image_pdfimage_print

Tomado de noticiasdelaciencia.com

La comunidad científica ha sabido durante décadas que fumar tabaco produce daños en el ADN, lo que puede lleva al cáncer de pulmón y a muchos otros problemas de salud. Ahora, por primera vez, unos investigadores han creado un método para mapear de forma efectiva y en alta resolución esos daños en el ADN por todo el genoma.

 

La innovación procede del laboratorio del Dr. Aziz Sancar, ganador de un premio Nobel y profesor of Bioquímica y Biofísica en la Escuela de Medicina de la Universidad de Carolina del Norte, en Estados Unidos.

 

El equipo de Sancar ha desarrollado una técnica útil para mapear las ubicaciones en el genoma que están siendo reparadas después de un tipo común de daños en el ADN. Después usaron la técnica para mapear todo el daño causado por uno de los carcinógenos químicos de mayor incidencia, un benzopireno comúnmente conocido como BaP. El resultado es un mapa del daño que causa en todo el genoma.

 

Ese benzopireno es un carcinógeno que, según algunas estimaciones, es responsable de alrededor del 30 por ciento de las muertes por cáncer en los Estados Unidos. La cifra debe ser similar en otros países.

Los mapas como estos ayudarán a los científicos a entender mejor cómo se originan los cánceres inducidos por el consumo de tabaco, por qué algunas personas son más vulnerables o resistentes a los cánceres, y cómo podrían prevenirse estos.

 

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  

Comentarios

comentarios