Cuidemos nuestros corazones

image_pdfimage_print

Para controlar el riesgo cardiovascular se recomienda medir la presión arterial, medir el azúcar y los lípidos en sangre, pues la hipertensión (que puede ser asintomática), la diabetes y el colesterol alto, pueden ser causa de infartos de miocardio (1) o accidentes cerebro vasculares (2).

A su vez, la Organización Panamericana de la Salud reconoce la importancia de trabajar en la creación de políticas efectivas para reducir la ingesta de sal, fomentar la actividad física y avanzar en la prevención y control del tabaquismo. Estas son algunas de las medidas que promueve el Plan de Acción regional para la prevención y control de las enfermedades no transmisibles.

Reducir la mortalidad por enfermedades cardiovasculares es ineludible para lograr disminuir en un 25 por ciento la mortalidad prematura por enfermedades no transmisibles para el año 2025, según el compromiso adquirido en el Plan Mundial de Prevención y Control de Enfermedades No Transmisibles.

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Top