Apoyo a las nuevas disposiciones ante la COVID-19

image_pdfimage_print

El personal de Salud de CubaCoopera—que incluye a los trabajadores de la Unidad Central de Colaboración Médica (UCCM) y misiones médicas en el exterior— apoya las nuevas disposiciones emitidas ayer en el espacio radio-televisivo de la Mesa Redonda, por el Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, y el Primer Ministro, Manuel Marrero Cruz, sobre la nueva etapa de enfrentamiento a la COVID-19 en el país, la vida económica de la nación y otros temas de interés.

Díaz-Canel hizo alusión a los tres frentes de trabajos que en estos momentos abordamos entre todos: “el enfrentamiento a la pandemia, la denuncia al bloqueo y la persecución financiera y la implementación de la estrategia económica y social”. 

Se refirió al enfrentamiento a la COVID-19, estrategia “eficaz y con resultados”, concebida con la experiencia de la Salud cubana en el país y en el mundo, y también con  el aporte de la comunidad científica y el trabajo mancomunado de las organizaciones de masas y políticas, del pueblo en sentido general.

El presidente cubano subrayó el aporte científico en el combate a la COVID-19. “Más de 13 biofármacos —adelantó— están en ensayos clínicos”, “trabajando la ciencia de manera muy innovadora e integral”.

“No han colapsado nunca nuestras unidades de cuidados intensivos. Ninguna muerte se ha producido, como ha ocurrido en otras partes del mundo, por dicho colapso. En este momento, precisamente, tenemos un crítico y un grave”, acotó.

Tampoco, agregó, se reportan niños, embarazadas ni trabajadores de la Salud fallecidos en Cuba, aunque lamentó la muerte de cuatro colaboradores de la salud cubana fuera del país.

También destacó el excelente trabajo de los médicos, personal de enfermería, científicos, técnicos de laboratorio y de casi todos los sectores, lo mismo fuera que dentro del país, así como reconoció el papel de los jóvenes, profesionales y estudiantes y la participación de los gobiernos provinciales y municipales, las organizaciones políticas y de masas y el pueblo.

El mandatario dijo que la planificación, “un elemento propio de nuestro sistema, a veces muy criticado por algunos”, es el que puede explicar el principio de justicia social imperante en medio de esta situación; que “se haya podido mantener, a veces sin satisfacer, las entregas normadas, las ofertas alimenticias y de aseo, en un contexto de cierre de fronteras, de contracción del mercado y de absoluta persecución económica y financiera del gobierno de los Estados Unidos”.

“Es casi un milagro, lo que pasa es que detrás de ese milagro hay una idea que defender, hay experiencias, baluartes, el pensamiento de Fidel, del Che y del General de Ejército Raúl Castro”.

Habló de las acciones de persecución financiera, campañas de descrédito a la Revolución y sus principales dirigentes, que apuntan a quebrar la unidad, intoxicando todos los espacios en los que trabajamos, y también en los prejuicios que aún no ha superado nuestra sociedad, como el racismo, la violencia contra la mujer, el reconocimiento a la comunidad LGTBI. 

“Hay un virtual ejército mercenario viviendo al amparo de una campaña pagada para pagar a los que se enfrentan a intelectuales o artistas comprometidos con la Revolución o personas que se han negado a atacar. Casi se promueve un linchamiento virtual que apela a cualquier recurso por denigrar, para silenciar voces y debilitar liderazgos”.

Como decía Frei Betto, “más que redes sociales, son redes digitales, porque muchas veces se comportan a veces de una manera antisocial”.

Por esa vía también se ataca constantemente las principales fuentes de ingreso del país para estrangularnos: la Salud, el turismo, las remesas, entre otros. 

Díaz-Canel reiteró que el propósito no está oculto. “Están tratando de promover un estallido social en Cuba, como parte de intereses puramente electorales y para quedar bien con la mafia anticubana radicada fundamentalmente en Miami”.

“La crueldad con que el Gobierno de la más poderosa nación de nuestra época bloquea a un pequeño archipiélago del Caribe, ¿qué es lo que logra? Con ello Estados Unidos se demerita, ridiculiza y aísla. Les debería dar vergüenza, con esta Isla que nunca se ha rendido ni se rendirá. No han logrado ningún éxito en esa política. Solo han recibido reveses y más reveses”.

Sobre el recrudecimiento del bloqueo, apuntó que por violar regulaciones de esa política unilateral se han impuesto durante 2020 fuertes multas a tres entidades norteamericanas. Durante el mandato de Trump suman 21 las penalidades de este tipo, con un monto de más de 3 000 millones de dólares. Desde 2019 hasta la fecha el Gobierno de EE.UU. ha aplicado 121 medidas punitivas contra Cuba.

Momentos de la intervención del Primer Ministro

El primer ministro Manuel Marrero recordó que en el mes de diciembre del 2019 el país emitió una alerta temprana por la aparición en China de una enfermedad desconocida. 

Entre otras cosas, Manuel Marrero se refirió al 30 de enero, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la COVID-19 como una emergencia de salud pública internacional y a partir de ahí el gobierno cubano hizo el primer plan de control y enfrentamiento a la pandemia. Luego, el 3 de marzo, el Buró Político aprobó una actualización de ese plan con medidas más concretas, con 497 acciones.

Marrero sostuvo que se ha trabajado teniendo en cuenta los resultados en la primera etapa antes del rebrote, y el plan de medidas que se tomó para la recuperación de la pandemia. Ahora, informó, se aprobó un plan para enfrentar la nueva normalidad, a partir de los conocimientos de los científicos y personal de la salud.  

“Aquí no se ha estado improvisando. Todo el trabajo ha sido conducido por los gobiernos a nivel de territorio y del país”, manifestó y agregó que esta experiencia acumulada, las  capacidades que hemos ido adquiriendo y los recursos tecnológicos y de infraestructura, permiten a la Isla pasar a otra etapa.

Manuel Marrero destacó que en todo el sistema de salud cubano se mantiene como prioridad la innovación, investigación y el desarrollo de nuevas tecnologías. Esos elementos —dijo— resultaron vitales en el enfrentamiento a la pandemia durante todos estos meses y el país los mantendrá como una prioridad.

Ofreció otras precisiones en materia laboral, del transporte y el curso escolar y su garantía, la recreación, e insistió en la necesidad de modificar comportamientos, adoptar un mayor autocuidado y responsabilidad.

“ El objetivo de todas las disposiciones es garantizar la salud del pueblo, y a la vez reactivar la actividad económica y social, sobre la base de la estabilidad epidemiológica”.

Los resultados dependerán de la participación activa y responsable del pueblo, con el protagonismo de los organizaciones de masas, el seguimiento y el control del gobierno y la certera conducción de nuestro Partido”, concluyó.

Al finalizar este espacio, el Presidente de la República agradeció al pueblo en nombre del General de Ejército Raúl Castro Ruz, del Partido y el Gobierno.

Resaltó el apoyo de miles de miles de personas de diferentes sectores. “Inspira ver cómo gente común han arrimado el hombro para mantener lo imprescindible, porque saben que de eso depende la vida de sus compatriotas”.

Díaz-Canel recordó una frase de la recién concluida serie de televisión La otra guerra y la comparó con los cubanos que acompañaron, creyeron, confiaron y lucharon para vencer a la pandemia: “Yo no fui un héroe, pero estaba allí”.

Al respecto, resaltó que vivimos momentos de potenciar la buena voluntad por hacer, la energía para crear y la unión de propósitos para salir adelante.

“La nueva normalidad nos impone y nos exige muchos retos en materia de responsabilidad. No son tiempos del anhelado abrazo físico, pero sí de ofrecer un gesto que exprese un abrazo a distancia de gratitud, reconocimiento y amor a los nuestros”, destacó.

“Hay que reconocer a todas las personas que han tributado con sus acciones y aportes al milagro de la resistencia cubana. Con ellos estamos a la vanguardia de un mundo mejor”.

Díaz-Canel reconoció la complejidad del momento, con retos y desafíos enormes, pero refirmó que no existen imposibles cuando se trabaja con unidad.

“El amor por Cuba nos une y moviliza y ese amor nos salvará. Todo pensamiento es una semilla, y pensar como país es sembrar el futuro. Cuba salva, sana y siembra futuro. “Siempre se impondrá la certeza de que el mañana depende del presente, que construimos hoy, aquí y ahora”, finalizó.

Así todas el personal de Salud de Cubacoopera apoya las nuevas disposiciones emitidas ayer en el espacio radio-televisivo de la Mesa Rodanda ante la COVID-19.

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Top