Al mal tiempo , buena cara y más corazón.

image_pdfimage_print

Fuente: Brigada Médica Cubana en Gambia

¨Gracias a que hay un sentimiento de amor a los semejantes y de solidaridad de todos para todos, somos fuertes¨. Fidel.

Vivimos un momento difícil para la humanidad, a cada uno nos toca desarrollar nuestro papel y enfrentar este fenómeno desbastador con valentía y fuerza.

La BMGambia continúa el rumbo de su trabajo atendiendo a la población en cada una de las especialidades, tomando todas las medidas de protección , una de las orientaciones  básicas para vencer al COVID-19.

Una muestra de mujer valiente es la Dra.  Celina Drialis LLacer De La Cruz Especialista de primer Grado en Neonatología. Máster en  Atención Integral al Niño.

De Baracoa  la Ciudad Primada de Cuba, Provincia Guantánamo, en el momento de su misión laboraba en el Hospital Octavio de la Concepción y de la Pedraja.

Llega a la República de Gambia  el 10 de Agosto del 2015, hasta la fecha trabaja como médico especialista en neonatología en el Hospital Nacional Docente Edward Francis de la capital, labor que desempeña con mucha dedicación y entrega contribuyendo a mejorar la salud de los neonatos de este país. Realiza consultas externas y brinda asistencia médica a los neonatos de diferentes regiones  que son hospitalizados por diferentes patologías, logrando mejorar los indicadores de morbimortalidad y la calidad de vida de estos niños.

 Ha logrado  salvar muchos neonatos que han acudido en estado crítico al servicio como  Aminata y hoy es una niña saludable y feliz. Ha  adquirido experiencias en el manejo de patologías frecuentes en este país, así como patologías de muy baja incidencia en este grupo de edad, tal es el caso de un neonato del sexo femenino producto de un parto eutócico ( normal), a término (38 semanas de gestación), con un peso de 2500 gramos, buena vitalidad hasta el tercer día del nacimiento, en que comenzó con necrosis hemorrágicas extensas y progresivas de la piel asociadas con CID (Coagulación Intravascular Diseminada), lesiones similares eran visibles en las plantas de los pies, las cuales estaban asociadas a fiebre intermitente, con fluctuaciones desde 37,6 hasta 40 grados Celcius, se diagnostica uno de los trastornos hematológicos más graves del periodo neonatal como es la Purpura Fulminante del Recién Nacido, enfermedad de muy baja incidencia en niños, con una frecuencia de 0,05 a 0,16 por cada 1000 nacidos vivos y una alta letalidad, pues tiene una evolución rápida y dramática provocando eventos trombóticos mayores.

 Este caso ha sido interesante desde el punto de vista didáctico y profesional,  y un gran reto  como neonatóloga enfrentarse al manejo de un caso difícil, extremadamente infrecuente y complejo.

Muchas han sido las experiencias vividas de gran connotación para ella como profesional.

 Otra experiencia que ha quedado gravada en su record fue el manejo de los gemelos siameses Onfalópagos del sexo femenino. Estos casos tienden a ocurrir en uno de cada 200 000 nacimientos, el 50% de estos nacen muertos y el 75 % pertenecen al género femenino tal y como fue este caso, al cual asistió y tuvo una supervivencia de seis meses.

La Dra. Driallis tiene  acumuladas un sin número de vidas salvadas, de sufrimientos aliviados, de caritas alegres devueltas a la vida y de madres complacidas y agradecidas.

Este momento amerita que todos juntos luchemos contra este virus que ha destruido tantas vidas, la solidaridad, la unión, la disciplina y nuestra voluntad de hierro nos llevará a la victoria.

Muchas felicidades doctora por todo su aporte a la salud de esta tierra ya muy querida por los cubanos, y por su decisión de seguir apoyándolos hasta el último momento.

Autor: MSc. María Inés Álvarez Garay

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •