Díaz-Canel en Mesa Redonda: “Levantar obras más hermosas donde el tornado dejó destrozos”

image_pdfimage_print

Tomado de Cubadebate ||

La estrategia del Gobierno cubano fue salvar vidas, evitar nuevas víctimas, cuantificar daños, comenzar a restablecer servicios básicos, atender a los damnificados, planificar y organizar, dar prioridad a los más vulnerables con sensibilidad y eficacia, tramitar sus necesidades e informar al pueblo, precisó Miguel Díaz-Canel, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, este miércoles en la Mesa Redonda especial que analizó la recuperación de La Habana tras el tornado del 27 de enero.

Desde el Palacio de la Revolución, acompañado por el Consejo de Ministros y otros dirigentes cubanos, el jefe de Estado aseveró que aprendimos de Fidel y Raúl a defendernos, “a levantar obras más hermosas donde el tornado dejó destrozos”.

Díaz-Canel agradeció la posibilidad que le ofrecía el programa radiotelevisivo Mesa Redonda para informar al pueblo. En su nombre y del Gobierno, el Partido, el Consejo de Ministros y las organizaciones de masas, reiteró las condolencias a las familias que han tenido que lamentar pérdidas de vidas, lesiones y afectaciones materiales.

Este evento se diferencia muchísimo de otros que estamos acostumbrados a asumir en los planes de prevención de riesgo y de recuperación por afectaciones de fenómenos atmosféricos, porque un tornado no se puede predecir como los ciclones u otro tipo de meteoro, explicó el Presidente.

A partir de las valoraciones del Instituto de Meteorología y el Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil —dijo—, se había dado información que ese domingo iba a haber un clima inestable, con afectación por tormentas eléctricas y altas probabilidades de lluvias. Por eso se tomaron medidas, entre ellas no realizar ese día la Marcha de las Antorchas, como tradicionalmente se hace el 27 de enero para esperar el natalicio de Martí.

No estábamos desprevenidos, lo que no podíamos era anticipar, adivinar, ni predecir que se podría formar un evento de esta magnitud, un tornado EF4 en la Escala de Fujita, cuando uno similar sólo había pasado por Cuba en la década del ‘40 del pasado siglo, en Bejucal, un fenómeno novedoso”, recordó.

Durante unos 20 minutos se trasladó por una franja bien delimitada, con efecto devastador por más de 20 kilómetros, afectando a cinco municipios, un número importante de viviendas, entre ellas de Tipología 1 (casas de hormigón, mampostería, ladrillos y bloques).

El mandatario destacó la respuesta inmediata, en primer lugar de los dirigentes, de los cuadros de dirección del Partido y el Gobierno de la capital, y del Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil, quienes en cooperación con todos organismos de la Administración Central del Estado, en la madrugada del día 28 de enero, protagonizaron el enfrentamiento a la situación de desastre.

Resaltó la rápida actuación de los bomberos, rescatistas, servicios de emergencias de la Salud Pública, de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y el Ministerio del Interior. Como complemento esencial mencionó a la población, que desde el primer momento estuvo ayudando a las personas que estaban en una situación compleja.

Reveló que, antes de dirigirse -en la madrugada del 28 de enero- a las zonas afectadas, conversó con los principales dirigentes del Partido y el Gobierno de la capital, que ya habían recorrido los sitios más destruidos por el tornado, y ellos le ofrecieron las primeras impresiones acerca de los daños.

“Las primeras imágenes en la oscuridad de la noche eran tétricas. La magnitud de las afectaciones incalculable: techos de placas destruidos, postes caídos, lugares que parecían bombardeados, la población sufriendo los daños, personas muy afectadas psicológicamente”, recuerda Díaz-Canel.

Asegura que haber definido de inmediato lo que había que hacer, con todos los dirigentes y autoridades presentes en las zonas afectadas, permitió organizar la estrategia de acción y tener una magnitud de las afectaciones. Actuar temprana y oportunamente dio la posibilidad de avanzar rápido en el proceso de recuperación.

Tras las declaraciones de los ministros, Díaz-Canel intervino al cierre de la Mesa Redonda: dos horas no son suficientes para hablar de la recuperación de La Habana, alertó.

“Es necesario más tiempo para reconocer a todos los protagonistas; no debemos desconocer a nadie en su esfuerzo y en su entrega. Creo que la semana que viene debemos realizar otro programa, seguir aclarando aspectos en los que tienen duda la población, seguir planteándonos prioridades, seguir anunciando por dónde vamos en la recuperación de las afectaciones y también para que puedan dar sus vivencias otras de las personas e instituciones que han estado trabajando”, dijo.

Se han vivido jornadas intensas de trabajo, disciplina, solidaridad y cooperación –enfatizó-, “en las cuales ha existido un llamado permanente a la sensibilidad de los funcionarios para que no se creen esas molestias que en ocasiones la población nos plantea; y también un llamado permanente a la paciencia y la comprensión de la población, porque el daño fue grande y no se pueden recuperar en un día ni dos”.

“Vamos a estar trabajando intensamente durante meses con la certeza de que aunque el tornado nos afectó, el 500 aniversario de La Habana va, porque se trabaja para eso, y todo lo que se haga como parte de la recuperación también será como parte de la celebración”, afirmó.

Resaltó la solidaridad de los países hermanos, de organizaciones internacionales, de instituciones y empresas extranjeras que están aquí en Cuba.

Anunció que en el próximo programa hablarían sobre las experiencias que han sacado de esta situación excepcional y cómo se incorporarán a los planes de reducción de desastres en el ejercicio Meteoro que se realizarán este año en el país.

“Está demostrado en las palabras de Palmero por qué no se podía renunciar a la Marcha de las Antorchas. Por qué a un gesto tan unitario y tan martiano no se podía renunciar; porque a nadie le puede quedar duda que la marcha encendió más los ánimos dispuestos a trabajar en la recuperación”, puntualizó.

Advirtió que los enemigos trataron en las redes sociales de desunir, de confundir a la población, de sembrar desidia y mentira, “pero la mentira tiene las piernas cortas, mucho más cuando hay un pueblo como el nuestro que puede dar una respuesta”.

Antes del cierre de la Mesa Redonda, señaló que Raúl y Machado Ventura han estado pendientes y atentos a todo cuanto acontece. Invitó a cerrar esta emisión especial con  la canción Ánimo gente míade Silvio (Rodríguez) y Los Novos, que dice: “A la noche más negra siempre le amanece el día”.

Origen: Cubadebate

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Top