BMC en Guinea Conakry Celebramos el Día de la Medicina Latinoamericana con mayor dedicación al trabajo.

image_pdfimage_print
Fuente : Brigada Médica en Guinea Conakry. Foto Dr Carlos J Finlay Barrés

El 3 de diciembre se celebra el Día de la Medicina Latinoamericana, establecido desde 1933, en homenaje al sabio cubano Carlos J. Finlay Barrés por sus grandes contribuciones a la salud y sus aportes para librar al hombre de los terribles estragos de la fiebre amarilla y descubrir además su agente transmisor, se le considera un benefactor de la humanidad y el más grande científico cubano de todos los tiempos.

Carlos Juan Finlay (03 de diciembre de 1833 – 20 de agosto de 1915) fue un epidemiólogo cubano reconocido como pionero en la investigación de la fiebre amarilla, y que era transmitida por el mosquito Aedes Aegypti.

Finlay nació Camagüey , Cuba. En ese tiempo Cuba era parte del Reino de España. Asistió a la escuela en Francia en 1844, pero fue obligado a regresar a Cuba después de dos años y porque la Universidad de la Habana no reconoció su crédito académico europeo, se matriculó en el Jefferson Medical College en Filadelfia, Pensilvania, que no exige requisitos previos. Se graduó de la Universidad Médica de Jefferson en 1855.

Carrera profesional  

Él fue el primero en teorizar, en 1881, que un mosquito era un portador, ahora conocido como enfermedad vectorial, del organismo que causa la fiebre amarilla: un mosquito que pica a una víctima de la enfermedad podría posteriormente picar y así infectar a una persona sana; él presentó esta teoría en el 1881 ¨Conferencia Sanitaria Internacional¨, donde fue bien recibido. Un año después Finlay identifica un mosquito del género Aedes como el organismo que transmite la fiebre amarilla.

Su hipótesis y pruebas exhaustivas fueron confirmadas  casi veinte años más tarde por la Comisión del Mayor Walter Reed, M. D., en el año 1900 que dirigió el equipo que validó esta teoría (expuesta por primera vez en 1881 por el doctor/científico cubano Carlos Finlay) que la fiebre amarilla se transmite por mosquitos, en vez de por contacto directo. Esta visión abrió campos completamente nuevos en epidemiología, biomedicina y directamente permitió la reanudación y finalización del trabajo en el Canal de Panamá. Finlay pasó a ser el oficial jefe de salud de Cuba de 1902 a 1909. Aunque el Dr. Reed recibió gran parte del crédito en los libros de historia para la fiebre amarilla, Reed acredita al Dr. Finlay como el que descubre el vector, y cómo podría controlarse.

En el Centro de la Habana Vieja en Cuba, el gobierno revolucionario en 1962 fundó un Museo de historia médica en honor de Carlos J. Finlay. En el municipio de Marianao, ahora dentro de la Ciudad de la Habana, hay un monumento en forma de una jeringa que honra al Dr. Finlay, generalmente conocido como (El Obelisco). Finlay también fue conmemorado en una estampilla cubana de 1981. Una estatua conmemorando al Dr. Finlay se encuentra en el Bayfront en la Ciudad de Panamá, cerca del canal que ayudó a hacer posible.

Finlay era un miembro Real Academia de Medicina, Física y Ciencias Naturales de La Habana. Él era fluido en Francés, Alemán, Español, Inglés y podía leer Latino. Sus intereses eran extensos y escribió artículos sobre temas tan variados como la lepra, el cólera, y enfermedades de las plantas. Su principal interés, sin embargo, fue la fiebre amarilla, y fue autor de 40 artículos sobre esta enfermedad. Fue un hombre humano, él tomó a menudo a pacientes que no podían pagar la atención médica. Como resultado de su trabajo, Finlay fue nominado siete veces para el Premio Nobel de Fisiología o Medicina, aunque nunca le fue otorgado el premio,  recibió la orden nacional de la Legión de honor de Francia en 1908.

Finlay murió de un derrame cerebral, causada por convulsiones cerebrales graves, en su casa en la Habana el 20 de agosto de 1915.

Publicado Dr. Silvio Andrés Cuellar Capote. Especialista de Primer y Segundo Grado en Cirugía General.

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Top