su ritual mágico-religioso en la misma consulta y le solicitaron a la cubana el cuerpo extraño recién extirpado.

Para su sorpresa, tiempo después regresó el niño a la consulta con el diente de cocodrilo y lo regaló, como protección de sus ancestros, a la doctora cubana que cuida de su pueblo.

Ella, la estomatóloga y también profesora de los primeros seis odontólogos graduados en Burkina Faso, conserva su amuleto con el amor y sensibilidad que merece y lo valora entre los recuerdos más lindos y preciados de ese país y continente. .

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Top