[:es]Fobias ¿qué son y cómo tratarlas?[:]

[:es][:es][:es]

Tomado de: SaludTerapia ||

Actualmente nos encontramos en una sociedad que dispone de información muy variada al momento. Solo necesitamos entrar en un buscador y parece que se nos abra un nuevo mundo de definiciones o situaciones.

fobias-miedos fobias-sintomas
fobias-terapias
fobias-que-son
Podemos encontrar un gran listado de fobias, algunas más comunes, como la fobia a volar (aerofobia), pero también algunas que nos pueden resultar curiosas o extrañas como al dolor (algofobia o odinofobia), a las mentiras (mitofobia), a los sonidos (acusticofobia), a los agujeros (tripofobia), etc.

Aún habiendo esta gran variedad, todas tienen elementos en común. Vamos por tanto a ver a qué nos referimos cuando hablamos de fobias y cómo se pueden tratar.

¿Qué es una Fobia?

Cuando los profesionales de la salud mental hablamos de fobia nos referimos a un miedo irracional ante un determinado estímulo que afecta de manera significativa en la vida de la persona. Es decir, se trata de un miedo intenso y exagerado ante situaciones o estímulos que no suponen un peligro real para la persona. Por lo tanto, los 3 puntos clave de la definición son:

  • El miedo se valora como desproporcionado y no justificado que provoca una serie de síntomas de ansiedad de elevada intensidad.
  • Ha de haber un estímulo que provoque nuestra reacción o respuesta de ansiedad
  • Provoca interferencias en la vida de la persona ya sea por las conductas evitativas como por las conductas compensatorias.

¿Qué síntomas tiene una fobia?

Primero de todo, las fobias tienen una base ansiosa por lo que al activarse el miedo se inicia todo un proceso que responde a la psicofisiología de la ansiedad proporcionando síntomas físicos como: sudores, temblores, escalofríos, boca seca, falta de respiración, taquicardia,…

Por otro lado, existe una parte cognitiva que acompaña a las fobias por lo que los pensamientos de esos momentos también presentan una connotación negativa que permiten aumentar el miedo.

Para acabar, ante dichas respuestas físicas y cognitivas, reaccionamos de una determinada manera llevando a cabo conductas mayormente de evitación para alejarnos o evitar el estímulo desagradable. Estas conductas, en general, promueven y mantienen los miedos tanto a corto como a largo plazo.

¿Cómo se tratan las fobias en terapia?

Teniendo en cuenta la triada que acabamos de comentar (psicofisiología, pensamientos y conductas) la intervención que ha mostrado resultados más eficaces es la terapia cognitivo-conductual. En ella, se trabaja de manera gradual sobre los miedos introduciendo recursos que disminuyan los síntomas físicos de ansiedad así como modificando las conductas y los pensamientos.

El objetivo final de la intervención es que la persona pueda tener una vida más agradable, libre de interferencias por causa de las fobias.

Por ello, se trabaja para que la persona pueda exponerse a las situaciones fóbicas y las supere, respetando siempre el ritmo que cada persona considere oportuno.

Un buen profesional puede ayudarte a superar el miedo.

user-profile

Autor: Centre de Psicologia i Pedagogia (PiP)

[:][:][:]




[:es]El adolescente y las flores de bach[:]

[:es][:es]

Tomado de: SaludTerapia ||
El Dr. Edward Bach, estableció que su obra basada en los 38 principios florales que estudiaba, buscaba un equilibrio del individuo partiendo del reconocimiento de los conflictos internos a los que ese individuo estaba siendo sometido.
adolescentes
En resumen, esta terapia floral buscaba solventar de forma natural los conflictos internos propios de la evolución del ser humano a lo largo de su trayectoria vital. La etapa en la que empezamos a mirar cara a cara a esos conflictos en la adolescencia.

En este artículo partimos de la premisa que es el propio paciente el que debe actuar y equilibrar esos conflictos y que lo único que harán las Flores de Bach será abrir un posible camino que facilite la solución y equilibrio de ese conflicto.

Deberemos trabajar con un niño que ha dejado de ser niño para mostrar signos de rebeldía ante el hecho de abandonar esa niñez y enfrentarse a una nueva etapa, pero controlado todavía por padres, profesores, sociedad, etc. Nos encontramos ante un individuo que empieza a desarrollar sus propias ideas y que no consiente la imposición de las ideas o valores de los demás aunque sean para su propio beneficio.

Falta de responsabilidad

Si nos encontramos ante un adolescente que no se responsabiliza de sus asuntos, de sus pertenencias, de su salud o de su higiene, podemos ayudarle con los beneficios que aporta la flor Willow (Sauce).

Según el Dr. Edward Bach en su obra “Los 38 Remedios” Willow está dirigida:

“Para quienes han sufrido una adversidad o una desgracia y les resulta difícil aceptarla sin quejas o resentimientos, pues juzgan la vida por el éxito que aporta. Les parece que no se merecen un revés tan grande, que es injusto, y se vuelven amargados. Suelen perder interés y mostrarse menos activos en las cosas de la vida que antes les gustaban.”

¿Qué liberamos con Willow?

Willow libera al adolescente del resentimiento que ejerce sobre las figuras de autoridad ya que se siente sometido por ellas. Elimina esa autocompasión propia de la adolescencia en la que el individuo se coloca como víctima de todas las personas que le rodean. La toma de Willow nos permite disolver la amargura que provoca el resentimiento y devolver el humor de la infancia.

El adolescente suele pensar o verbalizar una serie de letanías recurrentes que Willow puede neutralizar. Estas letanías son del tipo: “¿por qué todo me pasa a mi?, todo el mundo está en mi contra, etc.”. Es decir el adolescente se sitúa en la negatividad lo que aumenta su rencor e ira que focaliza en la suerte, salud, felicidad o amor. Este resentimiento alimentara al mal humor y la irritabilidad.

Willow traerá al adolescente de vuelta a la positividad perdonando el rencor y la negatividad. Le permitirá disfrutar de la vida y manejara su futuro olvidando su papel de víctima.

Willow o Sauce, es un árbol muy fácil de reconocer ya que en invierno adquiere un color casi dorado. Le favorece el clima húmedo y sin excesiva altitud. Da lugar a dos tipos distintos de flores unas masculinas y otras femeninas que se desarrollan en árboles distintos.

Estado de Willow Willow en virtud es una emoción o cualidad relacionada con la responsabilidad. En defecto Willow es una emoción que vuelca su rencor hacia el resto del mundo exterior a través de pensamientos y actitudes negativas y destructivas.

Si no atajamos en la adolescencia, una posible cronificación de estas emociones de Willow en negativo, podemos llegar a encontrarnos con un adolescente que no es capaz de analizar las situaciones que le generan ira o negatividad y que su vida se desarrollara de forma más cómoda en el papel de víctima gruñona.

Un adolescente Willow está constantemente exigiendo a los demás pero no quiere dar nada que le suponga un verdadero esfuerzo o compromiso. Esto provoca que los adultos que le rodean cada vez se relacionen menos con el provocando un muro de fría distancia que lo aísla de aquellos que antes le proporcionaban amor y seguridad.

Síntomas Willow

  • El adolescente siente que se le trata de forma injusta lo que provoca rencor y amargura sobre la vida.
  • El no es responsable de lo que ocurre la culpa es de los demás o del destino.
  • Exige a los demás pero no está dispuesto a entregar o dar.
  • Necesita constantemente que le ayuden.
  • Es pesimista.
  • Envidia la vida y la suerte de los demás
  • Muestra ira y rencor pero no tiene situaciones en las que explote. Se mantiene controlado.

El cambio en Willow

  • Se responsabiliza de sus acciones.
  • Deja de actuar como víctima y comienza a dirigir su futuro.

Cómo ayudar a Willow

  • Practicar la meditación guiada.
  • Involucrar al adolescente en responsabilidades que exijan el cuidado de otros, animales, hermanos pequeños,…
  • Realizar actividades grupales.
  • Enseñarle a realizar una reprogramación positiva a través de frases de crecimiento y sanación.

Con esto conseguiremos que el adolescente se involucre y responsabilice de esta etapa que le toca vivir y acepte su papel en el mundo.

user-profile

Autor: Centro de Terapias Aitalán

[:][:]




[:es]La kinesiología en la actualidad[:]

[:es][:es]

Tomado de: SaludTerapia ||
A principios de los años 60 el Dr. George Goodheart descubrió que ante una situación de estrés los músculos reaccionaban tensándose o debilitándose. Este fue uno de los primeros estudios sobre la interacción de los músculos con los órganos y los meridianos de acupuntura.
kinesiologia
Tras años de estudio, se llegó a la conclusión de que tratando los músculos y los puntos de acupuntura, se empezaban a equilibrar los órganos relacionados con esos músculos. Para cada órgano o sistema, hay un músculo asociado.

La kinesiología, en sus orígenes, actuaba sobre el sistema nervioso para que este mandara información a los sistemas circulatorio, linfático, motor, digestivo, vestibular, respiratorio, etc. Con ella se tratan conflictos en el organismo desde un punto de vista global.

En esencia, la labor del kinesiólogo es la de encontrar la causa o causas que provocan un desequilibrio en la persona. El método que se utiliza es el llamado test kinesiológico. Gracias a la realización de dichos test podremos saber si la causa que produce desequilibrio es física, mental, química, emocional, etc.

Una vez localizado el origen, vamos a trabajar con la persona a tres niveles:

  1. ¿Cómo lo ve?
  2. ¿Cómo lo siente?
  3. ¿Cómo actúa?

En numerosas ocasiones la persona lo ve de una manera, lo siente de otra y actúa de una tercera forma. La gran ventaja de la kinesiología es que permite integrar tantas terapias como conozca el terapeuta, por eso, cuantas más herramientas maneje el profesional, mayor será el ajuste del tratamiento a aplicar.

Ya sabemos que todos los problemas se encuentran entrelazados y que no hay una sola causa para una enfermedad, que son un conjunto de factores que unidos impiden al organismo adaptarse y reequilibrarse por sí mismo, dando como consecuencia síntomas variados. Esta herramienta nos permite, tomando como referencia el test muscular y el lenguaje corporal del individuo, tratar a una persona en su totalidad, integrando aspectos físicos, emocionales, laborales, sociales, nutricionales, mentales y energéticos. A través de la kinesiología la persona puede tener una mayor toma de conciencia y trabajar a niveles más profundos consiguiendo mejores resultados.

¿Cuál es la premisa fundamental de la kinesiología?

La kinesiología parte de la premisa fundamental de autocuración y regeneración orgánica. El nuestro cuerpo tiene una energía innata y en todo momento la utiliza para recuperar su estado de equilibrio y salud a todos los niveles posibles. Esto, claro está, sería en un estado óptimo, pero la realidad actual nos muestra constantemente todo lo contrario.

A nuestro organismo le cuesta cada vez más trabajo y debe hacer un esfuerzo cada vez mayor por recuperarse. El ser humano, prácticamente desde sus orígenes, aunque aumentado drásticamente en el siglo veinte y veintiuno, tiende a vivir en un estado de insatisfacción e miedo constante, provocando dichos estados bloqueos tanto físicos como energéticos. De ahí la necesidad actual de unir diversas terapias para conseguir una mejora orgánica.

¿Podemos usarla para testar cualquier terapia?

Podemos testar flores de bach, vitaminas, minerales, aminoácidos, homeopatía, manipulaciones quiroprácticas, técnicas específicas de masaje, fitoterapia, hidroterapia, puntos de acupuntura más beneficiosos para ciertas afecciones, la música o el libro que mejor nos venga en un momento determinado o del que necesitemos algún tipo de información, y un amplio etc.

Al aumentar la conciencia y la información también conseguimos tener una mayor responsabilidad de nuestros actos y decisiones. El secreto está en saber combinar todos los conocimientos que tengamos y ponerlos a disposición de lo que necesite la persona testada sin estar cerrados a nada.

¿Cuáles son las principales aplicaciones de la kinesiología?

Podríamos hacer una lista interminable sobre las aplicaciones prácticas de esta herramienta, de las cuales destacaremos algunas de las más llamativas:

  1. Creación de una dieta totalmente personalizada y específica para las necesidades de la persona testada en dependiendo del momento de su vida en el que se encuentre.
  2. Equilibrar estructuralmente a la persona, utilizando si es necesario manipulaciones quiroprácticas, de osteopatía, etc.
  3. Resolver problemas de alergias.
  4. Regular dolores de espalda, musculares, articulares, etc.
  5. Regular los meridianos de acupuntura.
  6. Liberar tensiones emocionales.
  7. Tratar estados mentales.
  8. Ayudar a la persona en su desarrollo personal pleno.
  9. Descubrir creencias que limitan a la persona en su crecimiento y enlentecen su aprendizaje.
  10. Etc…

Cómo es una sesión de Kinesiología

La teoría nos habla de que en cada sesión se trabajará lo que el cliente demande, pero la práctica demuestra que no siempre es así. En la mayoría de los casos es prioritario escuchar a la Vis medicatrix de la persona y a partir de ahí empezar a actuar.

La vis medicatrix es nuestro médico interno, un sistema de regulación encargado de la curación del organismo por prioridades, no por conveniencias. Podríamos asemejarla a una madeja de hilo que para desenredarla necesitamos un modo concreto de ir tirando. Si tiramos de forma imprecisa o más rápido de lo demandado, la madeja se liara más.

A veces, el terapeuta y el cliente tienen tan claro lo que es necesario trabajar que ambos dejan de escuchar a ese médico interno y entonces ocurre que llega el bloqueo o que la persona no nota ninguna mejoría tras la sesión. De ser así debemos parar y preguntarnos que hemos dejado pasar o se nos ha escapado, a veces son cosas tan sutiles como la necesidad de un nutriente más en el tratamiento.

Nuestro organismo, para equilibrarse con éxito sigue la ley del todo o nada. Esto es que si existe algún déficit en el tratamiento por pequeño que sea, el resultado será distinto al deseado, no lográndose por completo el objetivo definido en la sesión. El bloqueo suele ocurrir cuando entran en conflicto lo que queremos trabajar y lo que realmente nuestro cuerpo necesita trabajar.

¿Tiene límites la kinesiología?

Si no te has hecho esta pregunta todavía, te aseguro que tarde o temprano acabarás haciéndotela. Sea cual sea tu manera de trabajar le encontrarás utilidad a esta herramienta, ya que puedes usarla en cualquier terapia que realices.

Cuantos más conocimientos poseas, más abarcará, es por eso, que necesitas tener conocimientos de base sobre el campo de trabajo en el que quieras moverte. Esto significa que cuanto más conozcas sobre cómo funciona el cuerpo en su totalidad y cuantas más terapias manejes, mayor información y más podrás ajustar la sesión dela persona. Cuanto más global sea tu conocimiento, más afinadas serán tus sesiones.

A la pregunta de dónde está el límite, la respuesta es clara:El límite lo pones tú. Si no pones límites, no tendrás límites.

Podrás utilizarla según tus conocimientos y necesidades en cada momento ya que la kinesiología nos permite acceder a una parte de nuestro cuerpo que tiene más información que nuestro consciente.

Nos conecta, entre otras cosas, con nuestro inconsciente, nos permite trabajar a nivel celular y neuronal, de ahí la información tan valiosa que ayuda a la persona a tener un mayor conocimiento de todo su ser.

user-profile

Autor: Teresa Santaella

[:][:]




[:es]Los vampiros energéticos de tu familia- cómo gestionarlos[:]

[:es][:es]

Tomado de: SaludTerapia||
Cuando los vampiros energéticos son de tu familia, la situación puede ser difícil de gestionar. En este artículo te daré cinco consejos que te pueden ayudar cuando alguien de tu entorno familiar te desgasta energéticamente.
vampiros-energeticos-familia

¿Qué es un vampiro energético?

Vampiro energético es un término dramático para un concepto simple: se refiere a alguien que te hace sentir como si te desgastara emocionalmente. En otras palabras, son personas que te hacen sentir exhausto tras haber estado en su presencia.

Todos conocemos a alguien así, y es muy fácil de identificar: quizás tengas un hermano que siempre vaya a llorarte al hombro, pero que no hace nada para mejorar su vida. Te pide tu opinión, pero le entra por un oído y le sale por otro.

O quizás tu madre te critica por todo lo que haces. O quizás te sientas agotado tras haber estado con una amiga que se ha pasado toda la tarde criticando a otra amiga.

Seguro que ahora se te está viniendo a la mente algún vampiro que otro. Y encima es una situación muy difícil de gestionar cuando se trata de un ser querido.

¿Cómo identificar un vampiro energético?

El primer paso para tratar con vampiros energéticos es identificarlos. Una cosa a tener en cuenta es que cada uno somos un mundo y lo que a ti te consume energéticamente quizás a mí no y vice-versa. Vamos a ver quién te quita la energía:

  • ¿Se trata de una persona pesimista que siempre se está quejando por todo y siempre ve el vaso medio vacío?
  • ¿Se trata de una persona celosa? La gente celosa es gente insegura; eso les hace intentar pisar a los demás para brillar ellos. En realidad son dignos de lástima porque no son felices y, al no ser felices, les resulta difícil alegrarse por los demás.
  • O quizás ¿es una persona que echa la culpa de todo lo que le pasa a los demás, a la crisis, etc… y no se hacen responsables de sus actos?
  • ¿Es una persona muy criticona? Esta gente se pasa el tiempo arreglando la vida de los demás en lugar de ocuparse de la suya. Juzgan a los demás y les encanta el critiqueo.

Todos hemos tenido alguno de esos comportamientos en algún momento de nuestras vidas; nadie es perfecto. Sin embargo, el problema con los vampiros energéticos es que esos son sus rasgos dominantes.

Ten en cuenta esto, la mayoría de las veces, tus familiares no intentan robarte la energía a posta. Por supuesto que hay gente que sí te dice cosas crueles para hacerte daño pero la mayoría de las veces no es el caso.

Párate y piensa durante un minuto en los vampiros energéticos de tu vida, ¿coinciden con alguno de los perfiles descritos arriba?

5 consejos para gestionar los vampiros energéticos

Ahora que ya has identificado quién te desgasta, veremos qué puedes hacer para sentirte mejor. Si eres una persona empática, te invito a practicar una serie de consejos para liberarte de los vampiros energéticos o por lo menos, a poder soportar su energía en caso de que se trate de alguien cercano que no puedas alejar de tu vida (familiar, compañero de trabajo, etc…).

1. Busca una cualidad positiva en esa persona:

Imagina que tu suegra/madre/padre/amigo es crítico/a contigo y te hace sentir mal; la próxima vez que vayas a quedar con esa persona prueba lo siguiente:

Antes de visitarle o llamarle por teléfono, tómate unos minutos para reflexionar en las cosas buenas que tiene. Aunque te resulte muy difícil, segurísimo que profundizando encontrarás alguna buena cualidad.

Aquí tienes unos ejemplos:

  • Aunque sea una pesada o pesado, sus intenciones son buenas. Quizás no te guste la manera de expresar sus sentimientos, pero lo hace con buena intención.
  • Le encantan tus hijos y es muy cariñoso/a con ellos.

Este ejercicio te beneficiará mucho. Te ayuda a alcanzar un estado mental positivo de manera que cuando estés en presencia de tu madre/suegra/padre crítico te estarás centrando en una cualidad positiva no en lo peor. Este enfoque te permite ver la situación desde una perspectiva global, no sólo centrarte en lo negativo, y en el futuro irás aumentando los aspectos positivos de esa persona, no los negativos que te ponen de los nervios y te desgastan.

2. Luz blanca:

Visualízate envuelto en una burbuja de luz blanca de protección; imagínate que esta luz te protege de la energía densa que esa persona desprende con su negatividad.

Si eres practicante de Reiki, abre sesión y protégete con los símbolos según el nivel en el que estés.

3. NO:

  • No entres al trapo discutiendo ya que eso disminuirá tu nivel de vibraciones y te hará sentir mal. Recuerda si eres reikista: “Sólo por hoy no te enfades” y “Sólo por hoy sé amable con los demás”.
  • No te lo tomes como algo personal: respira profundamente y deja que te resbale. Los vampiros energéticos son personas desequilibradas y son así con todo el mundo, seguro que no te están atacando a ti personalmente. Aunque te cueste, ten compasión por ellos porque no saben hacerlo mejor y seguramente las circunstancias de su vida les han hecho ser así.

4. Eleva tu nivel de vibraciones:

Somos seres energéticos y vibramos a cierta frecuencia. Las emociones positivas son ligeras y nos permiten vibrar en alta frecuencia; las negativas son más densas y bajan tu nivel de vibración. Por ejemplo, cuando estás en presencia de una persona amorosa o en contacto con la naturaleza, con tu mascota, etc… ¿a que te da el subidón?

Cuanto más alto sea tu nivel de vibración, más resistirás ante la presencia de los vampiros energéticos. Hay muchas maneras de elevar tu nivel de vibración:

  • Con Reiki, bien con un autotratamiento o acudiendo a un terapeuta de Reiki a que te haga una sesión. A mí personalmente el Reiki me ha ayudado mucho pero quizás tu prefieras el yoga, el tai chi, etc… cada uno somos un mundo y nos van técnicas diferentes.
  • Meditación
  • Agradecer cada día lo que tienes
  • Escuchar tu música favorita
  • El ejercicio es buenísimo… ya sabes: “Mens sana in copore sano”
  • Buscando la belleza en otras personas.

¿Te preguntas cuál es tu frecuencia vibratoria? Fíjate en cómo te sientes… ¿Te sientes agradecido o feliz o por el contrario, tienes emociones negativas? Tus emociones son un gran indicador de tu frecuencia: cuanto mejor estés a nivel emocional, mayor será tu nivel de vibración.

Y también recuerda, “los semejantes se atraen”. Si eres feliz y amoroso, recibirás de vuelta amor.

5. Pon límites:

Personalmente pienso que la mayoría de las estrategias mencionadas arriba funcionan con la mayoría de los vampiros. Sin embargo, hay personas con las que no tenemos ninguna afinidad y la situación no tiene remedio con lo que tendrás que establecer límites más firmes o quizás acabar la relación (al menos temporalmente para coger fuerzas).

Espero que estos consejos te sirvan y recuerda que normalmente los vampiros actúan sin maldad pero conviene estar fuerte a la hora de tratarlos para que no te roben la energía.

user-profile

Autor: Susana García

[:][:]




[:es]Las 8 consecuencias psicológicas de una mentira[:]

[:es]

Tomado de: SaludTerapia ||

Desde pequeñitos nos han enseñado que mentir está mal, pero normalmente no nos damos cuenta de las verdaderas consecuencias que tiene el mentir. Hay un fondo de sabiduría en ese consejo que recibimos de niños.

desconfianza daño
frustración
tiempo
Al mentir estamos jugando con los sentimientos de las otras personas y lo más grave es que estamos también jugando con los nuestros. El mentir nos afecta a nosotros más de lo que pensamos.

Para entender un poco más qué sucede cuando mentimos, me gustaría compartir una serie de consecuencias negativas que tiene este acto. Quizás, después de leerlas nos planteemos nuevamente si mentir merece la pena o no.

1. Daño

La consecuencia más directa que surge de la mentira es el daño que hacemos a la persona que mentimos. Ésta, se siente engañada y traicionada lo que le hace tener sentimientos negativos asociados a sensaciones dolorosas.

Genera tristeza, amargor y pena.

2. Desconfianza

A largo plazo, una de las consecuencias más importantes es la desconfianza que genera en nosotros la persona que nos ha engañado. Debe pasar mucho tiempo y mostrar actos de verdadero cambio para que podamos volver a confiar.

La desconfianza rompe la armonía de una buena relación.

3. Ira

Es normal que cuando nos mienten sintamos ira. Nos cabreamos porque nos sentimos que han violado nuestros derechos y límites y por tanto percibimos la necesidad de defendernos y hacernos respetar.

Una correcta gestión de la ira evita males mayores.

4. Frustración

Cuando alguien en quien hemos puesto toda nuestra confianza nos muestra lo contrario, nos sentimos frustrados. Pensábamos que era de una manera y su actuación nos ha mostrado todo lo contrario.

Esta frustración puede llevarnos al alejamiento de la persona mentirosa.

5. Tiempo

Como ya hemos comentado antes, una de las consecuencias más negativas de la mentira es el tiempo que se requiere para poder volver a confiar en esa persona que nos ha mentido. Una mentira puede cambiar una relación para toda la vida.

Solo el cambio profundo puede reducir este tiempo.

6. Soledad

El mentiroso cuando miente suele caer en la soledad. Se siente aislado puesto que ha traspasado los límites de una correcta convivencia y por tanto debe recluirse en sí mismo sintiéndose separado y excluido de lo aceptado.

La verdad tiene la virtud de unir y sentirnos en comunidad.

7. Baja Autoestima

Además, cuando una persona miente siente que no es capaz de comportarse de otra manera que seguro le gustaría y que a la larga le sería más beneficiosa. Se deja arrastrar por ese impulso de mentir sin poder hacer nada por evitarlo.

Muchas veces continuamos una mentira para disimular esta baja autoestima.

8. Culpabilidad

Por último habría que destacar el sentimiento de culpabilidad que tiene una persona cuando miente, puesto que en el fondo siente que está haciendo algo que seguro que a él no le gustaría que le hicieran.

Siente que está rompiendo las normas del respeto y el amor.

user-profile

Autor: Carlos Postigo

 [:]




[:es]Acupuntura para adelgazar[:]

[:es][:es]

Tomado de: SaludTerapia ||
A continuación, os voy a contar un caso real de una mujer que se acercó a mi consulta con el objetivo de perder peso, y cuáles fueron los elementos claves del diagnóstico y la evolución que presentó al tratamiento elegido.
acupuntura-adelgazar

Los antecedentes familiares denotan problemas de hipotiroidismo en relación con su hermana pequeña la cual está teniendo dificultades para quedarse embarazada de su segundo hijo, el óvulo es fecundado pero no se agarra al útero y en la primera-segunda semana de gestación lo expulsa.

Antecedentes personales:

La paciente presenta hipotiroidismo desde hace diez años. Le aparece hace once años, cuando su hija pequeña tiene un año. Ella relaciona la aparición del hipotiroidismo con su tercer embarazo. La paciente tiene cuatro hijos.

Durante los embarazos presenta malestar con signos de fatiga y asco. Durante su primer embarazo no se podía mover por mareos y conforme iba avanzando el día se encontraba peor. Los partos fueron normales.

De pequeña tuvo anginas, ronqueras y faringitis, fue tratada por un homeópata y ahora se encuentra bien.

Ha tenido infecciones de orina recurrentes, presentando actualmente infección. Las infecciones recurrentes aparecen después de un episodio vírico que se manifiesta con manchas rojas en glúteos, piernas, muslos y brazos, con mucho picor.

  • Antecedentes quirúrgicos: N.R.
  • Enfermedad actual: Sobrepeso.
  • Informes técnicos (Radiológicos, analíticos, etc.): N.R

Tratamiento actual:

En la actualidad busca recursos terapéuticos dentro del área de las medicinas naturales, sobre todo a través de la acupuntura. Toma una pastilla diaria de entirox en ayunas por las mañanas. En la última ecografía le encuentran bultos no homogéneos, nódulos en el tiroides.

El médico le ha recetado una vacuna para para las infecciones de orina recurrentes.

Observaciones:

La paciente no se encuentra bien con sobrepeso, le gustaría perder volumen y sentirse menos pesada.

Historia clinica acupuntural

Los 4 elementos de diagnóstico (shi-zheng):

A) Inspección y observación

  • A1) Estado neuropsíquico y coordinación motora: Agotamiento.
  • A2) Estado emocional: Ansiedad Yin (excesiva preocupación por el trabajo y por problemas familiares), frecuente estado de estrés emocional, cuando tiene ansiedad come más.
  • A3) Tez, ojos, lengua y tejidos: tez fresca, viva, rosada con expresión de cansancio. Lengua con saburra amarillenta y roja en la punta.
  • A4) Aspecto, porte y postura: Aspecto de mucho cansancio. Porte grande y postura normal.

B) Audición y olfacción

  • B1) Tono de voz: Normal.
  • B2) Tonos cardio-respiratorios: Normales.
  • B3) Olor corporal y aliento: Normal.

C) Interrogatorio: las 30 preguntas básicas.

  • C1) Shen y personalidad esencial: Personalidad tranquila, con ansiedad por la comida cuando tiene etapas de estrés, bien sea por el trabajo ó por problemas familiares. Refiere encontrarse muy cansada desde hace varios años, hay épocas en las que se levanta cansada y otras en las que se va cansando conforme va trascurriendo el día.
    Su personalidad es reflexiva y consecuente, no muy social y buena oradora que demuestra en su trabajo como profesora de secundaria.
  • C2) Signos prodrómicos y evolutivos: La ganancia de peso comienza en su tercer embarazo. Después de tener a su hijo no recupera el peso original.
    Después de su cuarto hijo le aparece el hipotiroidismo.
    Con 34 años pesaba 65kg y después del parto de su cuarta hija pesa 82 kg, llegando a pesar en algunas épocas hasta 90 kg. Ahora tiene un peso de 85 kg.
  • C3) Tipo de alimentación: le gustan mucho los dulces y los frutos secos. Su cuerpo le pide comer dulce. Dieta abundante yang.
  • C4) Periodos de crisis: hay alternancia entre ganancia y pérdida de peso. Por las tardes se encuentra más cansada que por las mañanas, salvo en algunos periodos que ya se levanta cansada desde por la mañana.
  • C5) Cefaleas: N.R.
  • C6) Agente climatológico incidente: el viento no le gusta, le resulta muy desagradable, tampoco el color verde ni la estación de la primavera.
  • C7) Frío-Calor: le encantan los días fríos pero soleados, el otoño es para ella el comienzo del año, cuando se encuentra mejor, cuando tiene fuerzas para plantearse cambios. Sale muy abrigada y no le pide el cuerpo quitarse ropa si hace más calor.
  • C8) Sudoración: refiere sudor en zona del pecho y cuello por las noches, las manos y las axilas por el día.
  • C9) Sed y Hambre: Manifiesta que tiene ausencia de sed. Presenta hambre cuando tiene ansiedad.
  • C10) Sequedad y fiebre: N.R.
  • C11) Algias, parestesias, dolor y contracturas: presenta dolor en el brazo izquierdo a nivel del hombro desde hace unos meses.
  • C12) Piel y uñas: Normal.
  • C13) Humores: Normal.
  • C14) Orina: Depende de la cantidad que beba, muchas veces no hace mucha cantidad y el color es claro.
  • C15) Heces: consistencia normal, a veces presentan sangre por hemorroides y alimentos no digeridos, a veces con mucosidad.
  • C16) Edemas y depósitos: en verano se le hinchan los pies, presenta puntos grasos en el muslo interno.
  • C17) Gastro-intestinal: digestiones pesadas.
  • C18) Genitourinario: Infecciones de orina recurrentes, actualmente con tratamiento por vacuna pendiente de ponérsela, viene a la consulta con infección de orina.
  • C19) Flujo y menstruación: Flujo normal, menstruaciones no dolorosas con abundante sangre.
  • C20) Sueño: Duerme bien.
  • C21) Corazón:
  • C22) Otorrino, boca, ojos y labios:
  • C23) Endocrino y metabolismo: hipotiroidismo.
  • C24) Respiratorio:
  • C25) Astenia: Presenta épocas de mucho cansancio desde por la mañana y cuando está mejor se va cansando a lo largo que va pasando el día.
  • C26) Flemas: N.R.
  • C27) Signos de caída: Hemorroides.
  • C28) Signos de ascenso: N.R.
  • C29) Hemorragias: N.R.
  • C30) Sensación de pesadez o vacío: Sensación de pesadez.

D) Palpación

  • D1) Pulso:
    Mano izquierda: Superficial: fuerte-rápido// medio:—-// profundo: fuerte.
    Mano derecha: Superficial: rápidodébil // medio: rápido//profundo: rápido.
  • D2) Anatómica: abdomen hinchado, piernas y pies con edemas hinchados a la palpación.
  • D3) Electrónica: no efectuada.

Diagnóstico general

Desarrollo fisiopatológico:

Los síntomas del paciente concuerdan con un desequilibrio del BP como causa inmediata, aunque las causas etiológicas en nuestro caso parecen estar relacionadas con problemas psico-psomáticos ó endocrinos asociados de alguna manera con los embarazos, por lo que tendremos muy en cuenta el T´Chong mai, como Vaso Maravilloso que irriga toda la zona del útero, tan importante en el proceso de gestación.

La ingesta abundante y la dieta yannificada e incontrolada, con alimentos refinados que presenta la paciente provoca, una Yangnificación (hiperactividad funcional del E.) que aumenta el aporte energético a BP. (su órgano acoplado) originando un incremento del Qi esplénico. Este tipo de alimentación conlleva una mala nutrición a nivel celular lo que origina estados carenciales de vitaminas y minerales en el organismo, el cual tratará de compensarlos acelerando su actividad de absorción yin provocando una disminución de la función peristáltica yang, lo que concuerda con el estreñimiento que refiere la paciente. Este desequilibrio Yin-Yang visceral, origina dos circunstancias negativas: por un lado se incrementan los aportes de sustancias al torrente sanguíneo por hiperabsorción y por otro disminuye la motilidad intestinal por hipofuncionamiento.

La paciente lleva una vida sedentaria, por lo que esto también afectaría de tal manera que en bioenergética la materia yin se convierte en energía yang a través de un proceso dinámico de activación de la misma, cuando esto no ocurre el yin se acumula.

La paciente indica en la historia clínica que a lo largo de estos años se ha puesto a dieta para recuperar su peso ideal muchas veces, sin conseguir recuperar dicho peso tras su tercer y cuarto embarazo, además de aparecer un hipotiroidismo en dicho momento.

Esto se debe a que se ha generado una preocupación excesiva por la consecución de cierto ideal de belleza y una verdadera obsesión por su mantenimiento, observando en este caso un profundo componente psicoafectivo que afecta al equilibrio materia-energía, por desequilibrio del shen. La dieta produce sensación de vacío, angustia, polifagia, etc, desencadenándose un síndrome de abstinencia que puede provocar un estado ansioso que trastorna la función metabólica de los órganos y la liberación de catecolaminas que fijan el agua al organismo.

La preocupación excesiva provoca la activación ó aceleración de la raíz yang de BP y consecuentemente un incremento del Xue en su área tisular. En este momento la persona abandona la dieta adecuada y se genera un sentimiento de frustración y autoinculpación.

La paciente presenta obesidad del plano shaoyang y del TR inferior por manifestarse sobre todo en la zona de las caderas y zona latero-externa de las piernas, hipogastrio y zona lumbo-sacra.

Conclusión diagnóstica:

Obesidad de origen endocrino-metabólico emocional.

Tratamiento (Zhi Liao Fa)

Aplicación de las 8 técnicas terapéuticas en función de las 8 reglas (Ba Gang) ó tratamiento sintomático:

  • Reducir el dulce, dieta parcialmente integral y disociada, reduciendo los productos refinados y tratados químicamente.
  • Recomiendo ejercicio físico: caminar una hora al día.
  • Controlar la bulimia con los puntos del shen: 6 MC (Neiguan), 17 RM, (Zhengmen) y 36 PC (Maihua).

Selección de puntos en función del diagnóstico sindromico y su combinación en función de la causa etiológica:

  1. Estimular el Yin de H.: 8 H. (Ququan) y 14 H. (Qimen).
  2. Estimular el punto tierra de VB: 34 VB
  3. Enfriar el calor del Yangming: 2IG. (Ergian) y 44E. (Neting).
  4. Regular el estómago: 36 E. (Zusanli) y 12 RM. (Zhongwan).
  5. Bajar el yang: 37 E (Shangjuxu), 4 RM (Guanyuan),estimulado y 25 E. (Tianshu), estos últimos son los Mu del canal interno ID. e IG. acoplados de C. y P., por ello, su estímulo baja el Qi del nivel cielo al nivel tierra.

Nº de sesiones clínicas:

  • 1 tanda de 10 sesiones en 4 semanas.
  • Días alternos las 2 primeras semanas.
  • Dos sesiones semanales las 2 siguientes semanas.
user-profile

Autor: SaludTerapia

[:][:]




[:es]De qué hablamos cuando hablamos de Liberación Emocional [:]

[:es][:es]

Tomado de: SaludTerapia ||
Voy a empezar diciéndote que para mí, la liberación emocional es el camino de desarrollo de la conciencia que te permitirá ser más libre.

liberacion-emocional
Se trata de ese viaje interior que te ayuda a conocerte mejor, ponerle fin al sufrimiento y conectar con tu fuerza interior. Es el camino que deciden recorrer aquellas personas que quieren mejorar sus vidas logrando cambios positivos.

En palabras de Fritz Perls:

Sin entendernos a nosotros mismos jamás podremos esperar entender lo que estamos haciendo, resolver nuestros problemas y vivir plenamente.

¿De qué te tienes que liberar?

De esa parte de tu programación mental compuesta por ideas erróneas y emociones asociadas que tienes acerca de ti misma, de los demás y del mundo. ¿Por qué? Porque te limitan y te mantienen bloqueada y hacen que tus problemas y dificultades en las distintas áreas de tu vida se repitan una y otra vez. Te pongo un ejemplo:

  • Idea errónea: “no sirvo para estudiar”.
  • Emociones asociadas: miedo, inseguridad, falta de confianza en uno mismo para afrontar los estudios.
  • Bloqueo que se manifiesta como: falta de concentración, bajo nivel de aspiraciones, etc.
  • Dificultad o repercusión en la vida: no estudiar lo que realmente desearía y sentir insatisfacción.

Esa programación la has adquirido en tu infancia a partir de las experiencias que has vivido, que te han llevado a establecer conclusiones y tomar decisiones acerca de lo que vas a hacer o no en determinadas situaciones. Hablando en lenguaje informático, podríamos decir que todo esto ha quedado configurado como un “software” que reproduces durante el resto de tu vida. En el ejemplo anterior, esa idea podría haberse generado a partir de los mensajes recibidos en una edad escolar temprana, más o menos explícitamente, por parte de una maestra.

El problema es que esa programación está llena de “archivos de información incorrecta” y la mantienes aunque ya está obsoleta. Estos archivos de información incorrecta son las emociones y creencias que te limitan e inhiben tu rendimiento a la hora de conseguir tus objetivos. Así, se puede tratar de un miedo a no aprobar un examen de oposiciones o a pasar una entrevista de trabajo y ser seleccionado para el puesto. Y por ello, ni intentarlo o fracasar en el intento, cuando realmente, en una gran mayoría de ocasiones, el límite se encuentra en la mente y no en una falta de capacidad real. Si no fuera por esas creencias y esos miedos que te bloquean, lo podrías conseguir.

Lo ilustro con un ejemplo…

Elena es una niña de tres años en la época de la post-guerra civil española. Su padre estuvo en la cárcel por pertenecer al bando republicano. Tiene una hermana de quince años y otra de trece. Su padre perdió su trabajo y la familia abandonó su ciudad de origen buscando un lugar donde establecerse y garantizar el sustento.

En estas circunstancias, ya adversas, muere la hermana mayor, hecho que tiene una repercusión en la familia. Su madre pasa una etapa de duelo muy larga con sentimientos profundos de tristeza y la atención a Elena se resiente.

Un día, Elena acude a su madre llorando, quiere que la ayude con lo que le está molestando, con su “problema”. Su madre reacciona enfadándose con ella y le viene a decir: “Con la de problemas que tengo yo, vas a venir tú a darme otro más. Anda, cállate y déjame tranquila, niña caprichosa”.

Elena se siente sola y triste y establece la conclusión de que lo suyo no importa, su problema no es tan importante como el de su madre y toma la decisión de no contarle a los demás sus problemas ni pedirles ayuda para no molestar. Y así se pasa la vida.

Ya de mayor, es una mujer con tendencia a un estado de ánimo triste e introvertida. Y cuando necesita algo, espera a que los demás lo adivinen, no lo pide. Y si el otro no advierte lo que ella necesita, se aguanta sin tenerlo. Porque no quiere molestar y, al fin y al cabo, lo suyo no es tan importante.


Como se puede ver en este ejemplo, la mayoría de las dificultades que encontramos de adultos están en resonancia con situaciones emocionales de nuestro pasado que no hemos resuelto.

En este sentido podemos decir que no elegimos realmente, que no somos libres, sino que “con los programas que tenemos hacemos lo que podemos”. Y esto es así porque esa programación es la responsable de que funcionemos en piloto automático y en más o menos ocasiones reaccionemos a las circunstancias de forma inconsciente en lugar de responder, no sabiendo gestionar las emociones e incluso, a veces, perdiendo el control.

Así es que cuando hablamos de liberación emocional, hablamos de liberarnos de esos programas que te impiden ser libre y realizarte a plena capacidad.

¿Y si tuvieras una herramienta sencilla de aplicar, con la que liberarte de estos programas de forma fácil, superar tus dificultades y vivir plenamente?

Con las Técnicas de Liberación Emocional (EFTTapping) puedes desprogramar para reprogramar. Sería como sustituir los archivos de información incorrecta, que componen tu programación, por otros de información correcta.

Te invito a descubrir EFT-Tapping, porque te mereces liberarte de las heridas emocionales del pasado, vivir plenamente el presente y lograr tus sueños.

user-profile

Autor: Concha Martínez Del Río

[:][:]




[:es]Craneosacral como apoyo a la lactancia materna[:]

[:es][:es]

Tomado de: SaludTerapia ||
Las técnicas de liberación craneosacral, especialmente en pediatría, suelen ofrecer resultados sorprendentes. La expresión “¡parece magia!” es habitual tras las primeras experiencias con este tratamiento tan sutil como efectivo.
craneosacral-lactancia-materna
En algunos casos, incluso tras años de práctica, la eficacia sorprende al propio especialista, que bien podría creer que sí, que se trata de magia, de no ser porque es bien conocida la justificación anatómica y fisiológica, de la que damos cuenta en este artículo.

Desde el primer contacto, la respuesta autocorrectora innata de los tejidos se activa, y las relaciones entre estructuras corporales, transmitiendo la tensión y liberándola de un lugar a otro del cuerpo, se encargan de lo demás.

Una amplia gama de interrelaciones explican la aportación de la técnica craneosacral al cuidado y mantenimiento de la salud, específicamente en apoyo a la lactancia materna y, en general, a la sincronía entre la madre y el bebé, que facilitarán un buen crecer y un buen vivir.

La lactancia materna plena y satisfactoria es el corolario a una adecuada interacción entre el pecho de la madre y la boca del bebé; esto es sólo la punta del iceberg del encuentro entre los mundos de ambos. Multitud de factores externos e internos pueden interferir, complicar e incluso impedir que esta sincronía se produzca.

Desde el enfoque de la Técnica Craneosacral constatamos “clínicamente” tres líneas causales en las dificultades para amamantar:

  • Físicas (mecánicas). Restricciones en determinadas estructuras del cuerpo del bebé, frecuentemente ocasionadas durante el encaje o al atravesar la pelvis materna en el nacimiento, o por el uso de instrumental (fórceps, ventosas, etc.).
  • Químicas. Asociadas a sustancias que se encuentran en el cuerpo de la madre antes del alumbramiento o son administradas durante el parto (drogas, oxitocina sintética, anestesias, medicamentos…).
  • Emocionales. Estados mentales y emocionales de la mujer durante el proceso de gestación, parto e inicio del proceso de crianza y amamantamiento. El estrés y la presión a que se ve sometida la madre se transfiere habitualmente al feto y al recién nacido, que percibe como propio lo que ocurre a su alrededor.

La técnica craneosacral ha mostrado su utilidad ante la mayoría de estas alteraciones y efectos secundarios, actuando sobre las principales estructuras anatómicas directamente relacionadas en el proceso de lactancia; pero sobre todo, a partir del trabajo con el tejido fascial (la fascia), verdadero hilo conductor de todo el proceso evaluador y corrector realizado con la técnica craneosacral, desarrollada por el médico y osteópata John E. Upledger.

Anatomía vinculada a la lactancia

Observamos un enfoque global del individuo, considerando al bebé y a la madre como un todo integrado, en permanente fluctuación e interacción. Sin embargo, algunas estructuras anatómicas se vinculan más directamente a las posibles dificultades en la lactancia.

Los huesos y musculaturas del cráneo, cara y cuello del bebé, y particularmente el hueso hioides, bajo la mandíbula, fundamental en el movimiento de la lengua y el proceso de la deglución, dada su proximidad a la boca del lactante, pueden interferir en la lactancia.

Durante las últimas etapas de gestación y encaje en la pelvis materna, la bóveda y la base craneal se ven sometidas a presión. El proceso de nacimiento implica un solapamiento y modelado de las pequeñas tapas óseas que se van desarrollando sobre la membrana meníngea más externa, la duramadre. Hasta el mejor parto supone un potencial sufrimiento y desajuste óseo que conviene revisar.

Entre los huesos del cráneo, poseen especial protagonismo el occipital, el esfenoides y los temporales, ya que junto al frontal, parte de los parietales y el etmoides, conforman la base craneal, que aloja el encéfalo.

A través de ellos, o de sus suturas, se proyectan los 12 pares de nervios craneales, esenciales para un adecuado funcionamiento sensitivo y motor. De ellos dependen el control de la lengua, el gusto y el olfato, la sensibilidad cutánea del rostro y la operatividad de las musculaturas de cara, labios y boca, laringe y faringe. Además, gestionan el funcionamiento de diversas glándulas y órganos vitales como el corazón, tráquea, bronquios, pulmones, y buena parte del sistema digestivo.

La mandíbula y el vómer son también fundamentales en la lactancia. La primera se conecta muscularmente al esfenoides – hueso llave del sistema óseo craneal y de la movilidad asociada al mecanismo craneosacral – a ambos temporales, al hioides y a la lengua. El vómer, sobre el paladar duro y en conexión directa con el esfenoides y el etmoides, está íntimamente ligado al mecanismo reflejo de la succión.

A partir de la detección de anomalías en la articulación entre los huesos, o en el trayecto de vasos sanguíneos y nervios, aplicando la técnica craneosacral se liberan las estructuras comprometidas para que puedan seguir operando con normalidad.

Musculatura

Además de la lengua, numerosos músculos repercuten en la eficacia de la succión y deglución.

Por la relación ósea entre el hueso esfenoides y la mandíbula, consideramos los músculos pterigoideos laterales y mediales, que reflejan inmediatamente cualquier desequilibrio en el sistema craneosacral o viceversa; también los músculos que conforman el denominado “suelo de la boca”: los digástricos, milohioideos, estilohioideos, hioglosos (el origen o raíz de la propia lengua) y los genihioideos. Éstos, junto a los infrahioideos y los retro hioideos, establecen relación con el hueso hioides, en una clara función compensadora del trabajo muscular en la garganta, clave en la deglución, la fonación y el equilibrio cráneo-cérvico-mandibular.

Es necesario mencionar los músculos temporales – que conectan los huesos temporales, parietales, frontal, esfenoides y la mandíbula – los músculos maseteros – implicados en la masticación – y toda la musculatura alrededor de la boca: orbiculares, buccinadores, mentoniano, depresores y elevadores del ángulo de la boca, etc.

La lengua

La lengua es la principal artífice del agarre del pezón hacia el paladar, estructura ósea esencial en el tratamiento craneosacral, y a partir de la cual se evalúan y resuelven diversas alteraciones, no sólo en bebés, sino también en niños y en adultos.

Asegurar la correcta funcionalidad de la musculatura que conforma la lengua es crucial para la lactancia. La técnica craneosacral promueve la relajación de cualquier tensión en esa musculatura y, más allá del órgano en sí, evaluará y trabajará sutilmente los componentes fasciales, membranosos o nerviosos que pudieran estar alterando la función de alguna de las estructuras mencionadas.

Fascia, meninges y sistema craneosacral

La fascia

Dada su capacidad de reaccionar a un preciso contacto intencional, la fascia es el verdadero artífice en el éxito de la técnica craneosacral. Comprender su eficacia implica conocer las características y peculiaridades del tejido fascial.

La fascia es una estructura de tejido conjuntivo que se extiende ininterrumpidamente por todo el cuerpo, conformando una red de envoltorios tridimensional. Cada estructura anatómica, desde el más pequeño nervio o capilar hasta el órgano interno más grande o complejo, está recubierto por al menos una lámina fascial.

Es la continuidad de este tejido quien otorga el sentido de interconexión, de globalidad al trabajo craneosacral. A través de la fascia se transmiten las tensiones o restricciones de movilidad en el cuerpo. Siguiendo esas tensiones con las manos, reconociendo las áreas de bloqueo o restricción es posible determinar dónde se debe actuar.

La fascia se compone de una sustancia fundamental muy hidratada y de consistencia gelatinosa, un entramado de fibras de varios tipos (reticulares, de colágeno y elásticas), y de células diversas (según el lugar del cuerpo donde se encuentre: adipocitos, macrófagos, mastocitos, fibroblastos, etc.).

Entrelazándose según las necesidades de la zona en cuestión, el colágeno tiene función estructural; responde a la agresión, interna o externa, reforzando estos enlaces para proteger mediante una mayor solidez, en detrimento de la adaptabilidad y movilidad del tejido, que tratan de garantizar las fibras elásticas.

El adecuado equilibrio entre estos dos tipos de fibras y una hidratación justa del tejido -sustancia base – aseguran la funcionalidad y la salud. Las técnicas craneosacrales activan la rehidratación, contribuyen a romper los enlaces excesivos entre fibras de colágeno, y estimulan la producción de fibras elásticas (elastina) por los fibroblastos.

Las meninges y el tubo dural

Desde el enfoque craneosacral, la parte más importante del sistema fascial son las meninges, que revisten el interior de la cavidad craneal y descienden por el canal vertebral conformando el denominado tubo dural.

Tres membranas constituyen el envoltorio del Sistema Nervioso Central:

  1. Piamadre: la más interna, que tapiza cada repliegue del tejido cerebroespinal, está muy vascularizada e inervada, y juega un papel principal en la nutrición celular de encéfalo y médula.
  2. Aracnoides: aunque ligeramente separada de la anterior, mantiene la conexión a través de las trabéculas aracnoideas. Entre ambas está el espacio subaracnoideo, por donde circula el líquido cefalorraquídeo (LCR).
  3. Duramadre: la más externa y sólida, protege, cuida y sostiene el preciado contenido de su interior. Constituye la frontera externa del sistema craneosacral.

La duramadre conecta el occipital y el resto de huesos que conforman la cavidad craneal con el complejo sacrocoxígeo, discurriendo libremente desde su inserción en el foramen magno occipital, con contacto en la segunda y tercera vértebras cervicales, hasta el segundo segmento sacro, convirtiéndose finalmente en el periostio del coxis.

user-profile

Autor: Fermín Mallo Delgado

[:][:]




[:es]¿Son buenos los estiramientos?[:]

[:es]

Tomado de: SaludTerapia ||

Cuando pregunto a los pacientes si realizan algún estiramiento en la zona que les molesta y me dicen que sí, mi pregunta siempre es la misma.

debemos-estirar estiramiento-isquiotibiales
Y normalmente los estiramientos que realizan son los que han visto o los que se enseña en los colegios o actividades deportivas y suelen ser erróneos e incluso perjudiciales.

Por experiencia profesional y sobre todo personal, veo que los estiramientos con una ejecución bien hecha y el tiempo suficiente tienen un efecto reparador, analgésico y tonificante en el sistema locomotor en general, músculos, ligamentos, tendones, fascias, articulaciones…

Y la pregunta es ¿cual es la ejecución correcta?

Cómo se deben ejecutar los estiramientos

Pues básicamente que el músculo o cadena muscular que queramos estirar no debe estar haciendo nada más que estirándose, como por ejemplo, aguantar el equilibrio o ejercer algún tipo de fuerza. La zona a estirar, en ningún caso, puede estar haciendo fuerza ya que es totalmente contrario a su propio principio; si hace fuerza no puede estirar, y sabiendo esta lógica mecánica, el problema reside en cómo se ejecuta el estiramiento.

Un ejemplo muy común, el estiramiento de los isquiotibiales con una flexión hacia delante intentando tocar el suelo con las manos, (lo hemos visto miles de veces). En ese momento el isquiotibial, si no hay ningún apoyo del cuerpo para evitar la caída hacia delante, va a intentar aguantar el cuerpo para que no caigamos y está haciendo fuerza para aguantar el equilibrio.

Conclusión: no estirará.

He visto que en estiramientos habituales de personas que hacen deporte se cometen errores en isquiotibiales, abductores, trapecio… Y ya no hablo de los olvidados, psoas, sóleo, tibial anterior, gracilis… tan importantes en el deporte y que tantas lesiones provocan.

Existe un libro magnífico, de Enric Marés para ver que estiramientos son los que realmente están haciendo la función de estirar y los que no y os sorprenderá la cantidad de los que se realizan habitualmente que son nocivos y no hacen la función de estirar, incluso algunas posturas del yoga clásico.

¿Cuánto tiempo debemos estirar?

Otro tema es la duración del estiramiento: 20, 30, … 60 segundos.

Dependiendo del tipo de estiramiento será una u otra, en este caso nos centraremos en los estiramientos isotónicos, que es son mas efectivos en el vientre muscular.

Otro día hablaré de los isométricos y como realizarlos. La conclusión que he llegado es que cada músculo o zona a estirar requiere su tiempo.  La forma de notarlo es bastante sencilla y útil.

Al realizar el movimiento para colocar el músculo o zona para estirar, debemos ir progresando hasta llegar a la zona del dolor (si existe), sino a la tensión máxima, a partir de aquí aflojar un poco para notar solo tensión y la mantenemos e ir notando como esta tensión va aflojando hasta desaparecer, en ese momento la zona esta destensada. Trabajar los estiramientos con dolor no resulta eficaz ya que el cerebro está emitiendo una señal de alarma y bloqueará cualquier acción de todas las estructuras.

Es ahí donde toda la zona esta relajada y sin tensión, veréis que cada músculo requiere su tiempo.

Estas sencillas pautas hacen que el trabajo de tonificación muscular o de relajación sea mucho mas efectivo, ya que la musculatura en caso de querer trabajar con ella estará sin tensiones y preparada par un rendimiento óptimo y libre de provocar lesiones.

Por lo tanto, ¿son buenos los estiramientos? Si indudablemente pero bien hechos.

Probadlo os funcionará.

user-profile

Autor: Shiatsu-Si espai de salut

 [:]




[:es]Cómo aumentar tu autoestima[:]

[:es]

Tomado de: SaludTerapia ||

Tener una alta o baja autoestima va a condicionar nuestras relaciones personales, nuestro trabajo, las decisiones que tomamos y, en definitiva, la manera en que vemos el mundo.

Autoestima-conocerse Autoestima-cuidarse
Autoestima-no-compararse
Hay una frase que dice “No vemos las cosas tal como son, sino tal como somos nosotros”. Todos interpretamos la realidad a través de nuestro propio filtro. De nosotros depende ver el vaso medio lleno o medio vacío. Y esa interpretación que hacemos tanto de nosotros mismos como de cuanto nos rodea depende de nuestra autoestima, de cuan merecedores de felicidad nos sentimos.

¿Os habéis preguntado en alguna ocasión por qué hay personas a las que todo les va bien y otras que fracasan y se sienten frustradas? No se debe al azar, al destino, a la casualidad o como queráis llamarlo. El éxito o el fracaso depende de nuestra autoestima.

La persona con una buena autoestima es una persona que se siente segura de si misma, que confía en sus recursos y que, por lo tanto, ve la vida con optimismo y entusiasmo. Se sentirá capaz de probar cosas nuevas y de asumir riesgos, en los obstáculos verá oportunidades para aprender y para crecer como persona. Su carácter optimista y carismático, le permitirá mantener relaciones sanas y satisfactorias.

En cambio, la persona con una autoestima baja dudará de sus propias decisiones, no se atreverá a arriesgarse porque le dan miedo los cambios. Al no confiar en si misma, verá los obstáculos como insalvables y tenderá a estancarse tanto personal como profesionalmente al no atreverse a salir de su zona de confort. Será una persona que busca la aprobación de los demás por lo que tenderá a establecer relaciones de dependencia.

¿Qué es la autoestima?

La autoestima es la imagen mental de quiénes somos, qué aspecto tiene nuestro cuerpo, cómo es nuestra personalidad, en qué somos buenos y en qué no,… Es la manera en que nos percibimos tanto a nivel de pensamientos, de cuerpo y de emociones, lo que hará que nos valoremos de una manera positiva o negativa.

Esta autovaloración que es la autoestima hará que nos consideremos más o menos merecederos de respeto, de felicidad y de abundancia.

La autoestima empieza a formarse en la infancia, en la interrelación con nuestros padres, familia, escuela,…  y va evolucionando a lo largo de los años.

¿Qué podemos hacer para mejorar nuestra autoestima?

Conocerse a uno mismo

Ser consciente de cuáles son nuestros puntos fuertes, nuestras habilidades y capacidades y cuáles nuestros aspectos a mejorar. Este autoconocimiento tiene que ser objetivo. De nada sirve que nos autoengañemos y nos creemos una imagen falsa de nosotros mismos. Si tenemos una imagen lo más real posible de nosotros mismos, seremos menos susceptibles a las críticas y comentarios negativos de los demás.

No te compares con los demás

Ten presente que cada uno de nosotros es único, con su personalidad, su aspecto físico, sus opiniones, sus intereses, aquellas cosas que hace bien y aquellas en las que no es tan bueno.

Te tienes que aceptar tal y como eres, sin perseguir un ideal o pensar que serás feliz o que todo te irá mejor cuando seas como aquella persona a la que tanto admiras. Compararte con los demás o idealizar a alguien, sólo te generará sufrimiento y una lucha constante contigo mismo. Por tanto, acéptate tal y como eres, centrate en ti, en tus puntos fuertes, en tus cualidades y poténcialas al máximo.

Cuídate tanto física como emocionalmente

Para sentirte bien contigo mismo, vital, optimista y lleno de energía es importante que cuides tu salud, llevando una buena alimentación, variada y equilibrada en la que no pueden faltar la fruta y la verdura y haciendo ejercicio físico. También es importante que te dediques tiempo a ti mismo para desconectar y aliviar tensiones, puedes hacer aquellas actividades que te gusten como bailar, pasear por la playa, leer. Cuidarte a nivel emocional es importante aprender a relajarse, practicando el yoga, la respiración consciente o la meditación que nos ayudará a aquietar nuestra mente.

Respétate

Respetarse implica aprender a poner límites, a atrevernos a decir que NO en aquellas ocasiones que no podamos o no queramos hacer alguna cosa.

También es importante que no permitamos que otras personas nos humillen, nos critiquen de manera destructiva, nos manipules o nos hagan sentir mal. En estos cases, respetarnos implica hacer saber a la otra persona que no le permitimos este comportamiento o esta falta de respeto hacia nuestra persona.

Cuida lo que te dices

Sé consciente de tu diálogo interior, de qué te dices a ti mismo y de cómo te tratas. Si a menudo te repites frases del tipo “Yo no soy capaz”, “Es que nada me sale bien”, “Fíjate qué desastre que soy”, al final te lo acabarás creyendo y te proyectarás como una persona poco válida y capaz.

Es importante que tú seas tu mejor amigo y que tu diálogo interior sea positivo.

Para tener una autoestima saludable es importante que estos consejos los pongamos en práctica en nuestro día a día. Tan solo así conseguiremos sentirnos bien con nosotros mismos y aumentar nuestra autoconfianza.

user-profile

Autor: Begoña Serra

 [:]




[:es]Pautas para la protección física y energética del terapeuta [:]

[:es]

Tomado de: SaludTerapia ||

A lo largo de las diferentes etapas de instrucción que un individuo debe pasar para convertirse en terapeuta, casi siempre se hace hincapié en el aprendizaje de la técnica, la sensibilidad, indicaciones y contraindicaciones, etc.

Automasaje

Pero no siempre se hace mención sobre la necesidad del propio terapeuta de aprender a utilizar herramientas que le permitan no solo sufrir el menor desgaste posible como resultado de su trabajo, sino prevenir afecciones naturales provenientes del contacto con aquellos a quienes se quiere ayudar.

He aquí pues, algunas ideas especialmente indicadas para aquellos que trabajan con terapia manual, energética y técnicas afines.

En primer lugar, hablaremos del automasaje. A pesar de las limitaciones en cuanto a técnica y zonas que se pueden tratar, el automasaje es una de las prácticas más funcionales para el cuidado y la prevención de lesiones del masajista. Se puede realizar prácticamente en cualquier sitio y el efecto es inmediato, especialmente si se combina con digitopuntura.

Veamos en detalle cómo sería una rutina básica para un autotratamiento:

Cabeza: fricciones circulares con la yema de los dedos con ambas manos por todo el cuero cabelludo, movilizando bien el cuero cabelludo, sin olvidar la zona detrás de las orejas y los puntos sensibles sobre la base del cráneo. Presionar ligeramente la coronilla con 4 dedos también de forma circular. Terminar con percusiones aleatorias en toda la cabeza con los puños relajados. Con esto mejoraremos la irrigación sanguínea del cerebro y evitaremos jaquecas.

Rostro: presión circular con palmas en frente, temporales y pómulos. Presión con pulgares en los vértices interno y externo de los ojos. Inhalar, y al exhalar presionar el entrecejo con el índice o el pulgar, repetir como mínimo 3 veces. Esto previene el cansancio de vista y mejora la concentración. Podemos agregar un masaje de orejas  para estimular todos los sistemas por vía reflejo, insistiendo en el vórtice inferior de la fosa triangular, lugar donde se encuentra el punto maestro de la auriculoterapia china, el punto Shenmen, conocido por su cualidad analgésica y sedante. De la misma manera, presionar la zona del antitrago, por encima del lóbulo, donde se encuentra el “punto valium” de la auriculoterapia francesa.

Cuello: amasar, primero con una mano y luego con la otra, toda la extensión del cuello y trapecios del lado opuesto. Si es posible, realizar fricciones circulares con unas gotas de aceite esencial de lavanda y un aceite vehicular como el aceite  de almendras, coco o el de pepitas de uva. La lavanda ayudará a relajar la musculatura y el sistema nervioso.

Miembros superiores: percutir con puño relajado hombro, tríceps y antebrazo del lado externo, ida y vuelta. Seguir con las percusiones, esta vez desde la parte superior del bíceps, antebrazo lado interno hasta la palma. Repetir cada secuencia 2 veces. Con la respiración calmada y serena, presionar sobre la línea central del antebrazo, desde el ángulo de la articulación hasta la muñeca, en 4 puntos equidistantes, de manera alternada con el pulgar, primero un punto, luego el otro, ida y vuelta, luego repetir del lado externo. Terminar con fricciones en el lado externo de la mano. Esto ayuda a aliviar las tensiones de los brazos y limpiar sus canales energéticos.

Abdomen: fricción circular con 4 dedos en el plexo solar. De la misma forma, presión en 3 puntos equidistantes desde la costilla flotante hasta la zona lateral debajo del esternón, lado izquierdo y derecho. Deslizamiento de derecha a izquierda y viceversa con manos superpuestas sobre la línea del ombligo. Terminar con deslizamientos circulares en todo el abdomen en sentido horario. La estimulación del abdomen es muy importante no solo porque allí se encuentran órganos vitales, sino porque constituye un verdadero conglomerado energético. Allí se aglutinan las principales líneas de energía que atraviesan el cuerpo de cabeza a pies, las manipulaciones en esta zona favorecen el flujo natural y equilibrado de energía en todo el cuerpo y activan el funcionamiento de órganos internos.

Espalda baja: tomarse la cintura con las manos, pulgares hacia la espalda, presionar allí donde quedan los pulgares, subir y bajar sobre la misma línea en 3 puntos bilaterales. Continuar con fricción circular con puños, terminar con percusiones. Con esto aliviamos la fatiga de los músculos lumbares.

Piernas: sentado en una silla, amasar simultáneamente con ambas manos una pierna por vez, de rodilla a ingle. Continuar con fricción circular con palmas en el mismo sentido, y terminar con percusiones con puños. Pasar a gemelos, tomar la musculatura con ambas manos, amasar, y al mismo tiempo,  con  pulgares superpuestos, presionar sobre la línea central, unos 4 puntos equidistantes de hueco poplíteo a tendón de Aquiles, ida y vuelta. Esto favorece el retorno venoso y descansa las piernas.

Pies: sentado en una silla o en el suelo, rotar y tirar de cada dedo. Amasar con ambas manos todo el pie, y luego, con pulgares juntos, presionar 4 puntos equidistantes a lo largo del arco y la línea central, desde el área que se encuentra debajo del metatarso hasta el talón, ida y vuelta. Esto ayuda a aliviar pies y estimular todo el cuerpo por vía refleja.

Otro punto importante a la hora de pensar en la profilaxis del terapeuta se cierne sobre la conciencia respiratoria. Técnicas como el chi-kung o el pranayama deberían formar parte del botiquín de cada terapeuta. La idea subyace en que a través de los ejercicios respiratorios, incorporamos energía del ambiente, que luego podemos usar durante el tratamiento con nuestro paciente. Pero además, como en algunos casos la demanda por parte del paciente es demasiado grande, si nuestra aura no se encuentra lo suficientemente fuerte, su condición puede afectarnos energéticamente.

Desde el campo de la sanación pránica (pranic healing) nos llegan consejos interesantes respecto de la higiene y protección energética del terapeuta. Se trata simplemente de lavarnos las manos con una mezcla de jabón líquido y sal gruesa, desde codos hasta manos al finalizar cada sesión de trabajo, con el objeto de eliminar cualquier traza de energía viciada que podría adherirse a nuestro cuerpo durante el contacto con el paciente. Con el mismo propósito, también se nos aconseja tomar baños de inmersión con agua agregándole sal y café, por lo menos una vez a la semana. También se sugiere la ubicación de algún objeto de turmalina u obsidiana en el gabinete, para que “succione” las energías negativas que puedan llegar contaminar el espacio.

Siguiendo el tema de la medicina vibracional, quisiera hacer mención de la terapia floral, específicamente dos esencias del sistema del Dr. Bach. La primera es Walnut (nogal), su efecto entre otros es el de proveer inmunidad a las influencias exteriores, de ahí su efectividad para personas que tratan o acompañan enfermos. La segunda flor es Star of Bethlehem (Estrella de Belén o Leche de gallina), su pertinencia se debe a entre sus efectos se cuentan la claridad mental, vitalidad y fuerza interior, además de constituir un sellador áurico.

La lista de artilugios de la que se puede valer el terapeuta es infinita, aunque no quisiera terminar sin hacer mención de técnicas como el yoga, el tai-chi, o la meditación, que ayudan tanto al cuerpo como al espíritu. Llegado el momento de respetar nuestro espacio y mantener el equilibrio, todo vale, todo cuenta. Insistir hasta el cansancio en el cuidado personal del terapeuta en una sociedad donde la palabra “crisis” se repite cientos de veces al día, resulta, más que una tautología, una necesidad emergente. Una antigua ley universal dice que uno no puede dar lo que no tiene. Por ello, todo aquel que haya decidido dedicarse al oficio de sanar adquiere el deber y la obligación de buscar y trabajar para mantener, más que ningún otro, ese estado de armonía que los demás buscarán en él.

user-profile

Autor: César Ariel Sandoval

 [:en]

[:pb]

[:]




[:es]El secreto para evitar las preocupaciones[:]

[:es]

Tomado de: SaludTerapia ||

Es muy posible que en estos momentos de tu vida tengas algo en la cabeza que te preocupa y no te deja dormir o es habitual que las grandes preocupaciones te impidan descansar, te estresan e incluso te afectan físicamente (dolores abdominales, dolores de cabeza, etc.).

Preocupaciones-secreto Preocupaciones-analizar
Preocupaciones-minimizar
Preocupaciones-paz-mental

Y todo ello ¿por qué? Pues porque las personas responsables nos preocupamos por los resultados de nuestras acciones, ya sea en el trabajo o en nuestra vida personal. A modo de ejemplo:

  • Hemos terminado un proyecto en la oficina que parecía que estaba muy bien, pero a la hora de ponerlo en práctica, los resultados no son los esperados…
  • Has discutido con tu pareja y has dicho algo que no deberías haber dicho pero que en el momento de más intensidad te salió sin pensar…
  • Ibas a demasiada velocidad por la autopista y en una fracción de segundo te pareció ver la luz del flash de la cámara de tráfico….
  • Le cogiste el coche a tu padre sin decírselo y en un descuido se ralló cuando lo estabas dejando en el parking…
  • Y mil ejemplos más que podría poner, de cosas que no parecen muy importantes a priori, pero que para los implicados pueden representar un gran problema y por tanto nos impiden continuar con nuestra vida cotidiana y nos afectan física y psicológicamente.

¿Qué hacer cuando tenemos una preocupación de este tipo y cómo superarla?

Basándonos en el libro de Dale Carnegie “Cómo suprimir las preocupaciones y disfrutar de la vida”, él detallaba una fórmula mágica de tres puntos con la que superar una preocupación:

1. Analizar la situación con valentía y honradez y pensar qué es lo peor que me podía pasar como resultado de mi error.

Si utilizamos el ejemplo del proyecto en la oficina, lo peor que me puede pasar no es que vayan a matarme, ni torturarme, puede ser que me peguen una buena bronca, me cambien de departamento o lo peor, peor… me echen del trabajo.

2. Después de imaginar lo peor que me puede pasar, debo resignarme a aceptarlo… si es necesario.

O.K. si me pegan una bronca o me cambian de departamento, lo asumiré con resignación y llevaré lo mejor posible la humillación delante los compañeros. Y en el caso del despido la consecuencia sería peor, pero estoy seguro que con mi currículum vitae podré encontrar otro trabajo sin mucho problema.

3. Una vez valorada la situación y aceptada las consecuencias de ella, el tercer paso es dedicar tranquilamente mi tiempo y energía a intentar que lo peor, que ya tengo aceptado, sea menos malo.

Aceptada la situación y el hecho que las consecuencias podían ser el despido, puedes relajarte para pensar tranquilamente en cómo hacer que lo peor que pueda pasar, sea menos malo.

Como por ejemplo, hablar con el jefe y explicarle que aunque el proyecto parece que no está dando los resultados que se pretendía, añadiendo esta variación el cambio puede ser hacia el éxito.

O en el caso de la discusión con tu pareja, una vez aceptado que te pasaste con lo que le dijiste y que eso podría llevar a la ruptura, piensa tranquilamente en qué hacer para solucionarlo o cómo mínimo sea menos malo el resultado: escríbele una carta admitiendo que te pasaste un montón pero que no lo pensabas realmente, y que si te comportaste como un idiota es porque la quieres con locura y a veces se te va un poco la cabeza, pero que esto ha sido el detonante que hará que cambie mi forma de comportarme contigo y con los demás, porque no me puedo permitir perderte por una simple discusión… (Evidentemente, todo esto hay que demostrarlo con hechos).

Hacia la paz mental

El hecho de dejar de preocuparte por las consecuencias de lo que has hecho o dicho, hace que tengas una gran paz mental, la suficiente para que puedas ver las cosas más fríamente y puedas valorar la situación en perspectiva, aparte de que cuando estamos preocupados perdemos concentración, por lo que sería imposible pensar en una solución.

Y como decía Lin Yutang: “La verdadera paz mental viene de la aceptación de lo peor”, eso es como una liberación de energía. Cuando aceptamos lo peor, ya no tenemos nada más que perder. Y eso significa que a partir de aquí, tenemos todo que ganar.

user-profile

Autor: Neus Escoda M.

 [:]




[:es]Depresión infantil[:]

[:es]

Tomado de: SaludTerapia ||

En el mundo en el que vivimos un gran número de personas adultas viven o han vivido una depresión clínica. Es un trastorno que podríamos considerar como relativamente frecuente en el mundo moderno, que puede venir determinado por varias causas y conocido. Pero, ¿qué pasa cuando la depresión la presenta un niño o adolescente?

Depresión-infantil Irritabilidad-depresión-infantil

Para saber más, primero debemos definir qué es la depresión infantil.

¿En qué consiste la depresión infantil?

Se trata de un trastorno del estado de ánimo. Por lo tanto, afecta a la manera en que nos sentimos hacia nosotros mismos y el mundo que nos rodea, durante un período de tiempo prolongado. Asimismo, dependiendo del grado, resulta altamente incapacitante y lleva asociado un gran malestar, al igual que en el caso de los adultos.

Puede aparecer en niños de diferentes edades y en adolescentes manifestando y expresando una sintomatología que dependerá tanto de las características personales del niño como del nivel de desarrollo, entorno social, familiar y escolar, relaciones con los iguales, etc.

Síntomas de la depresión infantil

Los síntomas más frecuentes en la depresión infantil son los siguientes:

  • Irritabilidad, pudiendo llegar a mostrarse muy agresivos
  • Pérdida de interés por el juego o por actividades escolares
  • Sentimientos continuos de tristeza y desesperanza (en los niños no siempre aparecen)
  • Aislamiento social
  • Cambios en el apetito
  • Alteraciones del sueño: insomnio o exceso de sueño
  • Llantos frecuentes e intensos
  • Dificultades para concentrarse
  • Fatiga y falta de energía
  • Pérdida de confianza y autoestima, con sentimientos de inferioridad
  • Quejas físicas que no tienen causa médica (somatizaciones)
  • Sentimientos de culpa
  • Actividad psicomotriz agitada o inhibida
  • Pensamientos de muerte y suicidio, más frecuentes en adolescentes.

No todos los síntomas que hemos descrito se presentan en todos los niños deprimidos pero si hay un gran número de ellos. Hay que tener en cuenta que hay algunos que se pueden presentar en niños que no estén deprimidos. Lo que debe servirnos como señal de alarma es cuando se presenta un gran número de ellos casi todos los días y, especialmente, cuando se observa un cambio con el estado anterior de manera continuada.

Por otro lado y como gran diferencia con los adultos, la depresión infantil puede ir acompañada de irritabilidad, siendo éste el síntoma preferente. En este sentido, no se trata de que los niños no estén tristes, sino que debido a la falta de recursos emocionales, tienden a expresar su tristeza mediante esta conducta defensiva.

Causas de la depresión Infantil

En cuanto a las causas de este trastorno, pueden ser muy variadas y generalmente se da por una combinación de factores que se relacionan con la salud física, historia familiar, situaciones vitales estresantes, entorno social, familiar, predisposición genética, etc. No podemos, por tanto, establecer una relación de causa-efecto y, en cada caso, habrá que ver bien porque se ha desarrollado.

Desde el centro se recomienda, si observas que tu hijo presenta estos síntomas cotidianamente, consulta con un profesional que pueda hacer una valoración. Además, desde casa lo puedes ayudar mostrándole afecto incondicional, facilitando que haga actividades agradables y se relacione con otros niños, proporcionando un ambiente que facilite la expresión emocional y escuchándole.

user-profile

Autor: Centre de Psicologia i Pedagogia (PiP)

 [:]




[:es]La crisis como metodología de evolución[:]

[:es][:es]

Tomado de: SaludTerapia ||

Cada etapa de la vida tiene aspectos especiales que desencadenan episodios de inestabilidad. Estos episodios han sido llamados crisis por la connotación de inestabilidad física, económica y emocional que conlleva.

crisis-metologia-evolución
Recurriendo al diccionario, “Crisis” (del latín crisis, a su vez del griego κρίσις) es una coyuntura de cambios en cualquier aspecto de una realidad. Se usa generalmente para designar un cambio traumático en la vida o salud de una persona, términos de referencia obtenidos por mi habitual referente: Wikipedia.

El ser humano crece con el proceso de crisis, usa en esencia el agente inestable como herramienta de desprendimiento forzoso o forzante para salir de su apego biológico o mental, habitual condición intrínseca de cada etapa de su existencia.

La creación del individuo, evento milagroso, se genera por la serie de acontecimientos simultáneos concordantes que todos conocemos que catalogamos dentro del marco del concepto de crisis antes transcrito. Así comienza la vivencia humana, con un evento que genera cambios a la estructura morfológica condicionante de cada edad. El óvulo y espermatozoide evolucionan a una unidad llamada cigoto y de allí en adelante, hasta la crisis última en este plano conocida como la muerte.

Desde ese basamento, podemos relacionar la crisis con el cambio o evolución, para deslindarla del estigma negativo y poder emplear la energía que ella genera y aprovecharla en nuestro favor.

Al respecto, son muchas las opciones a emplear para canalizar dicha energía. En el aprendizaje que hemos recibido hay una interesante sugerencia: “visualizar” siempre lo positivo en cada situación con lo cual liberamos al evento de la percepción negativa dándole así la bienvenida al tiempo de los cambios, el cual nos permite pasar al próximo nivel evolutivo.

¿Cuál estrategia o método emplearemos para dar ese salto?

Cómo lograr el salto evolutivo

Comencemos por emplear los dones contenidos en nuestro plan genético intuitivo. A tal fin, comenzaremos por hacer un listado en el cual reflejaremos las 5 actividades para las cuales somos eficiente, mejor definidas como aptitudes, y también las 5 situaciones en las cuales no somos eficaces, o hasta inepto. La finalidad de esta reseña define nuestro proyecto, nuestro sistema, los datos contenidos en nuestros genes que define nuestra individualidad esencial.

A continuación, plasmaremos las circunstancias o eventos que nos causan dolor, molestia y fastidio de la crisis donde nos encontramos inmersos, cada persona tiene su propia percepción de la crisis.

Como siguiente paso, redactaremos de manera clara, concisa y precisa la crisis donde estamos inmerso. Definimos con detalles las circunstancias y características de la situación que atravesamos y que nos desestabiliza.

A manera de referencia, les explico: la crisis nos desarticula la existencia porque tenemos apegos a la estructura pre existente definiéndolo como situación posiblemente perniciosa que nos ata a un procedimiento específico e inalterable, y uso el término “posiblemente” puesto que el apego nos ha servido para sobrevivir y superar la situación o etapa que vivimos, pero nos limita.

Cuando las circunstancias se vencen hay que cambiarlas. Las estadísticas biológicas nos indican que todas las células del ser humano se cambian en el transcurso de un año. En consecuencia, eres un ser totalmente diferente al que eras hace un año. Entonces: ¿qué hace tan difícil la aceptación mental de que se ha terminado un ciclo con el consiguiente cambio de paradigmas?

Este descubrimiento de los apegos genera una serie de emociones encontradas que nos hace resistir más aún al cambio o efervescencia, por resolver y eliminar dicha limitación. En cualquier caso, sugiero que te apartes del camino 5 minutos y abras la ventana de lo que obtendrás en esta nueva etapa de tu evolución y lo confrontas con la situación que estás transitando en esta fase existencial. Analiza y compara ambas para determinar exactamente en qué radica la limitación que tu emocionalidad.

Esta comparación debe servirnos para aceptar primeramente nuestra responsabilidad del cambio. Somos quienes atravesamos por este proceso deslindándonos de las influencias externas que generalmente empleamos como excusas de liberación de culpas.

Una vez que has asumido tu responsabilidad, puedes tomar el control consciente de los Dones de tu proyecto genético, para dar los pasos en la procura del salto a tu nueva experiencia, aprovechando para re-programar conscientemente los paradigmas que te han servido de guía. para ello, harás uso del conocimiento de tu persona. Este conocimiento te hará evolucionar en tu historia personal hasta el punto generar el ambiente específico para generar la calidad de vida que quieres disfrutar.

Haz tu plan de acción para alcanzar la meta evolutiva. Con esa finalidad harás uso conscientemente de los Dones que plasmaste en tu hoja. Repito consciente, por decisión propia, voluntaria y expresa y lo practicas todos los días con la mayor frecuencia posible. Haz un entrenamiento voluntario para usar expresamente tus virtudes y potenciales. Alerta a los sentimientos y percepciones de dicha práctica voluntaria de tu Don, hasta que te hagas perito experto en su uso.

user-profile

Autor: Mikel De Zarate

[:][:]




[:es]El poder de la relajación y la metáfora del ordenador[:]

[:es][:es]

Tomado de: SaludTerapia ||
Dicen que Dalí, creo que él mismo lo contaba, para hacer la siesta se sentaba en un sillón de orejeras con una cuchara en la mano y un plato de lata en el suelo, justo debajo de la cuchara.
Poder de relajación
Cuando se dormía, al distenderse los músculos de la mano la cuchara caía en el plato con un magnífico estruendo que marcaba el fin de la siesta.

Esto nos lleva a una paradoja que seguramente todos hemos vivido alguna vez: a veces, un único momento de “desconexión” nos procura un mayor descanso que un largo sueño, especialmente en lo mental. Quizá las sensaciones de cansancio físico persistan pero, de modo similar a cuando reiniciamos un ordenador, parece que hayamos “reiniciado” nuestra mente, descargándola de información obsoleta y de los condicionamientos de la actividad reciente y, con ello, revitalizado todo nuestro organismo.

De vez en cuando el ordenador nos pide que lo reiniciemos para poder actualizar su sistema operativo. Al hacerlo, hacemos posible que actualice sus sistemas y siga funcionando con nuevas prestaciones que antes no tenía. Sin embargo, durante el tiempo que dura la actualización, el ordenador no deja de funcionar, sino que está funcionando en otro modo, bajo una configuración diferente de la que hace posible que interactuemos con él normalmente.

¿Qué pasa en nuestro organismo durante la relajación?

Esto también es similar a lo que pasa durante el sueño y durante la relajación: actualizamos nuestro organismo y nuestra mente que, sin embargo, no dejan de funcionar, sino que simplemente lo hacen bajo un “configuración” diferente.

A esto le llamamos estado de consciencia. Los seres humanos podemos experimentar diferentes estados de consciencia, que permiten que nos actualicemos en diferentes maneras, aplicando diferentes “programas” que organizan nuestra actividad y nuestra consciencia de forma diferente. Sin embargo, hasta aquí llegan las similitudes con un ordenador, y aquí empiezan las diferencias, incluso obviando el hecho de que el ordenador no tiene consciencia.

Si bien en la metáfora del ordenador podemos ver reflejado el funcionamiento de nuestra mente, ello se debe únicamente a la imposibilidad de observarla directamente, igual que no podemos ver los propios ojos sin un espejo. O quizá sea más adecuado compararlo a observar el propio cogote, prácticamente imposible de ver sin el auxilio de dos espejos. Si pudiéramos observarlo directamente, los espejos no solo no nos serían necesarios, sino que nos parecería un auténtico estorbo.

El conocimiento que tenemos de la mente procede de que observamos lo que hace. Vemos, por ejemplo, que si le damos un 3 y un 6 nos devuelve un 9 o un 36. Gracias a cosas como esta podemos concluir que la mente opera con signos, por ejemplo.

Pero saber qué es la mente o cómo lo hace, es como pretender mirarnos el cogote sin espejos. Aunque casi siempre la sentimos asociada a nuestro cuerpo, la mente no tiene materia; aunque siempre nos acompaña, no ocupa espacio. Solo podemos observar el resultado de sus acciones y, aunque una parte de ellas las realizamos de manera consciente, la inmensa mayoría están ocultas, incluso a nuestra propia subjetividad.

Por ello, cualquier inferencia sobre su naturaleza o funcionamiento debemos tomarla únicamente como una metáfora más o menos útil para determinados fines, como una licencia poética o didáctica, pero no necesariamente más cierta que aquellas teorías que atribuían el movimiento de los planetas y de la bóveda celeste a una inmensa maquinaria: aunque útiles, pues hacían posible predecir alguno hechos, desconocían completamente la naturaleza del fenómeno que observaban.

La influencia del libre albedrío

Por otro lado, aunque podemos comparar la mente a un programa de ordenador y los estados de consciencia a diferentes modos de funcionamiento que contempla ese programa, lo cierto es que el ordenador nunca hará nada diferente de lo que le diga el programa, y eso es algo que no podemos decir del ser humano.

La conducta humana es tan variable y tiene tanto de impredecible que a menudo resulta imposible saber si nos hallamos ante una excepción a la regla contemplada en el programa o ante un auténtico caso de libre albedrío.

El libre albedrío es algo que la ciencia nunca podrá llegar a demostrar, pues la ciencia no sirve para eso. La ciencia busca demostrar que el universo y el ser humano obedecen a fuerzas y leyes que necesariamente se han de cumplir en ausencia de una ley superior o una fuerza mayor. Por ello, la ciencia es ciega a la libertad (por suerte algunos científicos, conscientes de esta limitación de la ciencia, no lo son).

Sin embargo, desde un punto de vista existencial, existe un hecho subjetivo que no nos deja duda sobre la existencia del libre albedrío, y es la angustia que asociamos a la responsabilidad. La incertidumbre sobre la conducta más adecuada a seguir nos enfrenta de manera inequívoca a nuestra libertad, situación en la que nunca se verá envuelto un ordenador.

Esto es algo que deberemos tener en cuenta al contemplar la relajación desde la perspectiva de los estados de consciencia. Aunque la mente parece operar según un programa, según unas reglas; aunque esas reglas parecen cambiar cuando nos relajamos, no podemos eliminar en ningún caso la posible influencia del libre albedrío. Lo cierto es que cuando estamos relajados nos solemos sentir más libres, con mayor libertad de acción y decisión, y no simplemente obedeciendo a unas reglas diferentes.

Además, si queremos modificar voluntariamente nuestro estado de consciencia, sea con un fin terapéutico, creativo, espiritual o de cualquier otro tipo, trataremos de comprender la mecánica, las leyes que rigen ese cambio, y a aplicar el procedimiento adecuado para obtener el resultado deseado.

Sin embargo, lo cierto es que dicho resultado está sujeto a demasiadas variables, y en ocasiones es como adentrarse en otro universo en que las leyes parecen ser otras, exóticas, desconocidas o incluso inexistentes. Ello es cierto para los procedimientos más “radicales” para la modificación de la consciencia, como el empleo de sustancias psicodélicas, pero también para otros métodos considerados más suaves como las técnicas de relajación.

Por todo ello y en resumen, digamos que en la práctica de la relajación siempre hay que tener en cuenta, no solo las condiciones y circunstancias en que esta práctica se realiza y qué técnica y procedimiento es el más adecuado para cambiar las normas en las que la mente da forma a nuestra consciencia, sino también la aportación creativa del libre albedrío y un amplio espacio de incertidumbre.

La práctica de la relajación, igual que otros procedimientos que implican la modificación de la consciencia, puede ser una fuente de conocimiento, pero ello no siempre significa que la comprensión intelectual de aquello que conocemos sea posible.

Hoy en día la ciencia trata de llenar esos huecos, igual que en el pasado lo hicieron las religiones, pero quizá es cuando aceptamos las limitaciones de nuestro conocimiento de la mente y la consciencia, cuando mejor estamos comprendiendo la naturaleza de la relajación.

user-profile

Autor: Jordi Pla Garcia

[:][:]