Accidentalidad. Un desafío de todos.

image_pdfimage_print

Lamentablemente, “disminuir la accidentalidadNOestá en la conciencia de cada conductor”, como debía ser.

Vale reiterar, una y otra vez, que  mucho más de lo hecho hasta ahora, en materia de prevención, es preciso hacer de inmediato y sostenidamente. Han de adoptarse medidas más enérgicas y oportunas para evitar pérdidas de vidas, sufrimiento, discapacidad y daños materiales.

Los accidentes del tránsito no debían estar entre las principales causas de muerte y lesionados en nuestro país. Es hora de erradicar la imprudencia e insensibilidad.

El tema debe ser tratado sistémicamente, a lo largo y ancho del país, a través de todos los medios, en todos los niveles de enseñanza y todos los colectivos laborales, en el universo de instituciones y organizaciones, por todos los cuadros y ciudadanos.

Asúmase como una vergüenza que “fallecen dos personas aproximadamente cada 24 horas en Cuba”, y abracemos el desafío de cuidar las vidas y la integridad física de todos.

Más que accidentales, la mayoría de los hechos son “NEGLIGENCIALES”, precisamente porque todavía no existe plena conciencia de la responsabilidad ante el volante.

Dr. José Luis Aparicio Suárez.

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Top