Canción en homenaje al Che Guevara, de Gerardo Alfonso

Son los sueños todavía.

Tú surgías
desde el Cono Sur

y venías
desde antes,

con el amor
al mundo bien adentro.

Fue una
estrella que te puso aquí

y te hizo de
este pueblo.

De gratitud
nacieron muchos hombres

que igual
que tú,

no querían
que te fueras

y son otros
desde entonces.

Después de
tanto tiempo y tanta tempestad

seguimos
para siempre

este camino
largo, largo,

por donde tú
vas.

El fin de
siglo anuncia una vieja verdad,

los buenos y
los malos tiempos

hacen una
parte de la realidad.

Yo sabía
bien que ibas a volver,

que ibas a
volver de cualquier lugar,

porque el
dolor no ha matado a la utopía,

porque el
amor es eterno

y la gente
que te ama no te olvida.

Tú sabías
bien desde aquella vez

que ibas a
crecer que ibas a quedar,

porque la fe
clara limpia las heridas,

porque tu
espíritu es humilde

y reencarnas
en los pobres y en sus vidas.

Después de
tanto tiempo y tanta tempestad…

Son los
sueños todavía

los que
tiran de la gente

como un imán
que los une cada día.

No se trata
de molinos,

no se trata
de un Quijote,

algo se
templa en el alma de los hombres,

una virtud
que se eleva por encima

de los
títulos y nombres.