[:es]Aportes científicos para detectar múltiples enfermedades[:]

image_pdfimage_print
[:es]

imagen2

Nuevamente en el 2016 los productos de la tecnología SUMA desarrollados en el Centro de Inmunoensayo tuvieron un impacto notable en la prevención y detección temprana de muchas dolencias,  en su mayoría de grave repercusión para la vida.

Como resaltó en el balance anual la Máster en Ciencias Niurka Margarita Carlos Pías, su directora general, la institución garantizó la entrega completa de los reactivos demandados por el sistema nacional de salud, mientras el número de pruebas realizadas ascendió a cinco millones 139 mil 238, alrededor de 321 000 más a las hechas el año precedente.

Igualmente se incrementó en todo el país el uso de los kits para cuantificar el Antígeno Prostático Específico (PSA), hacer la prueba de Microalbúmina, considerado un importante marcador de riesgo de sufrir insuficiencia renal y el SUMASOHF, dirigido a determinar la presencia de hemoglobina humana oculta en heces fecales, empleado desde marzo del 2013 en la pesquisa correspondiente al programa de control de cáncer colorectal.

Otro resultado significativo es haber contribuido a fortalecer la capacidad de diagnóstico precoz y tratamiento del cáncer cérvico uterino y sus lesiones precursoras con la introducción y generalización del Video Colposcopio Digital SUMASCOPE.

Al cierre de 2016 ascendían a 222 los equipos instalados a nivel nacional, a lo cual se añade el paquete tecnológico complementario que asegura la cobertura y calidad de la prueba citológica.

También el pasado año el Centro de Inmunoensayo aportó 140 291 glucómetros y más de 55 millones de biosensores o tiras reactivas para respaldar el control de los pacientes diabéticos.

En sus casi tres décadas de labor (la inauguró Fidel  el 7 de septiembre de 1987)  la entidad perteneciente hoy al Grupo Empresarial BioCubaFarma ha sido el soporte tecnológico fundamental de varios programas nacionales de máxima prioridad del Ministerio de Salud Pública, como es el de Atención Materno Infantil.

Baste señalar que la tecnología SUMA permitió realizar las pruebas dirigidas al diagnóstico precoz del hipotiroidismo congénito a todos los niños cubanos nacidos a partir de 1986.

Hasta septiembre pasado se estudiaron tres millones 957 mil 923 infantes, de los cuales 917 tenían la enfermedad. Lo anterior posibilitó aplicar de inmediato el tratamiento médico indicado, evitando así que crecieran con retraso mental severo.

Gracias a ese aporte científico logrado con plena soberanía tecnológica, Cuba fue el segundo país de América en disponer de cobertura completa del hipotiroidismo congénito en recién nacidos, después de Canadá y primero que los Estados Unidos.

[:]
Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Top