Comunicado de prensa

30 de mayo de 2017 | GINEBRA – La Asamblea Mundial de la Salud llegó hoy a una serie de acuerdos sobre el control de los vectores, distintas cuestiones relacionadas con las enfermedades no transmisibles, la gestión de los productos químicos y la presentación de informes acerca de los progresos realizados en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Control de vectores

Los delegados acogieron con agrado el planteamiento estratégico propuesto en la Respuesta mundial para el control de vectores 2017-2030, cuyo objetivo es prevenir las epidemias de enfermedades transmitidas por vectores en todos los países y reducir la incidencia de estas en un 60%, y su mortalidad en un 75%, como mínimo, de aquí a 2030.

Las enfermedades de transmisión vectorial representan más del 17% de las enfermedades infecciosas, y además son causa de discapacidad, desfiguración y más de 700 000 muertes anuales.

La respuesta se centra en métodos de control de vectores sostenibles y adaptados a las circunstancias locales que permiten salvar vidas humanas, reducir las enfermedades y mejorar la costoeficiencia. Va dirigida contra diversas enfermedades y vectores, y cuenta con la participación de muchos sectores, como medio ambiente, planificación urbana o educación, además del sector de la salud.

La respuesta también fomentará la investigación para obtener los datos científicos necesarios para controlar y eliminar estas enfermedades. Las actuaciones por parte de los países se agrupan en cuatro áreas clave, denominadas pilares: reforzar las acciones intersectoriales e intrasectoriales, movilizar las comunidades, mejorar la vigilancia y el monitoreo, y ampliar e integrar intervenciones de control de vectores. En ella se destaca la necesidad de un fuerte liderazgo y apoyo de los países, y lo importante que resulta lograr que el control de los vectores sea un elemento básico de las estrategias y planes nacionales de salud para aplicar la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Enfermedades no transmisibles

Los delegados aprobaron y actualizaron un conjunto de opciones de política e intervenciones para ayudar a los países a alcanzar las metas mundiales relativas a la prevención y el control de las enfermedades no transmisibles, entre las que se incluyen 16 intervenciones que se consideran las «mejores inversiones» en el contexto del Plan de acción mundial para la prevención y el control de las enfermedades no transmisibles 2013-2020. La efectividad de esas «mejores inversiones» ha sido reexaminada y reafirmada recientemente por la Secretaría de la OMS.

Se presta especial atención a las medidas destinadas a reducir la exposición a factores que incrementan el riesgo de padecer enfermedades no transmisibles, tales como el aumento de los impuestos sobre el tabaco y las bebidas azucaradas, la prohibición de la publicidad del tabaco o la reformulación de los productos alimentarios para reducir su contenido de sal. Las intervenciones para mejorar la atención a las enfermedades no transmisibles y su control incluyen la disponibilidad de fármacos para tratar la diabetes y la hipertensión, el asesoramiento a las personas que han sufrido infartos de miocardio o accidentes vasculares cerebrales, o que corren el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, y el cribado del cáncer cervicouterino.

Los delegados tomaron nota de la labor realizada por la OMS para avanzar en la agenda sobre las enfermedades no transmisibles, en particular la preparación para la tercera Reunión de Alto Nivel de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre la Prevención y el Control de las Enfermedades No Transmisibles, que se celebrará en 2018.

Cáncer

Los delegados aprobaron asimismo un conjunto de medidas para mejorar y ampliar el acceso a la prevención del cáncer, el diagnóstico temprano, el tratamiento pronto y accesible, y los cuidados paliativos. Destacaron la necesidad de intensificar la prevención y el control del cáncer, por tratarse de un elemento esencial para lograr las metas mundiales encaminadas a reducir la carga de enfermedades no transmisibles.

El cáncer es la segunda causa de muerte a escala mundial. Alrededor del 70% de las defunciones por cáncer se registran en los países de ingresos bajos y medianos, y la tasa de mortalidad aumenta rápidamente en esos entornos, lo que impone una gran tensión a sus sistemas de salud, de por sí vulnerables.

Los delegados pidieron a la OMS que promoviera el acceso de toda la población a medios asequibles de diagnóstico y tratamiento del cáncer, y que proporcionara a los países orientaciones técnicas para determinar y aplicar las intervenciones prioritarias para el control del cáncer. Se comprometieron a garantizar los recursos adecuados para respaldar la aplicación de los planes nacionales de control del cáncer y a reforzar los sistemas de salud para que ofrecieran servicios de diagnóstico temprano a todos los enfermos de cáncer. Instaron a la OMS a que elaborara un informe mundial sobre el cáncer en el que figuraran orientaciones basadas en datos probatorios para la ampliación del control del cáncer. El informe se preparará conjuntamente con el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer de la OMS, y la primera edición está prevista para 2019.

Control del tabaco

Los delegados adoptaron una decisión en la que se pide a la Conferencia de las Partes en el Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco que informe sobre los resultados de cada una de sus reuniones bienales a la siguiente Asamblea Mundial de la Salud. Se consideró que la secretaría del Convenio Marco era el conducto adecuado para transmitir la solicitud y compartir esa información. Asimismo, pidieron al Director General de la OMS que, en las futuras reuniones de la Conferencia de las Partes, proporcionara información sobre las resoluciones y decisiones pertinentes adoptadas por la Asamblea de la Salud en relación con el tabaco. La octava reunión de la Conferencia de las Partes se celebrará en Ginebra (Suiza) del 1 al 6 de octubre de 2018.

El Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco es el primer tratado negociado en virtud del poder de la Organización de concertar acuerdos. Hasta la fecha cuenta con 180 Partes y es uno de los tratados que ha logrado una mayor y más amplia adhesión en la historia de las Naciones Unidas.

Sordera y pérdida de audición

Los delegados convinieron en intensificar las medidas de prevención de la sordera y la pérdida de audición. Unos 360 millones de personas en todo el mundo padecen pérdida de audición discapacitante, incluidos 32 millones de niños y casi 180 millones de personas mayores. Casi el 90% de las personas con pérdida de audición viven en países de ingresos bajos y medianos que suelen carecer de recursos y estrategias para hacer frente a la pérdida de audición. La mayoría de los casos de pérdida de audición se pueden evitar, y se pueden tratar con éxito mediante intervenciones costoeficaces.

En la nueva resolución se pide a los gobiernos que incorporen las estrategias de atención otológica y audiológica en el marco de sus sistemas de atención primaria de salud; establezcan programas de capacitación para los profesionales de la salud; apliquen programas de prevención y cribado destinados a las poblaciones más expuestas, y mejoren el acceso a tecnologías y productos de apoyo auditivo asequibles, costoeficaces y de alta calidad. Se hace hincapié en la importancia de garantizar el acceso universal a la prevención y la atención.

En la resolución se pide también a la Secretaría que prepare un informe mundial sobre la audición y proporcione apoyo a los países para ayudarlos a reducir la pérdida de audición, incluida la causada por la exposición al ruido.

Obesidad infantil

Los delegados acogieron favorablemente un plan para aplicar las recomendaciones formuladas por la Comisión de la OMS para acabar con la obesidad infantil. El objetivo de estas recomendaciones es revertir el aumento de la obesidad y el sobrepeso entre los niños y los adolescentes. En el plan de aplicación se subraya la importancia de luchar contra los entornos que facilitan el acceso a alimentos malsanos y los promueven, y que obstaculizan la actividad física de los niños. En el plan se contempla la prevención de la obesidad en la totalidad del curso de la vida, desde los primeros años.

El plan de aplicación tiene por objetivo ayudar a los países a cumplir con los compromisos que ya han asumido en relación con la lucha contra la obesidad. Algunos de estos compromisos figuran en el Plan de acción mundial de la OMS para la prevención y el control de las enfermedades no transmisibles, el plan de aplicación integral sobre nutrición de la madre, el lactante y el niño pequeño, y la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

El plan de aplicación hace hincapié en la importancia de que los lactantes y los niños pequeños consuman alimentos saludables, a través de políticas e intervenciones de apoyo como los impuestos o las medidas que afectan a la comercialización y el etiquetado. Con el plan se pretende además promover que se adquieran hábitos saludables en el curso de la vida, y reforzar los ya adquiridos. Otro aspecto importante es la necesidad de adaptar los entornos y los planes de estudios de las escuelas y los entornos comunitarios para que promuevan los modos de vida sanos, mediante hábitos como el ejercicio físico.

El plan incluye recomendaciones sobre intervenciones para tratar la obesidad y el sobrepeso en los niños y medidas para prevenir el aumento de peso malsano en los lactantes y los niños pequeños.

Gestión de los productos químicos

Los delegados aprobaron una nueva hoja de ruta para fortalecer la participación del sector de la salud en la gestión racional de los productos químicos. La exposición a determinados productos químicos causa anualmente 1,3 millones de muertes en todo el mundo. A pesar de ello, muchos países continúan careciendo de las capacidades institucionales y los marcos normativos y reglamentarios necesarios para evaluar y gestionar los efectos sobre la salud de productos químicos como el plomo o los plaguicidas. Hay un amplio acuerdo respecto de la importancia crucial de que el sector de la salud asuma compromisos más sólidos a este respecto.

En los Objetivos de Desarrollo Sostenible se insta a los países a reducir de aquí a 2030 el número de muertes y enfermedades producidas por productos químicos peligrosos y a mejorar de aquí a 2020 la gestión de los productos químicos y los desechos. La hoja de ruta aprobada hoy se articula en cuatro áreas de acción: reducción de riesgos, conocimientos y pruebas científicas, capacidad institucional, y liderazgo y coordinación. Algunas de las medidas recogidas en la hoja de ruta son: eliminar progresivamente las pinturas que contengan plomo, reglamentar los productos químicos, mejorar la capacidad de respuesta ante las emergencias químicas y las intoxicaciones, fortalecer la vigilancia y el monitoreo, y mejorar la sensibilización sobre los efectos para la salud de la exposición a los productos químicos.

La OMS colaborará con los países para aplicar la hoja de ruta e informará de los progresos alcanzados a la Asamblea de la Salud en 2019.

Objetivos de Desarrollo Sostenible

Los delegados examinaron un informe sobre los progresos realizados hacia el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible relacionados con la salud, y pidieron al Director General que continuara informando a los Estados Miembros cada dos años sobre los progresos realizados a este respecto a nivel regional y mundial. Además, le pidieron que incluyera en estos informes periódicos información sobre los progresos realizados en el fortalecimiento de la atención quirúrgica y la anestesia.

 

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
http://cubacoopera.uccm.sld.cu/wp-content/uploads/2017/06/wha-assembly-hall-310x200.jpghttp://cubacoopera.uccm.sld.cu/wp-content/uploads/2017/06/wha-assembly-hall-310x200-150x150.jpgAlejandro Martínez Rodríguez#Cuba Coopera#CubaSalud  Comunicado de prensa 30 de mayo de 2017 | GINEBRA - La Asamblea Mundial de la Salud llegó hoy a una serie de acuerdos sobre el control de los vectores, distintas cuestiones relacionadas con las enfermedades no transmisibles, la gestión de los productos químicos y la presentación de informes acerca...Portal Web de la Cooperación Médica Cubana

Comentarios

comentarios