image_pdfimage_print
Tomado de: EcuRed ||
Antonio Guiteras Holmes. Político cubano, revolucionario y antiimperialista. Estudió Farmacia en la Universidad de La Habana, donde se opone a la dictadura del general Gerardo Machado desde el Directorio Estudiantil Universitario.
Antonio Guiteras Holmes
Antonio Guiteras Holmes

Realizó acciones insurreccionales contra Machado en la provincia de Oriente, lugar donde se encontraba a la caída del régimen. No aceptó la Mediación de Sumner Welles y a la caída del gobierno de Carlos Manuel de Céspedes, Sergio Carbó lo nombró delegado de los pentarcas en la provincia oriental. Durante el Gobierno de los Cien Días se desempeñó como secretario de Gobernación, Guerra y Marina. Tuvo una gran influencia dentro del gobierno e impulsó la mayoría de las leyes revolucionarias y populares de éste.

Al disolverse la Pentarquía por acuerdo de la Junta Revolucionaria de Columbia estos decidieron a propuesta de Eduardo Chibás entregar la presidencia provisional a Ramón Grau San Martín. El nuevo presidente aceptó la propuesta de José Miguel Irisarri de nombrar a Guiteras al frente de la importante Secretaría de Gobernación.

Guiteras tomó posesión de la Secretaría el 12 de septiembre de 1933 y desde ese cargo comenzó a tomar medidas en favor del pueblo y que afectaban los intereses del gobierno norteamericano en Cuba. Cuando el coronel Julio Aguado a la Secretaría de Guerra y Marina en protesta por el ascenso de un grupo de alistados a oficiales, dicha secretaría quedó adjunta a Gobernación y pasó a ser desempeñada también por Guiteras[2].

Al pasar la Secretaría de Guerra y Marina a la de Gobernación, Guiteras se convirtió en jefe de Fulgencio Batista, pero los intereses de ambos eran irreconciliables. Mientras Guiteras deseaba utilizar el ejército para profundizar la revolución, Batista quería usarlo para aumentar su poder personal y su influencia sobre el país. Ante los obstáculos que ponía el coronel Batista a las órdenes de Guiteras, el secretario de Gobernación optó por centrarse en la reorganización de la Marina de Guerra, una institución en la que Batista tenía mucho menos ascendiente. A pesar de ésto mantuvo alguna influencia en el ejército a través de algunos de los hombres del 4 de septiembre que le eran leales, como Pablo Rodríguez y Mario Alfonso Hernández.

Desde Gobernación, Guerra y Marina, Guiteras decretó la reincorporación a los distintos cuerpos militares de aquellos uniformados que habían sido cesanteados, expulsados o encarcelados por problemas políticos durante la dictadura machadista. También ordenó que se le pagarán los haberes dejados de percibir durante el tiempo que permanecieron inactivos. Esta disposición le granjeó a Guiteras cierta popularidad dentro del ejército, particularmente dentro de la Marina, donde ejerció gran influencia.

Entre las primeras medidas progresistas impulsadas por el grupo de Guiteras en el gobierno estuvo el establecimiento de la jornada de ocho horas y el jornal mínimo de 1.00 peso diario para la ciudad y 0.80 centavos para el campo, que hasta ese momento era de 0.20 centavo por diez horas o más. También a instancias de Guiteras se disolvieron los partidos políticos que habían apoyado la dictadura de Gerardo Machado, una demanda popular que había sido ignorada por el gobierno mediacionista de Carlos Manuel de Céspedes.

Guiteras, desde Gobernación, apoyó el viejo anhelo del pueblo cubano de lograr una rebaja de las tarifas de electricidad y el 30 de septiembre creó una comisión oficial para supervisar a la Compañía Cubana de Electricidad, integrada por los representantes de las secretarías de Gobernación, Hacienda y la Universidad de La Habana, así como por el doctor Adriano Carmona, quien presidía el Comité de Lucha contra los Monopolios, cuyo objetivo era fijar nuevas tarifas para los teléfonos y la electricidad.

El 3 de noviembre el jefe del ejército, Batista, intentó por primera vez derrocar el gobierno exigiendo la renuncia de Grau para instalar en el poder a Carlos Mendieta. El presidente supo de la maniobra con antelación y se opuso. Guiteras intentó entonces ejecutar a Batista con un comando de hombres de su confianza y sustituirlo por militares revolucionarios, pero Batista logró convencer a Grau de su fidelidad al gobierno. Desde ese momento el coronel se pasó a la reacción abiertamente y se rodeó de un gran despliegue de armas que hizo imposible cualquier acción ulterior contra él.

Personalmente dirigió Guiteras el contraataque de las fuerzas leales al gobierno contra los abecedarios y sus aliados alzados en armas el 8 de noviembre. Junto al capitán del ejército Gregorio Querejeta, lideró a las fuerzas que retomaron la sede de la Policía Nacional y coordinó el ataque final contra los contrarrevolucionarios sitiados en el castillo de Atarés, bombardeándolos por mar y tierra hasta rendirlos.

El Gobierno de los Cien Días fue derrocado el 15 de enero de 1934. A ello contribuyeron las intrigas de la embajada de Estados Unidos y la traición de un grupo de militares del movimiento del 4 de septiembre, encabezados por el jefe del Ejército, coronel Fulgencio Batista. Al valorar las causas de la caída del gobierno de Grau, Guiteras reseñó:”Fracasamos porque una revolución solo pude llevarse adelante cuando esta mantenida por un núcleo de hombres identificados ideológicamente, poderoso por su unión inquebrantable, aunados por los mismos principios”

Logo EcuRed

Autor: EcuRed

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Comentarios

comentarios