image_pdfimage_print

Tomado de noticias de la ciencia.com.

Diferentes investigaciones ponen de manifiesto la relación entre genes y soledad, al tiempo que corroboran el mayor riesgo que tienen las personas aisladas socialmente de padecer una muerte prematura

La soledad es un riesgo para la salud de las personas que la sufren. Lo que muchos ya sabíamos sobre los problemas que acarrea estar solo en la vida se está confirmando científicamente en los últimos años gracias a la realización de diferentes estudios en los que se confirman los riesgos que padecen las personas que viven en soledad. En concreto, uno de estos estudios revela que “la expresión genética de los leucocitos y la soledad tienen una relación recíproca, lo que apunta a que cada una puede ayudar a incrementar la otra a medida que pasa el tiempo”, concluyeron los investigadores.

En concreto, esta conclusión confirmaba la correspondencia existente en la expresión genética de los glóbulos blancos de personas que vivían solas y en aislamiento social y, tras realizar un estudio con monos “aislados” concluyeron que “éstos aumentaron la expresión genética relacionada con la inflamación, disminuyendo la expresión genética de las defensas antivirales”.

 

“Tanto los humanos como los macacos solitarios presentaron niveles más altos de monocitos en la sangre”, afirmaron los investigadores de esta investigación publicada en las Proceedings of the National Academy of Science/PNAS. Asimismo, otra investigación reflejaba que el nivel de soledad de una persona puede impactar directamente en la gravedad y en la respuesta del organismo a una enfermedad.

 

¿Cómo podemos evitar la soledad de las personas?

 

Con la finalidad de evitar estos síntomas es necesario ser consciente del impacto negativo que tiene la soledad en nuestra salud y aprender algunas claves para dejar de sentirse solo. Y es que, como señalaba el informe publicado en Proceedings of the National Academy of Science/PNAS, “las ‘señales de alerta’ activadas en el cerebro por la soledad terminan afectando en última instancia a la producción de glóbulos blancos y de monocitos, pudiendo contribuir a los riesgos asociados para la salud”.

 

En definitiva, el estudio muestra una relación entre genes y soledad, al tiempo que corroboraba otras investigaciones anteriores en las que ya se indicaba que la soledad es reconocida como un factor de riesgo para la salud. De hecho, las personas que se sienten solitarias tienen un riesgo mucho mayor de un 14% de sufrir una muerte prematura.

 

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
http://cubacoopera.uccm.sld.cu/wp-content/uploads/2017/06/img_44207.jpghttp://cubacoopera.uccm.sld.cu/wp-content/uploads/2017/06/img_44207-150x150.jpgErnesto Navas VictoriaSaludTomado de noticias de la ciencia.com. Diferentes investigaciones ponen de manifiesto la relación entre genes y soledad, al tiempo que corroboran el mayor riesgo que tienen las personas aisladas socialmente de padecer una muerte prematura La soledad es un riesgo para la salud de las personas que la sufren. Lo que...Portal Web de la Cooperación Médica Cubana

Comentarios

comentarios