Kit de citología

CÁNCER CÉRVICO-UTERINO: Prevenir no cuesta y la salud lo vale

image_pdfimage_print
Tomado de: Periódico Granma ||
En Cuba la salud cérvico-uterina de las mujeres está completamente garantizada, aseguró a Granma Internacional la doctora Ana Margarita Solares Asteasuanizarra, miembro titular de la Sociedad Cubana de Obstetricia y Ginecología y Profesora Auxiliar de la Universidad de Ciencias Médicas de La Habana
Kit de citología producido por el Centro de Inmunoensayo de Cuba
«El cáncer cérvico-uterino es una enfermedad prevenible», resaltó la especialista en 2do Grado en Ginecología y Obstetricia. Esta patología puede ser detectada a partir de la prueba citológica o test de Papanicolao que debe realizarse la población femenina a partir de los 25 años y hasta los 64, cada tres años como período más corto
Datos publicados a nivel mundial divulgan que este tipo de carcinoma se diagnostica anualmente en 466 000 mujeres y mueren por esta causa 231 000, de las cuales más del 80 % ocurren en los países en vías de desarrollo. Esta situación resulta más frecuente en América Latina y el Caribe, donde se calcula se presentan alrededor de 68 000 casos nuevos
La también Jefa provincial de consultas de patologías del cuello uterino y Presidente del Comité de patologías del tracto genital inferior y colposcopia, destacó los esfuerzos mancomunados del estado cubano para garantizar en cada consultorio del médico de la familia y en las instituciones de salud, los equipos y tecnologías necesarios para realizar la pesquisa nacional al ciento por ciento de las mujeres cubanas, comprendidas en el rango de edad antes mencionado.
«Desafortunadamente un 30% de ellas no acuden a realizarse la prueba citológica. Sencillamente la mujer en riesgo a padecer de cáncer está asintomática y transita por una edad que se desarrolla social, intelectual y, profesionalmente
Cuba cuenta con 46 consultas de patologías cervicales a lo largo y ancho del país con cobertura suficiente para atender a las mujeres de los 168 municipios. En todas ellas trabajan profesionales altamente calificados y entrenados para solucionar cualquier tipo de afección. Ahí se han situado equipos de alta tecnología para realizar diagnósticos certeros para una toma de decisiones rápidas.
Cuando el resultado de la prueba citológica es positivo, se le informa a la paciente una cita con el ginecólogo en el menor tiempo posible (menos de 30 días). Ahí se elabora una historia clínica, se le entrega su consentimiento informado de los exámenes y tratamientos que pudieran llevar sus patologías, se le evalúa con un examen clínico ginecológico completo más una colposcopia, para realizar la confirmación diagnóstica. Además conocerá quién será su médico y las posibilidades de consultarse con otros especialistasA continuación se elabora un programa con la conducta a seguir para brindar una atención especializada con la seguridad para la paciente y sus familiares, de que será evaluada institucionalmente con los profesionales que tienen la máxima capacitación para ello, destacó la doctora Solares, evidenciando que el país eroga cuantiosos recursos en la cura de las personas aunque los servicios se ofertan gratis a la población

ALGUNAS NOTAS

El cáncer cervical, carcinoma de cérvix o cáncer de cuello de útero, incluye las neoplasias malignas que se desarrollan en la porción fibromuscular inferior del útero que se proyecta dentro de la vagina.
Los factores de riesgo de cáncer cervical están relacionados con características tanto del virus como del huésped e incluyen:

1.    Promiscuidad en las relaciones sexuales
2.    Convivir con una pareja masculina que presenta un actuar promiscuo con varias compañeras sexuales presentes o pasadas
3.    Edad temprana en la primera relación sexual
4.    Elevado número de partos
5.    Infección persistente con un Virus del Papiloma Humano (VPH) u otros
6.    Inmunosupresión
7.    Abuso de los anticonceptivos orales
8.    Hábitos tóxicos (tabaquismo, drogas y alcohol)

Tipos
NIC (neoplasia cervical intraepitelial)

NIC I: Solo se observa displasia en el tercio inferior del epitelio. La mayoría regresan espontáneamente a los dos años, pero el 10 % progresa a NIC de mayor grado.
NIC II: Hay displasia en los dos tercios inferiores del epitelio.
NIC III: El epitelio es displásico en su totalidad. También recibe el nombre de «carcinoma in situ». La mayoría no regresan espontáneamente, y a los dos años el 10 % se ha transformado en un carcinoma invasor.

Síntomas

Las mujeres con cánceres de cuello uterino en etapa temprana y precánceres usualmente no presentan síntomas. Los síntomas a menudo no comienzan hasta que un precáncer se torna en un cáncer invasivo verdadero y crece hacia el tejido adyacente.
Sangrado vaginal anormal, tal como sangrado después de sostener relaciones sexuales (coito vaginal), sangrado después de la menopausia, sangrado y manchado entre periodos y periodos menstruales que duran más tiempo o con sangrado más profuso de lo usual. El sangrado después del examen pélvico es un síntoma común del cáncer de cuello uterino, pero no de precáncer.
Una secreción vaginal inusual (la secreción puede contener algo de sangre y se puede presentar entre sus periodos o después de la menopausia)

user-profile

Autor:

[:]
Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Top