BRIGADA MÉDICA CUBANA EN URUGUAY ETERNOS AGRADECIDOS.

image_pdfimage_print

Autora: Lic. Anisley Ruiz Ortega.

Aunque Cuba recuerde todos los días a su Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, este 13 de agosto, cuando se cumplen 93 años de su natalicio, será un día muy especial, porque aunque no está entre nosotros físicamente, en nuestro pensamiento y sentimiento sigue vivo, porque lo que brilla con luz propia nadie lo puede apagar.

Fidel Castro nació en una finca en la provincia de Oriente, no lejos de la Bahía de Nipe y cerca del central azucarero de Marcané el 13 de Agosto de 1926, a las 2.00 de la madrugada. Vivía entonces a orillas del camino real, se alumbraba con velas y lámpara de keroseno. Ese niño creció con una sensibilidad extrema hacia todo y hacia todos, le fascinan las ciencias, la investigación científica, le apasiona el progreso médico, curar a los niños y la realidad es que miles de médicos cubanos se hallan en decenas de países pobres curando a los niños más humildes, porque su mayor ambición fue siempre sembrar salud por todo el planeta.

El personal de la salud de Cuba ha sido capaz de hablar lenguas ancestrales de los mayas, los acentos cadenciosos del creole, de adaptarnos y convivir con tantos pueblos de la tierra, llevados por su inspiración apostólica y hemos aprendido de él su concepto de Internacionalismo.
 
Fidel es el artífice principal de la más humana de las obras, instaurar una sociedad más sana, donde vuelvan a escucharse las múltiples voces mudas de los niños que hablan desde los escombros, de padres doloridos, de pacientes que claman por ayuda, de médicos que no renuncian al consuelo y la esperanza para vencer.

Fidel sigue y seguirá vivo en la historia y la memoria de hombres y mujeres de buen corazón de todo el mundo.

La Brigada Médica Cubana en el Uruguay junto a su Misión Diplomática celebró sus 93 años comprometidos con seguir su legado como eternos agradecidos de su obra.

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •