Cuba y su “manía” hermosa de ayudar

Tomado de: Cubahora

Me conecto y un mensaje salta en mi chat: “Leti, voy camino a La Habana para salir para Bahamas”. ¿Cómo es eso? ¿Dónde estás? ¿Cuándo es la cosa?, pregunto en retahíla del lado de acá de la pantalla.

Respiro y pienso. Ciertamente no debiera extrañarme. Primero, es Cuba
y su “manía” hermosa de ayudar; luego, es la doctora Ana Maris Machado,
un ser de otro mundo que me regaló Haití cuando era infierno de este mundo, mucho más después del terremoto del año 2010, ese que apagó en segundos la vida de más de 250 mil personas.

Estaba en La Habana; me llamaron como a las tres de la tarde para
preguntar mi disposición; salí para Cienfuegos; recogí mis cosas y ahora
estoy regresando a La Habana; me cuenta rápido porque viene por la
Autopista, la conexión no es buena a veces y los datos móviles hay que
ahorrarlos.

Conocí a Ana en un quirófano “inventado”. Con una fuerza sobrehumana
intentaba poner en su lugar un hueso. Entonces era la única mujer
ortopédica de la brigada médica cubana que fue a sanar en Puerto
Príncipe. Recuerdo que era su tercer sismo. Ella, que había sido
fundadora de la Brigada Henry Reeve, sabía que cada vez que ocurría un
desastre podía sonar el timbre de su teléfono.

Aquella vez me contó: “Cuando llegué al Anexo, 24 horas después de la
catástrofe, me dediqué a los niños. Montamos tres mesas quirúrgicas
más, y en una de ellas priorizamos a los pequeños. Es muy difícil ver
cómo un niño pierde una pierna, muchos llegaban mutilados. En Cuba es
muy raro ver una amputación de un niño, las más frecuentes son por
tumores pero traumáticas casi nunca vemos. Eso te hace más sensible,
pero aquí no tenías tiempo ni de sensibilizarte, porque estaba en riesgo
la vida del niño”.

Hoy ella comienza su camino hasta Bahamas,
en su quinta misión con la Henry Reeve. Esa es la única ayuda que Cuba
puede prestarle a sus hermanos del Caribe. Pero sé que en las manos de
Ana van mucho más que soluciones médicas.

¿Cómo dejaste a la niña?, le pregunto. Su niña es una mujer, pero
cada vez que mamá sale de viaje se preocupa: “Bueno, ya tú sabes. Me
arregló todo con carita, pues se queda sola”.

Antes de desconectarse le arranco una promesa: ¿Me escribirás desde
allá para irme contando y poder escribirlo acá? “Así será, escríbele al
Juve si lo ves y dile. Juvenal Balán Neyra es el dueño de la foto que
acompaña estas letras.

Cuídate mucho, le digo, y me quedo con la sensación de que a esta Isla mía le sobran los tesoros. Ana es uno de ellos y en unas horas estará sanando en Bahamas.

Autor: Leticia Martínez