Cambiar hábitos y estilos de vida en pro de la humanidad

image_pdfimage_print

Actualmente, en el mundo la situación es compleja, pues crecen de manera acelerada las cifras de personas confirmadas con la COVID-19, debido a que estas no renuncian a sus costumbres ancestrales; pero urge revertir esta realidad porque la humanidad lo precisa.

Sí, se impone romper entonces con algunas de las costumbres o tradiciones seculares; sobre todo porque esta enfermedad ya superó los seis millones de casos positivos, y la de fallecidos alcanza los 368 mil 944.

Por eso, es importante que se cumplan las medidas establecidas, “y si el mayor porciento de riesgo son los asintomáticos hay que protegerse porque un descuido puede provocar una transmisión de este tipo”, subrayó el Dr. Durán García en Rueda de Prensa.

Y si bien algunos países han construido edificaciones hospitalarias en tiempo récord, solicitan la ayuda de otras naciones para enfrentar esta enfermedad global, o pasan algunos a la etapa de desconfinamiento, al no cambiar sus estilos de vida, entonces, incrementan gradualmente los casos positivos por los rebrotes.

En cambio Cuba ha logrado superar esta batalla por la vida con cifras muy bajas de muertes y personas contagiadas; pero como en la confianza está el peligro, hay que insistir en la necesidad de cumplir con las medias de bioseguridad, prevención, control y contención; por eso, es significativo hacer conciencia sobre ellas, en especial, por las dimensiones de la COVID-19 y su transmisión.

Convenientemente, evitar los contactos con las gotitas que exhalamos al hablar, cantar, toser o besar, principal puerta de entrada; lavar a menudo las manos, evitar tocar la cara con ellas; no toser y estornudar sin la protección de un pañuelo, servilleta o en su defecto, hacerlo sobre la cara interior del codo, algo eficaz para evitar que el virus se transmita.

En intervenciones anteriores el ministro de Salud Publica (Minsap), Dr. José Ángel Portal Miranda, insistió además en el uso de geles hidroalcohólicos para la desinfección en las superficies con mayor concentración de hipoclorito, al 0,5 %; aclaró, que una persona infectada puede no manifestar los síntomas, y puede transmitir la enfermedad.

Por tanto, es fundamental mantener distancia de cualquier persona que tose o estornuda; acudir a servicios de salud de manera inmediata a recibir un diagnóstico y no confiarse de que es un catarro más; aislarse; usar utensilios y cubiertos y platos diferentes, son otras de las medidas para evitar el contagio.

Igualmente, usar nasobucos dentro de la vivienda para no enfermar a nuestras familias, y recomendó, además, no automedicarse, pues los antibióticos no son eficaces contra los virus, solo se usan cuando hay alguna complicación y solo bajo prescripción médica; igualmente, evitar aglomeraciones ante cualquier sintomatología respiratoria y, si viaja al exterior, aconsejó presentarse a su regreso ante el médico para que se establezca una vigilancia de 14 días en su vivienda ─más aún si viene con síntomas respiratorios─, y mantenerse informados por los medios de prensa nacionales; es fundamental garantizar la disciplina en el cumplimiento de las medidas sanitarias que se dicten, y respetar siempre el ingreso hospitalario y el aislamiento en los casos de contacto y sospechosos de la enfermedad

Por otro lado, todos los días, desde que se declaró la pandemia en Cuba, el Dr. Francisco Durán García, director nacional de Epidemiología del Minsap, en conferencia de prensa detalló que, de acuerdo con un artículo publicado sobre el tema, se siguen reportando cantidades de nuevos casos en países con poblaciones grandes como Estados Unidos, Rusia y la India. Y subrayó, mantenemos todavía las medidas de restricción e insistió, cómo a diario refuerzan las autoridades del país, en la necesidad de que la población se proteja use el nasobuco, aplique el distanciamiento social y cumpla con las medidas higiénicas.

En estos momentos, aunque es difícil desprenderse de besos o abrazos u otras prácticas que por siglos hemos efectuado, se impone ahora reflexionar, y tomar conciencia sobre las efectos o secuelas de la COVID-19, y acertar muy bien en escoger preservar la vida de los seres humanos en el planeta, y aprender a dar cariño y afecto con las miradas y gestos.

Así en especial, ayudamos desde nuestra posición, a los profesionales de la Salud, que hoy tanto en Cuba como en el exterior enfrentan desde la primera línea de combate a esta enfermedad global. En señal de apoyo, no basta entonces solo con agazajarlos, y ofrecer esos aplausos también recibidos por ellos a las 9:00pm, sino que también es importante que niños, jóvenes y adultos, en su actuar diario, cumplan disciplinadamente con todas las medidas higiénico-sanitarias señaladas.

(http://www.sld.cu/noticia/2020/06/01/superan-los-seis-millones-casos-de-covid-19-en-el-mundo)

(http://www.granma.cu/cuba-covid-19/2020-03-09/en-vivo-cuba-informa-medidas-para-enfrentar-la-amenaza-del-nuevo-coronavirus-covid-19-09-03-2020-17-03-10)

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •