Las estadísticas deberían servir como 'alarma', afirman los expertos en salud

Treinta millones de adultos estadounidenses tienen una enfermedad renal crónica, pero muchos no lo saben.

Esa tasa (uno de cada siete) es más alta que la que se había estimado previamente, según un análisis de los datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Los hallazgos, basados en las estadísticas de 2011 a 2014, deberían "servir como advertencia de que tenemos ante nosotros un problema de salud pública importante y debemos hacer más para abordarlo", dijo Kevin Longino, director general de la National Kidney Foundation, en un comunicado de prensa del grupo.

La enfermedad renal crónica se produce cuando los riñones sufren daños o no pueden filtrar la sangre tan bien como los sanos. A consecuencia de esto, el cuerpo retiene líquidos y residuos excesivos de la sangre, lo que puede generar otros problemas.

Aproximadamente el 96 por ciento de los que tienen una enfermedad renal en su etapa inicial no saben que la tienen. Lo mismo es cierto para casi la mitad de los que tienen la función renal severamente reducida, pero no están en diálisis, dijo Longino, que es receptor de un trasplante de riñón.

"Se deben ubicar recursos federales adicionales para el aumento de la concienciación pública sobre la enfermedad y para el avance de los programas dirigidos a la prevención y la detección temprana", planteó.

Longino añadió que los líderes del sector de la atención médica deben considerar la enfermedad renal como algo prioritario. "Cuanto antes podamos diagnosticar una enfermedad renal a alguien, mejores serán los resultados a largo plazo", dijo.

El estudio de los CDC también encontró que las mujeres son más propensas que los hombres a desarrollar la enfermedad renal crónica (el 16 por ciento frente al 13 por ciento).

Pero los hombres tienen un 64 por ciento más de probabilidades de progresar hasta la insuficiencia renal, un punto en que los pacientes requieren de diálisis o de un trasplante de riñón para seguir con vida.

La enfermedad renal crónica es más habitual en las personas negras (el 18 por ciento) que en las hispanas (el 15 por ciento) o las blancas (el 13 por ciento). Pero los hispanos tienen un 35 por ciento más de probabilidades que los demás de progresar hasta la insuficiencia renal, según los CDC.

Los factores de riesgo de la enfermedad renal incluyen la diabetes, la hipertensión, la enfermedad cardiaca, la obesidad y los antecedentes familiares.

Los investigadores afirmaron que el aumento de las tasa de diabetes y de hipertensión podría ayudar a explicar el aumento de la enfermedad renal.

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
http://cubacoopera.uccm.sld.cu/wp-content/uploads/2017/06/dialysis361.jpghttp://cubacoopera.uccm.sld.cu/wp-content/uploads/2017/06/dialysis361-150x150.jpgAlejandro Martínez Rodríguez#Cuba Coopera#cubacooperaLas estadísticas deberían servir como 'alarma', afirman los expertos en salud Treinta millones de adultos estadounidenses tienen una enfermedad renal crónica, pero muchos no lo saben. Esa tasa (uno de cada siete) es más alta que la que se había estimado previamente, según un análisis de los datos de los Centros...Portal Web de la Cooperación Médica Cubana

Comentarios

comentarios